This content is not available in your region

La inflación en Bélgica pone en riesgo la subida automática de los salarios

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
La inflación en Bélgica pone en riesgo la subida automática de los salarios
Derechos de autor  Euronews

Estos días, si nos damos una vuelta por un supermercado, podremos notar rápidamente el aumento de precios que ha habido en los últimos meses. En Bélgica, la inflación ha crecido hasta el 7,59% en enero y está en su nivel más alto desde 1983.

Martine es una de las clientas de uno de los supermercados de la capital de Bélgica, Bruselas. “Han subido todos los precios, la gasolina, todos los productos. Creo que es difícil para los ciudadanos, porque no todo el mundo ha encontrado trabajo con este tiempo de la Covid-19”, apunta la mujer.

Wares también va a comprar a la misma gran superficie. Además, él tiene una pequeña tienda de alimentación y adquiere mucho de los productos en este supermercado. Está viendo como su beneficio se reduce por los precios cada vez más altos en productos como la cerveza“Ha aumentado el precio de las latas en 16 céntimos, pero nosotros no podemos aumentar el precio. Sino cliente que viene a comprar una lata se queja", lamenta el tendero..

Los ciudadanos belgas han podido notar el aumento de la inflación de muchas maneras. Una de ellas ha sido a través del aumento de precios de productos en el supermercado. Pero no es la única. A diferencia de la mayoría de países de la Unión Europea en Bélgica los salarios suben de forma automática cuando crece la inflación.

Bélgica es, junto con Luxemburgo, Malta y Chipre, una excepción en un entorno donde gran parte de los países ajustan los salarios a la inflación a través de negociaciones entre la patronal y los sindicatos. El sistema permite a los ciudadanos no perder poder adquisitivo. El Partido Socialista defiende la conocida como indexación automática.“Con un aumento del precio de la energía, un aumento de los alimentos, de los productos de consumo, en definitiva, de los productos de primera necesidad, es fundamental que las personas puedan seguir satisfaciendo sus necesidades. Es por eso que tenemos este principio que es extremadamente esencial y_ que prevé la obligación de aumentar los salarios, asignaciones, pensiones cuando también aumenta el precio de los productos”_, explica el líder del Partido Socialista en la Cámara de los Representantes de Bélgica.

Pero también hay voces que piden que de forma extraordinaria no se aplique la indexación automática. La patronal flamenca Voka cree que ayudará a las empresas a no perder competitividad. “Este sistema es perjudicial para nuestra competitividad. A largo plazo, debemos discutir con los sindicatos el sistema automático de indexación y el aumento de nuestros salarios”, pide el director general de Voka.

Por ahora, el primer ministro de Bélgica, Alexander de Croo, está en contra de saltarse la indexación. Pero si la inflación sigue subiendo, el debate seguirá sobre la mesa.