This content is not available in your region

Profesores belgas protestan en Bruselas contra los recortes y las malas condiciones

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Teachers protesting in Brussels
Teachers protesting in Brussels   -   Derechos de autor  Eurones

Profesores y personal educativo contra los recortes en Bélgica. Miles de profesionales de este sector salieron este jueves a las calles de Bruselas para dejar claro su rechazo a una reforma educativa que, unida a la crisis derivada de la pandemia, ha alargado sus horarios de trabajo, ha multiplicado sus tareas diarias y sobre todo ha añadido muchos más alumnos por clase. Los trabajadores de los centros están cansados y alertan de que lo sucede hoy en Bélgica pasará mañana en el resto de Europa.

"No podemos más", confesaba una profesora. "Lo damos todo por nuestros alumnos, lo damos todo frente al ordenador, intentamos atender las preguntas, las ausencias y las enfermedades. Pero estamos cansados".

"Tenemos clases demasiado grandes, con niños con necesidades especiales a los que tenemos que ayudar", recordaba otra manifestante. "Niños que necesitan apoyo mientras el resto de la clase hace otra cosa. Mi primera reivindicación es reducir el número de alumnos por clase".

La última manifestación similar por parte de los profesores tuvo lugar en 2011, hace más de 10 años. Pero esta vez la rabia es mayor, con todos los sindicatos apoyando la protesta.

El constante cambio de los protocolos sanitarios, la gestión de las ausencias o la falta de continuidad en el aprendizaje son los problemas que habría que tratar según denuncian los profesores, que lamentan no obstante cómo las autoridades parecen interesadas tan sólo en recortar gastos.

"Este es el mejor trabajo del mundo", insistía un profesor. "Todos amamos nuestro trabajo, pero no nos dan los medios para seguir haciéndolo".

Los profesores avisan de que si la situación sigue empeorando iniciarán contactos con sus colegas de otros países europeos en busca de una posición comunitaria mucho más fuerte con la que exigir cambios reales. Los centros educativos, recuerdan para el que no lo sepa, son ante todo una inversión de futuro.