EventsEventosPodcast
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Vino sueco: el calentamiento global desplaza los viñedos europeos hacia el norte

La enóloga Emma Berto comprueba las uvas en Thora Vingård, municipio de Båstad, Suecia, julio de 2023.
La enóloga Emma Berto comprueba las uvas en Thora Vingård, municipio de Båstad, Suecia, julio de 2023. Derechos de autor AP Photo/Pavel Golovkin
Derechos de autor AP Photo/Pavel Golovkin
Por Euronews Green con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El vino escandinavo podría llegar a ser un gran productor por el impredecible clima que azota el sur de Europa.

PUBLICIDAD

Escandinavia no es exactamente lo que los entendidos definirían como país vinícola de primer orden. Pero con el cambio climático, que hace que las estaciones de crecimiento sean más cálidas y largas, y las nuevas variedades de uva adaptadas a este paisaje, la vinicultura sueca está ganando impulso.

La sequía, el aumento del calor y otros fenómenos meteorológicos extremos obligan a las regiones vitivinícolas tradicionales a replantearse sus métodos, y la viticultura sueca está pasando de ser principalmente artesanal a convertirse en una industria cada vez más ambiciosa.

Kullabergs Vingård es un viñedo y una bodega a la vanguardia de los productores que buscan redefinir lo que puede ser el vino sueco.

Con una extensión de 14 hectáreas, la mayoría de sus viñedos se plantaron hace menos de una década. En 2022, la bodega había alcanzado una producción anual de más de 30.000 botellas, en su mayoría blancos que se pueden encontrar en restaurantes de alta gama de Europa a Japón y que han ganado múltiples premios internacionales.

"Donde los viñedos de países más tradicionales están sufriendo, nosotros estamos ganando impulso", dice Felix Åhrberg, enólogo y bodeguero de 34 años que regresó a Suecia en 2017 para dirigir Kullabergs Vingård después de trabajar en viñedos de todo el mundo.

AP Photo/Pavel Golovkin
Un camarero pone vino durante una degustación en Kullabergs Vingård, en Nyhamnsläge, Suecia, en julio de 2023.AP Photo/Pavel Golovkin

El calentamiento global está cambiando la industria vinícola europea

La vid tolera el calor y la sequía, y el cultivo sin riego se practica tradicionalmente en algunas partes de Europa. Pero en la última década se han registrado los años más calurosos del planeta, y se espera un calentamiento aún mayor. Esto puede afectar al vino, ya que incluso pequeñas variaciones meteorológicas pueden alterar el contenido de azúcar, ácido y tanino de las uvas.

El cambio climático puede hacer más difíciles las zonas que antes eran ideales para ciertas uvas. El calor extremo acelera la maduración de las uvas, lo que puede adelantar las cosechas y mermar la calidad, o dar lugar a vinos más fuertes y menos equilibrados si se dejan madurar demasiado tiempo.

En los últimos años, las vides se han plantado cada vez más al norte, con la aparición de viñedos comerciales en Noruega y Dinamarca y la expansión a zonas más frías de otros países. El Reino Unido, famoso por sus cervezas amargas, espera que la superficie de viñedo se duplique en los próximos 10 años, impulsada por la demanda de sus vinos espumosos.

"Esta es la nueva frontera de la viticultura, y las uvas crecen mejor en su frontera más fría", afirma Felix mientras pasea por la recién construida bodega de Kullabergs Vingård.

Las temperaturas en el sur de Suecia han aumentado unos 2 grados centígrados en los últimos 30 años en comparación con los 30 años anteriores, según datos del Instituto Meteorológico e Hidrológico Sueco. Y el periodo vegetativo se ha alargado unos 20 días.

Nuevas variedades de uva resistentes a enfermedades impulsan las bodegas suecas

La adopción generalizada de nuevas variedades de uva resistentes a las enfermedades también se atribuye al crecimiento del vino sueco. La mayoría de los viñedos han plantado una uva llamada Solaris, desarrollada en Alemania en 1975, que está adaptada al clima más frío y es más resistente a las enfermedades. Eso permite a la mayoría de los viñedos evitar el uso de pesticidas.

"Solaris es como la variedad de uva nacional de Suecia", dice Emma Berto, una joven enóloga y viticultora francesa de Thora Vingård, en la península de Bjäre, a unos 20 km al norte de Kullabergs Vingård.

Ella y su socio, Romain Chichery, se trasladaron a Suecia poco después de terminar sus estudios de viticultura en Francia, atraídos por la oportunidad de dirigir un viñedo y una bodega tan pronto en sus carreras.

Su intención es combinar la viticultura tradicional con prácticas medioambientales actualizadas, como evitar los pesticidas y utilizar cultivos extensivos de cobertura para mejorar la calidad del suelo y fomentar los insectos beneficiosos y la biodiversidad.

AP Photo/Pavel Golovkin
El enólogo Romain Chichery degusta un vino en el Thora Vingård, en Båstad, Suecia, en julio de 2023.AP Photo/Pavel Golovkin

Suecia es menos vulnerable al clima impredecible

Dicen que en Suecia se enfrentan a menos incidentes climáticos extremos que en Francia, donde los inviernos cálidos pueden hacer que las vides produzcan brotes tempranos vulnerables a las heladas, y las violentas tormentas de granizo pueden destruir un año de trabajo en cuestión de minutos. Y Romain afirma que en Suecia tienen más libertad para experimentar que en países anclados en la tradición y la normativa, como Francia.

Pero trabajar en condiciones más frías y húmedas ha supuesto aprender nuevos métodos. Mientras que los viñedos de climas cálidos protegen la uva con más hojas, aquí ocurre lo contrario. Las hojas se recogen de la parte inferior de la planta para que llegue más sol a las uvas y se reduzca la humedad.

Maarten van Aalst, director general del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos y profesor de resiliencia climática y ante catástrofes en la Universidad de Twente, considera que el optimismo ante el crecimiento del vino sueco es un indicador de lo rápido que está cambiando el clima mundial. Las empresas "lo perciben bien", afirma, y califica de positivo que "el cambio climático sea en parte algo a lo que podemos adaptarnos".

Pero van Aalst recuerda los días de lluvias torrenciales que azotaron Escandinavia a principios de agosto, desbordando presas, destruyendo carreteras, obligando a evacuar a miles de personas y causando daños por valor de más de 137 millones de euros. El cambio climático provocado por el hombre está haciendo más frecuentes estos fenómenos meteorológicos extremos y destructivos.

PUBLICIDAD

Tanto Kullabergs Vingård como Thora superaron la tormenta sin daños importantes, libres para dedicarse a lo que hacen las empresas: intentar crecer.

Suecia atrae a profesionales del vino de toda Europa

Atraer a profesionales del vino cualificados también es un obstáculo, junto con la dificultad de conseguir barricas de vino y otros equipos para crecer.

Johan y Heather Öberg, propietarios de Thora Vingård, afirman que las universidades suecas ofrecen poca formación en enología o viticultura, algo que esperan que cambie pronto.

Por ahora, muchos de los talentos vienen de fuera, como Iban Tell Sabate, que procede de la región vinícola española del Priorato y lleva décadas en el sector.

Había leído sobre la industria vitivinícola sueca, pero la mayoría de la gente con la que hablaba en su país no la conocía. Trabaja esta temporada en el Kullabergs Vingård junto a colegas de Francia y Austria.

PUBLICIDAD

"Italia, Grecia, España, todos estos países van a tener problemas. No hay agua suficiente y los inviernos son demasiado cálidos", dice Iban.

"Con el calentamiento global, Suecia está en una buena posición y además es un buen vino".

AP Photo/Pavel Golovkin
A tractor works at Kullabergs Vingård, in Nyhamnsläge, Sweden, 25 July 2023.AP Photo/Pavel Golovkin

El apoyo gubernamental podría ayudar al florecimiento del sector vitivinícola sueco

Un reto importante para la joven industria vinícola sueca es hacer llegar el producto a los consumidores de todo el mundo. A diferencia de Francia y otros países vitivinícolas tradicionales, el apoyo gubernamental es inexistente. Las bodegas están estrictamente reguladas y no pueden vender directamente a los consumidores debido al monopolio estatal sueco sobre la venta de alcohol.

"El Gobierno aún no ve las posibilidades de la industria vitivinícola", afirma Mikael Mölstad, periodista y crítico de vinos. "A los políticos no les interesa porque siguen viendo el alcohol como un problema social".

Los vinicultores esperan que eso cambie con la expansión de los viñedos. Aunque la superficie plantada de vides crece rápidamente, sólo tiene unas 150 hectáreas, ínfimas comparadas con casi un millón de hectáreas en España y más de 800.000 hectáreas en Francia.

PUBLICIDAD

"El número de botellas producidas cada año es muy escaso", dice Henrik Edvall, que dirige una tienda online de exportación de vino sueco al extranjero. Sus ventas han crecido un 10% anual, con consumidores curiosos por probar algo nuevo, pero que se enfrentan a largas y a veces infructuosas esperas.

Göran Amnegård plantó sus primeros viñedos hace más de 20 años, un experimento que pocos creían que fuera a tener éxito. Sin embargo, su Blaxsta llegó a producir vinos de hielo (Ice Wine), en su mayoría poco comunes, que ganaron los principales premios internacionales.

Göran dice sentirse reivindicado por el crecimiento de los vinos suecos y espera "con diferencia más bodegas" a medida que cambie el clima.

"Aquí crecen cosas que hace 30 ó 40 años eran impensables", dice Göran mientras contempla su pequeño viñedo entre lagos glaciares y espesos bosques.

"Estamos viendo árboles frutales como melocotones y albaricoques. Estoy consiguiendo melocotones preciosos en agosto", concluye.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Condiciones perfectas en Austria para vendimiar las uvas del 'vino de hielo'

La producción mundial de vino se hunde hasta su nivel más bajo en 60 años

Boicot al vino español en la frontera de Francia por parte de los viticultores franceses