This content is not available in your region

Bruselas se pone firme con las imágenes de abusos sexuales de menores online

Access to the comments Comentarios
Por Gregoire Lory
euronews_icons_loading
Ylva Johansson durante la rueda de prensa.
Ylva Johansson durante la rueda de prensa.   -   Derechos de autor  Christophe Licoppe/ EU/Christophe Licoppe

Las cifras son aterradoras. Sólo en 2021 se han denunciado en todo el mundo 85 millones de imágenes o vídeos que muestran a niños víctimas de abusos sexuales. Para luchar contra este fenómeno, que se ha agravado con la pandemia de la Covid-19, la Comisión Europea presentó este miércoles propuestas para reforzar su legislación. La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, es consciente del problema.

"Los informes sobre fotos y vídeos de abusos sexuales a menores que están relacionados con la Unión Europea han aumentado un 6 000% en los últimos 10 años. Del material de abuso sexual infantil, el 90% a nivel mundial se aloja en la Unión Europea", ha asegurado la comisaria.

Con sus propuestas, la Comisión quiere pasar de un sistema voluntario de detección de contenidos ilegales a un procedimiento obligatorio. Los proveedores y las plataformas digitales tendrán que supervisar sus servicios para localizar posibles usos indebidos.

Las empresas tendrán que detectar y notificar este tipo de material a un nuevo centro europeo dedicado a la lucha contra los abusos sexuales a menores. Estos contenidos deben ser eliminados lo antes posible. Los grupos defensores de los derechos de los menores celebran la nueva propuesta.

"Vivimos en una época en la que los niños se conectan a Internet a una edad mucho más temprana. Lo vemos en Bélgica, pero en realidad en todo el mundo, en cuatro años la edad media del primer smartphone ha bajado de los 12 a los 8 años. Esto tiene un gran impacto en la forma en que los niños interactuan con Internet y en cómo son capaces de evitar comportamientos de riesgo", ha apuntado Niels van Paemel, asesor político de Child Focus.

Sin embargo, los proveedores y las plataformas ya han planteado sus dudas sobre el impacto en la privacidad. La Comisión Europea ha pedido que se utilicen las herramientas menos intrusivas posibles para resolver estos problemas.