This content is not available in your region

Trece eurodiputados votaron en contra de la resolución que condenaba la invasión rusa

Access to the comments Comentarios
Por Orlando Crowcroft
Trece eurodiputados votaron en contra de la resolución que condenaba la invasión rusa
Derechos de autor  wikicommons

Desde una pantalla de televisión, durante la sesión plenaria del Parlamento Europeo que tuvo lugar este martes, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, pidió a Europa que demuestre que apoya a Ucrania ante la invasión. Minutos antes, los eurodiputados le habían ovacionado, tanto a él como a su país, y la sala se había llenado de banderas azules y amarillas. Fuera del parlamento, ucranianos y otros manifestantes participaban en una multitudinaria concentración.

Ante una mesa y con camiseta militar, el discurso de Zelenski conmovió tanto a los eurodiputados como al intérprete al inglés, que incluso parecía que rompía a llorar. Tras el debate, los eurodiputados votaron una resolución no vinculante que pedía a Rusia que cesara la violencia y condenaba la guerra iniciada por Vladimir Putin.

Una gran mayoría, 637 eurodiputados, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha, desde Rumanía hasta Portugal y Finlandia, se unieron y votaron a favor. 

Pero por ejemplo, Mick Wallace (irlandés, de La Izquierda) votó que no.

“Gran parte de la resolución es importante y necesaria”, dijo Wallace a Euronews. “Condena correctamente la agresión rusa y pide apoyo humanitario para Ucrania y los refugiados ucranianos. Estos son términos que apoyamos de todo corazón”.

Pero Wallace no comparte el resto de la resolución. El texto pide el fortalecimiento de la presencia militar avanzada de la OTAN, un drástico aumento en el gasto de defensa y el fortalecimiento del pilar europeo dentro de la OTAN. Además, pide la sustitución del petróleo ruso por el estadounidense, extraído a través del fracking.

“Tratamos de eliminar estos elementos de la resolución, pero la mayoría en el Parlamento Europeo votó para mantenerlos. Ahora se nos pide que votemos el texto en su conjunto, que incluye estas disposiciones. Nos oponemos a la guerra y nos oponemos a esta resolución”, apunta el eurodiputado.

Wallace no fue el único que se opuso a la resolución el martes, otros seis miembros del grupo de Izquierda del parlamento también votaron no: Clare Daly, Özlem Demirel, Sandra Pereira, João Pimenta Lopes, Martin Schirdewan y Miguel Urbán Crespo.

Pero no era una política del partido. La eurodiputada francesa Manon Aubry, y copresidenta de La Izquierda, fue una de las promotoras de la resolución.

Aubry dijo a Euronews que había seis enmiendas al proyecto de ley que "mejoraron significativamente el texto", incluso se añadio la petición de un alto el fuego inmediato, una mayor participación de las Naciones Unidas y la OSCE y una demanda para que los refugiados sean bienvenidos.

_“Firmé el texto inicial y voté el texto final como copresidenta del grupo porque quería enviar un mensaje político claro denunciando la agresión irresponsable de Putin y apoyando al pueblo ucraniano_”, dijo Aubry. “Otras delegaciones decidieron abstenerse o votar en contra del texto porque querían insistir en el riesgo de una guerra global en el continente si la UE entra en el círculo vicioso de la escalada militar”, recordó la eurodiputada.

La eurodiputada irlandesa Clare Daly también de la Izquierda votó en contra de la resolución **porque pide aumentar el suministro de armas a Ucrania, algo que “solo empeorará la situación”. **_"La única forma en que se puede poner fin al conflicto es a través de conversaciones de paz y negociaciones. Enviar más armas en esta situación simplemente pone más gasolina en el fuego",_ dijo Daly a Euronews.

“Es realmente lamentable que la OTAN, los EE. UU. y la UE no apoyen la idea de un acuerdo de paz negociado internacionalmente. Esta es la única solución. Irónicamente, solo los chinos lo están pidiendo ahora, pero esta es la única manera”, cree Daly.

El eurodiputado alemán de la Izquierda Özlem Demirel explicó a Euronews que la resolución solo "echará leña al fuego" del conflicto, y acusó a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, de utilizar la situación, incluido el discurso de Zelenski, como excusa para impulsar una agenda más amplia: transformando la UE “en una unión militar tangible y poderosa”.

“Creo que es cínico abusar del sufrimiento de los ucranianos por algo como esto. Los pueblos de Ucrania, de Europa y del mundo quieren vivir en paz y con seguridad”, cree Demirel.

El eurodiputado español Miguel Urbán, también de la Izquierda, apunta que si bien condena "totalmente la invasión de Ucrania por parte de Putin”, la resolución solo agravaría la situación. “Frente a dos gigantes poniendo sobre la mesa cada vez más armas, más misiles y comenzando a amenazar con armas nucleares, la única salida es exigir recorrer todos los caminos hacia la paz. De lo contrario, solo conducirá a la muerte y la destrucción”, dijo.

Martin Schirdewan, del mismo grupo político, respondió a través de un portavoz con un comunicado de la delegación alemana de Die Linke, que dijo que **aunque condenaba las invasiones de Rusia como una "violación flagrante del derecho internacional", estaba en contra del envío de armas a Ucrania. **_"La entrega prevista de equipo letal al ejército ucraniano por valor de 450 millones de euros significa, en última instancia, el alejamiento definitivo de la posición común de las directivas de exportación de armas de la UE, que prohíben la exportación de armas a zonas de guerra y crisis. Estas exportaciones de armas son una violación del tabú en política exterior europea"_, apuntó el político.

'Una guerra imperialista'

Sin embargo, algunos de los que estaban en contra de la resolución no compartían estas posturas. En un comunicado, dos de los miembros de  la Eurocámara no alineados que votaron no, Kostas Papadakis y Lefteris Nikolaou-Alavanos, explicaron que el Partido Comunista de Grecia (KKE) condenó _"la guerra imperialista, que es el resultado de la competencia imperialista por esferas de influencia y recursos generadores de riqueza". _ Para ellos ahora se _"_está avanzando en la peligrosa dirección de intensificar la competencia imperialista con el equipo militar y las sanciones de la UE y la OTAN”.

Lopes y Pereira, los dos eurodiputados portugueses de La Izquierda que también pertenecen al Partido Comunista, respondieron a Euronews a través de un portavoz y respaldaron la opinión de los griegos. En su declaración acusaron a la Unión Europea y la OTAN de apoyar un golpe de estado en Ucrania en 2014, describieron la invasión rusa como una “intervención militar” y se hicieron eco de la línea del Kremlin de que Ucrania estaba controlada por fuerzas fascistas. Acusaron a la OTAN y la UE -aunque, en particular, no a Moscú- de "altruismo belicista".