This content is not available in your region

Volodímir Zelenski: Por qué el presidente de Ucrania es una pesadilla para Moscú

Access to the comments Comentarios
Por Aleksandar Brezar
El presidente Volodímir Zelenski observa una posición de primera línea desde un refugio mientras visita el este de Ucrania
El presidente Volodímir Zelenski observa una posición de primera línea desde un refugio mientras visita el este de Ucrania   -   Derechos de autor  AP/Ukrainian Presidential Press Office - ARCHIVO

Fue un comediante multimillonario, la voz del oso Paddington y ganó Dancing with the Stars.

Después de que su serie de televisión basada en un hombre que se convierte accidentalmente en presidente se convirtiera en un éxito, fundó su propio partido y fue elegido presidente en la vida real.

Ahora, dirige un país invadido por el segundo ejército más poderoso del mundo.

Los que apoyan la forma en que Volodímir Zelenski está dirigiendo el país en medio de una invasión olvidan que Ucrania ya estaba en guerra desde hace años cuando él asumió el cargo en una sorprendente victoria aplastante en 2019. Prometió, como muchos otros políticos ucranianos, que pondría fin a la misma.

"Intentaba hacer todo lo posible para lograr la paz", dijo a Euronews Iuliia Mendel, periodista y ex portavoz de Zelenski.

"Prometió terminar la guerra pronto", explicó Mendel.

Las negociaciones con Rusia sobre los territorios separatistas del Donbás, apoyados por el Kremlin, condujeron a exitosos acuerdos de alto el fuego, y Zelenski consiguió traer a casa a unos 150 prisioneros de guerra.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se sintió cada vez más irritado por su homólogo ucraniano, que prácticamente predijo su trayectoria política con su exitoso programa de televisión Sluga narodu o "Siervo del Pueblo", en el que interpretaba a un idealista y poco pretencioso profesor de historia sabelotodo obligado a abrirse paso en un sistema plagado de burócratas corruptos.

Putin también podría haberse preocupado por la creciente popularidad de Zelenski en Rusia, según Mendel.

Después de comprar toda la serie en 2019, el canal ruso TNT solo emitió un episodio antes de retirar la serie del aire, alegando que solo la emitió como una táctica de marketing.

También censuró un chiste en el episodio en el que se dice que Putin lleva un reloj Hublot, una referencia a un cántico contra Putin.

Emilio Morenatti/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
El comediante y candidato presidencial ucraniano Volodímir Zelenski actúa durante un espectáculo en Brovary, cerca de Kiev, en 2019Emilio Morenatti/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved

Al mismo tiempo, Zelenski se mostró más descontento con la interpretación de Putin de los Acuerdos de Minsk, firmados para establecer un alto el fuego entre ambas partes y que definían la relación entre el gobierno de Kiev y los territorios ocupados de Donetsk y Lugansk.

Y entonces Putin concentró alrededor de 100.000 tropas en la frontera de Ucrania, a partir de la primavera de 2021, que luego se retiraron para volver a aparecer en el invierno.

Zelenski concedió una entrevista al Financial Times, en la que criticó abiertamente los acuerdos de paz de 2014 y 2015, negociados por Occidente, y dijo que no hablaría con los separatistas del Donbás, llamándolos "terroristas", un tono considerablemente más duro que el que empleó al principio de su presidencia.

"De hecho, dijo públicamente que los acuerdos de Minsk no funcionaban. Después de eso, su retórica cambió mucho y rechazó cualquier reunión y bloqueó absolutamente el diálogo", dijo Mendel, recordando la respuesta rusa.

"Y aunque la ideología de Zelenski no cambió, su retórica pasó de ser más suave a más fuerte".

Pero las afirmaciones de Putin de que el país está dirigido por "nazis y drogadictos" son indignantes, insistió Mendel. Zelenski, en particular, es lo más alejado que se puede estar de un nacionalista de línea dura.

"Zelenski siempre dijo que los ucranianos son diferentes -tenemos diferentes religiones, hablamos diferentes idiomas- pero estamos todos unidos como nación, y siempre estuvo orgulloso de la diversidad que existe en Ucrania como algo que debe hacernos más fuertes, no más débiles".

Zelenski supera las expectativas

Al igual que el apellido de su personaje en el "Siervo del Pueblo", Goloborodko -que significa "imberbe", pero también pobre o mojado detrás de las orejas-, muchos tomaron el aspecto juvenil y recién afeitado de Zelenski por ingenuidad.

Algunos incluso le acusaron de trabajar para el Kremlin, sobre todo su principal oponente en las elecciones, el ex presidente Petro Poroshenko. Zelenski procede de la región de Kryvyi Rih, de mayoría rusófona.

"Hubo muchos ataques bien organizados por parte de la oposición contra él cuando llegó al poder, diciendo que era rusoparlante y que llevará a Ucrania a Rusia", dijo Mendel.

"Pero eso nunca fue cierto. Estuve con él al principio de su presidencia, y siempre se dedicó a Ucrania".

Uncredited/Ukrainian Presidential Press Office
El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy y su esposa Olena visitan un monumento a las víctimas del Holodomor durante una ceremonia de conmemoración en Kiev en 2021Uncredited/Ukrainian Presidential Press Office

Tras conocerse la noticia de la inteligencia estadounidense sobre un inminente ataque ruso a Ucrania a principios de febrero, a muchos les sorprendieron sus constantes llamamientos a la calma y sus declaraciones de que "no hay necesidad de pánico".

Algunos de sus críticos le acusaron de ser "desalentadoramente mediocre", como afirmaba un artículo de opinión del New York Times en la víspera de la invasión.

En la vida real y en medio de la guerra, Zelenski demostró ser mucho más astuto.

Luciendo ahora la sombra de las cinco de la tarde y un uniforme verde oliva, Zelenski se convirtió rápidamente en la principal voz motivadora tanto de su ejército como de sus ciudadanos, apareciendo en vídeos en el centro de Kiev después de haber sido etiquetado como "objetivo número uno" y rechazando repetidamente las ofertas occidentales de abandonar el país.

"Yo estoy aquí. Todos estamos aquí. Estamos en Kiev. Estamos defendiendo Ucrania", dijo en un vídeo grabado con su teléfono el viernes por la noche, mientras las sirenas de los ataques aéreos invadían las calles de la capital.

Debido a su estilo relajado y a la ocasional falta de lenguaje diplomático que daba paso al sarcasmo y a las réplicas mordaces, la gente se preguntaba si hablaba en serio o si actuaba, dijo a Euronews Daniel Bilak, abogado canadiense y antiguo asesor de dos primeros ministros ucranianos.

Pero la forma en que Zelenski respondió a la guerra le ha "rehabilitado prácticamente por completo a los ojos de todos sus escépticos en el espacio de varios días", dijo.

"No se trata de una actuación. La gente siente la pasión. La gente siente el dolor porque lo estamos viviendo todos los días".

Oleksandr Ratushniak/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.
Militares ucranianos caminan junto a los fragmentos de un avión derribado en KievOleksandr Ratushniak/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

Lo que también ayudó a Ucrania a hacer frente a la agresión fue que Zelenski cambió la dirección de las fuerzas armadas el pasado agosto, explicó Bilak.

"Puso en su lugar a quienes debían estar allí. Eran comandantes de campo de batalla que tenían experiencia en el este, ninguno de ellos había servido en el ejército soviético, lo que era algo nuevo", dijo.

Aunque la nueva cúpula militar sólo tuvo unos meses para prepararse, los llamamientos a la calma de Zelenski indicaron que el gobierno era consciente de lo que se avecinaba. Y funcionó, dijo Bilak.

"Los ucranianos no entraron en pánico, no perdieron la cabeza por esto, y esto es realmente crucial porque en su esencia esto es una guerra psicológica de desgaste. De quién se quebrará primero", afirmó.

El camino hacia la UE se forjó en la guerra

Desde la invasión, los repetidos llamamientos de Zelenski a la ayuda de la OTAN y la UE han hecho que esta última decida comprar y enviar armas al país -por primera vez en su historia-, mientras Rusia y sus dirigentes se enfrentan a sanciones paralizantes.

Pero los dos bloques han evitado hasta ahora una respuesta directa a las conversaciones formales sobre la adhesión de Ucrania, desestimando sus aspiraciones con la afirmación de que el país está lejos de estar preparado.

Bilak cree que esto es demasiado duro para un país que ha experimentado un progreso significativo desde que declaró su independencia de la Unión Soviética en 1991.

"Este es un país democrático que vale la pena defender", dijo. "Ucrania es una democracia desordenada, vibrante y emergente. Este país puede dar a la mayoría de las naciones europeas lecciones de gobierno democrático, francamente".

Aunque Ucrania firmó su acuerdo de estabilización y asociación en junio de 2014, Bruselas ha ignorado en gran medida la idea de que alguno de sus países de la Asociación Oriental entre en el bloque. El país estaba en guerra, y el proceso de adhesión contiene duras reformas.

Ahora Zelenski podría encontrarse en otro papel: el de un líder que finalmente negoció un acuerdo, aunque lo hiciera forzando la mano del bloque en circunstancias extremas. Mientras Kiev se encontraba bajo un intenso bombardeo, firmó una solicitud de adhesión junto con el primer ministro y el presidente de la Rada Suprema.

Efrem Lukatsky/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
El presidente Volodímir Zelenski gesticula mientras se dirige a los medios de comunicación durante una conferencia de prensa con el avión más grande del mundo, Mriya en 2021Efrem Lukatsky/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Aunque la UE ha actuado de forma mucho más rápida y colectiva de lo que la mayoría de la gente creía posible, el camino hacia la UE podría seguir siendo largo, cree Anthony Zacharzewski, fundador de Democratic Society, una ONG con sede en Bruselas.

"En el mejor de los casos, la UE dará el pistoletazo de salida a un maratón de adhesiones", dijo a Euronews.

"Los Tratados no contemplan la posibilidad de acelerar la entrada; quizá con buena voluntad por ambas partes podría hacerse en cinco años, pero todo el mundo piensa que es necesaria una revisión general de los Tratados y eso podría llevar aún más tiempo".

En cambio, Zacharzewski prevé una solución improvisada.

"Un posible enfoque sería que la UE creara un nuevo modelo de acuerdo de adhesión que otorgara la condición de "sala de espera" sin derecho a voto a los países que cumplieran los criterios de democracia y Estado de derecho y se comprometieran firmemente a ingresar".

Sin embargo, la guerra no sólo determinará el futuro de Ucrania, sino también el de Rusia, ya que Zelenski puede llevar adelante la creciente legitimidad, mientras que Putin es ahora el paria del mundo.

"Si Zelenski sobrevive, tendrá una inmensa autoridad personal en casa y con Europa. Será difícil resistirse a los llamamientos para que Ucrania se convierta rápidamente en un país candidato, si gestiona los tiempos de paz tan bien como ha gestionado la guerra", explicó Zacharzewski.