EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

El impacto medioambiental de la guerra de Gaza: 60 millones de toneladas de CO2

Palestinos caminan entre la destrucción tras una ofensiva aérea y terrestre israelí en Jebaliya, norte de la Franja de Gaza, en mayo.
Palestinos caminan entre la destrucción tras una ofensiva aérea y terrestre israelí en Jebaliya, norte de la Franja de Gaza, en mayo. Derechos de autor Enas Rami/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Enas Rami/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Por Harriet Reuter Hapgood
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Casi dos millones de gazatíes están desplazados y son más vulnerables a la crisis climática por una guerra que la agrava notablemente.

PUBLICIDAD

La reconstrucción de Gaza tras el bombardeo israelí tendrá un coste medioambiental de 60 millones de toneladas equivalentes de CO2, según un nuevo estudio.

El asalto sin precedentes de Israel a Gaza desde el ataque de Hamás del 7 de octubre, en el que murieron unos 1.200 israelíes, ha causado muertes, desplazamientos y destrucción de infraestructuras a gran escala en el territorio palestino.

Los primeros cuatro meses de conflicto han causado daños por valor de 17.100 millones de euros a las infraestructuras de Gaza, según el Banco Mundial y la ONU, han destruido hasta el 66% de los edificios y la mitad de los árboles del territorio, y han matado a más de 36.000 palestinos.

Ahora, con 23 millones de toneladas de escombros dejados a su paso por Israel, que podrían tardar años en limpiarse, un nuevo estudio pone de relieve el peaje adicional que la guerra se está cobrando en la crisis climática. Una investigación publicada en Social Science Research Network (aún pendiente de revisión por pares) sugiere que las emisiones de los primeros 120 días de guerra superan las emisiones anuales de 26 países y territorios.

Israel es el responsable del 90% de ellas, el 10% restante de las emisiones procede del combustible y los cohetes de Hamás, la producción de electricidad en Gaza y el transporte en camiones para entregar la tan necesaria ayuda humanitaria.

Gaza, densamente poblada y situada en una región donde las temperaturas aumentan un 20% más rápido que en el resto del mundo, ya es muy vulnerable a los efectos de la crisis climática. Con un 85% de la población desplazada por la guerra, Gaza se encuentra en la intersección del conflicto y el clima.

Destrucción tras el impacto de un misil en un área residencial en Rafah, Mayo.
Destrucción tras el impacto de un misil en un área residencial en Rafah, Mayo.Ismael Abu Dayyah/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.

¿Cómo han calculado los expertos en clima el coste en CO2 del conflicto entre Israel y Gaza?

Investigadores de EE.UU. y el Reino Unido analizaron las emisiones de CO2 en tres categorías: la construcción previa a este conflicto, como la red de túneles de Hamás y la defensa de la 'Cúpula de Hierro' de Israel, las actividades en los primeros 120 días de la guerra, y la reconstrucción de las infraestructuras y edificios de Gaza.

Aunque se calcula que la guerra en sí ha generado hasta ahora entre 420.265 y 652.552 toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2e) -lo que equivale a quemar más de 1,5 millones de barriles de petróleo-, esta cifra se dispara a más de 61 millones de toneladas si se incluyen la construcción y la reconstrucción antes y después de la guerra.

Esta cifra es superior a las emisiones anuales de 135 países, pero actualmente no existe ninguna obligación legal de que los ejércitos informen o rindan cuentas de sus emisiones.

La falta de información sobre las emisiones militares

A pesar de la falta de datos exhaustivos, los expertos estiman que los ejércitos representan el 5,5% del total anual de las emisiones mundiales de carbono, más que la aviación civil (3%) y la navegación civil (2%) juntas.

Pero según el Acuerdo de París, los informes sobre emisiones militares a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) son voluntarios. De hecho, según la organización The Military Emissions Gap, sólo cuatro países facilitan datos a la CMNUCC.

En el inventario nacional anual de gases de efecto invernadero (GEI) presentado por Israel a la CMNUCC no figuran datos específicos sobre las emisiones de la combustión de combustible militar, pero el estudio estima que las emisiones generadas por Israel durante la guerra se situaron entre 261.800 y 372.480 toneladas de CO2e, aproximadamente las emisiones anuales de las Islas Salomón, donde el aumento del nivel del mar está ahogando la tierra.

Los militares están exentos de informar. Es como si todos viviéramos en un mundo en el que las emisiones de las turbinas de un F-35 están exentas de carbono y no cuentan
Dr Benjamin Neimark
Coautor del estudio

Las emisiones de carbono de las bombas lanzadas sobre Gaza por las Fuerzas de Defensa israelíes entre octubre de 2023 y febrero de 2024 equivalen al carbono emitido por el suministro eléctrico de casi 10.000 hogares durante un año.

¿Cuál es el coste en carbono de la reconstrucción de Gaza?

La mayor emisión de carbono citada en el análisis procede de la futura reconstrucción de Gaza: se calcula que será de entre 46,8 y 60 millones de toneladas de CO2e, superior a las emisiones anuales de más de 135 países.

La actual ofensiva israelí ha dañado o destruido infraestructuras gazatíes como carreteras, plantas de tratamiento de agua y aguas residuales, la única central eléctrica del país, redes de alcantarillado y pozos de agua, junto con unos 200.000 edificios, entre hospitales, apartamentos y escuelas.

Antes del conflicto, alrededor del 25% de la electricidad de Gaza procedía de paneles solares. Con la mayor parte de esta capacidad solar dañada o destruida, Gaza depende ahora de generadores diésel para obtener electricidad, lo que genera 58.000 toneladas de CO2e2e.

Destrucción en los alrededores del Shifa Hospital en Gaza en Abril
Destrucción en los alrededores del Shifa Hospital en Gaza en AbrilMohammed Hajjar/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.

La estimación superior de carbono del estudio en todas las actividades anteriores y posteriores a la guerra es comparable a quemar 31.000 kilotoneladas de carbón, suficiente para alimentar 15,8 centrales eléctricas durante un año.

Hubo un coste de carbono incluso antes del último conflicto

El análisis también examinó la huella de carbono de las infraestructuras relacionadas con la guerra construidas antes del último conflicto: en Gaza, la red de 500 km de túneles subterráneos de hormigón y acero de Hamás, utilizados para almacenar y transportar armas, entrenar combatientes y retener a los rehenes israelíes.

PUBLICIDAD

Y en Israel, los 65 km de defensa del Muro de Hierro, de seis metros de altura, formado por vallas metálicas, barreras de hormigón, alambre de espino y cámaras, que Hamás abrió una brecha el 7 de octubre, el asalto que inició este último conflicto.

Los ejércitos mundiales son algunos de los mayores contaminadores de carbono del planeta. Sin embargo, todavía sabemos muy poco sobre su contribución global al cambio climático. Esta investigación pretende llenar ese vacío y abrir la 'caja negra' de las emisiones militares, especialmente en tiempos de guerra
Dr Benjamin Neimark
Coautor del estudio

En conjunto, estas fortificaciones suponen entre 448.832 y 790.387 toneladas de CO2e, más que las emisiones anuales de Puerto Rico, el territorio caribeño devastado por los huracanes que la crisis climática ha agravado.

La crisis climática se cruza con los conflictos y las catástrofes humanitarias

Los autores concluyen que su trabajo pretende llamar la atención sobre las repercusiones climáticas de la guerra, pero no desviar la atención de la crisis humanitaria engendrada por el conflicto. Pero el coste del carbono, las consecuencias medioambientales y el desastre humanitario están interrelacionados.

El Comité Internacional de la Cruz Roja afirma que Gaza, en primera línea de la crisis climática, es "donde los efectos del cambio climático agravan las graves necesidades humanitarias derivadas de un conflicto sin resolver".

El asalto israelí ha aumentado la contaminación del aire, el agua y el suelo en Gaza, ha infligido daños irreversibles al entorno natural y ha liberado residuos peligrosos.

PUBLICIDAD
Nos gustaría que se estableciera un mecanismo de información riguroso, rastreable y responsable para rendir cuentas de las emisiones militares con vistas a realizar recortes significativos. Podemos empezar a responsabilizar legalmente a los militares y a sus gobiernos de los delitos climáticos y los daños medioambientales asociados
Dr. Neimark
Coautor del estudio

El estudio sugiere que la huella de carbono de los bombardeos israelíes puede calificarse de ecocidio -daños causados al medio ambiente deliberadamente o por negligencia-, un crimen de guerra según el Estatuto de Roma y en contradicción con la Convención de Ginebra, que prohíbe métodos que causen "daños generalizados, duraderos y graves al medio natural".

El gobierno israelí aún no ha respondido a las peticiones de comentarios sobre la investigación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Israel sigue lanzando ataques aéreos sobre campos de refugiados en Gaza

Mortífero ataque de Israel a un colegio de la UNRWA en Gaza

La UE emplaza al ministro de Asuntos Exteriores israelí a debatir la cooperación bilateral tras la guerra de Gaza