This content is not available in your region

Cinco claves sobre el gran plan de la UE para independizarse de los combustibles fósiles rusos

Access to the comments Comentarios
Por Jorge Liboreiro
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.   -   Derechos de autor  DATI BENDO/EC/DATI BENDO

La Unión Europea (UE) se enfrenta a un gran dilema: cómo reducir su gran y costosa dependencia de la energía rusa y seguir manteniendo el suministro para los ciudadanos y las empresas de todo el continente.

Este cambio de rumbo repentino ha sido provocado por la invasión de Ucrania por parte de Rusia, una operación militar a gran escala que está parcialmente financiada por las rentables ventas de combustibles fósiles del Kremlin, de las cuales la UE es su principal cliente.

El año pasado, el bloque comunitario gastó casi 100.000 millones de euros en energía rusa, una cifra que persigue a los Veintisiete desde que estalló la guerra. A medida que se intensifica la presión de Kiev y otros aliados internacionales, la necesidad de reducir drásticamente las importaciones de Moscú se convierte en una estrategia geopolítica de extrema urgencia.

Con esto en mente, la Comisión Europea (CE) ha presentado un plan ambicioso y de gran alcance, bautizado acertadamente como REPower EU, para lograr la independencia energética total de Rusia en 2027.

El plan es "fundamentalmente político", según un alto funcionario de la CE, y responde al compromiso de los líderes de la UE manifestado en la cumbre de Versalles, en marzo, cuando prometieron "reducir nuestras dependencias energéticas".

Pero también es transformador: para un bloque que durante décadas se ha acostumbrado a los suministros baratos y fiables de Rusia, la suspensión total de las importaciones implicará enormes desafíos para diversificar los proveedores, rediseñar las infraestructuras, mitigar las alzas de precios, aumentar la eficiencia e impulsar las alternativas renovables, y, sobre todo, garantizar que los hogares y las fábricas tengan suministro sin interrupción.

“La guerra de Putin está trastornando el mercado energético global”, dijo Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, al presentar el plan, el miércoles.

"Muestra cuán dependientes somos de los combustibles fósiles importados. Y cuán vulnerables somos a depender de Rusia para importar nuestros combustibles fósiles", señaló.

Todas las miradas en el GNL

Como el carbón ruso ya ha sido sancionado y el petróleo está en proceso de serlo, el gran cambio energético se centra en el gas, el combustible políticamente más sensible.

Rusia es el principal proveedor de gas de la UE y representa el 45% del suministro total de gas, con 155.000 millones de metros cúbicos (bcm) en 2021.

Bruselas es muy consciente de que esta enorme cantidad de gas no desaparecerá de la noche a la mañana ni será reemplazada por productos ecológicos, por lo que la prioridad es encontrar gas en otros lugares para llenar ese vacío.

El gas natural licuado (GNL) emerge como la solución más disponible para este dilema. El GNL es gas enfriado y transportado por barcos, que luego descargan los tanques en sofisticadas terminales que vuelven a convertir el líquido en gas.

Esto ofrece una gran ventaja para los países costeros que cuentan con terminales, como España, Italia y los Países Bajos, que pueden aumentar sus compras con relativa facilidad. La UE ha estado batiendo récords de importaciones de GNL desde principios de 2022, alcanzando los 12,4 bcm en abril.

Sin embargo, el GNL es caro y el mercado global es muy competitivo, con compradores asiáticos que ofrecen mucho dinero por los tanques. También pone en desventaja a los países sin litoral, porque no tienen acceso a puertos y se ven obligados a obtener su suministro de gas a través de gasoductos, la mayoría de los cuales son operados por Rusia.

REPower EU sugiere que hasta dos tercios del gas ruso, alrededor de 100 bcm, podrían reducirse drásticamente para finales de este año. La mitad, 50 bcm, serían reemplazados por la diversificación de GNL, mientras que 10 bcm provendrían de gasoductos no rusos, incluidos los de Noruega, Azerbaiyán y Argelia.

La UE ahora se centra en firmar acuerdos y asociaciones con los principales productores de GNL. Un reciente acuerdo político con Estados Unidos, proporcionará al bloque comunitario 15 bcm adicionales de GNL fabricado en dicho país.

Bruselas también está comprometida con Catar, Egipto, Israel y Australia para asegurar suministros adicionales y quiere explorar el potencial de países africanos como Nigeria, Senegal y Angola.

Los esfuerzos para reemplazar el gas ruso con tanto GNL han sido criticados por organizaciones ambientalistas, que dicen que prolongará la dependencia de la UE de los combustibles contaminantes y pondrá en peligro los objetivos climáticos.

"La Comisión solo está buscando nuevos incendios en los que meter las manos", declaró Silvia Pastorelli, activista de energía en Greenpeace UE. "Estos planes llenarán aún más los bolsillos de los gigantes de la energía como Saudi Aramco y Shell, que están obteniendo ganancias récord gracias a la guerra, mientras que la gente en Europa lucha por pagar las facturas", subrayó.

Los Veintisiete comprando juntos

Para superar la feroz competencia por el GNL, a Bruselas le gustaría que los 27 Estados miembros compraran como un solo cliente y explotaran su influencia como el mercado único más grande del mundo.

El bloque ya ha establecido la Plataforma de Energía de la UE, un esquema voluntario para agrupar la demanda y coordinar las importaciones que se reunió por primera vez a principios de abril.

Bruselas tiene como objetivo dar un paso más y crear un "mecanismo de compra conjunta", una empresa colectiva para negociar contratos de gas en nombre de los Estados miembros.

El mecanismo sería voluntario y se basaría en las lecciones aprendidas en la adquisición de vacunas contra la COVID-19, que la Comisión Europea lideró para obtener millones de dosis a precios asequibles.

La idea de compras conjuntas de gas comenzó a forjarse el pasado otoño, cuando la crisis energética empezó a disparar las facturas de electricidad. Francia, España, Italia, Grecia y Rumanía habían expresado previamente su apoyo a una compra centralizada, argumentando que reduciría los precios y fortalecería la seguridad energética.

"Es muy importante para todos los Estados miembros, comenzando por los grandes países, estar a bordo", dijo a Euronews Simone Tagliapietra, investigadora principal de Bruegel.

"Esto no va a ser bueno solo para los países pequeños, es decir, en el este, que podrían tener problemas para adquirir gas en caso de que Rusia interrumpa los flujos. Salvaguardará la seguridad energética general en Europa", aseguró_._

Reducir la burocracia verde

Dado que el gas es un producto básico de demanda limitada, la UE necesita encontrar otros recursos que puedan compensar la pérdida de combustibles rusos.

REPower EU se considera una capa adicional del Pacto Verde Europeo y tiene un marcado enfoque en las energías renovables. La Comisión propone acelerar el despliegue de sistemas eólicos y solares con el objetivo de reemplazar más de 20 bcm de gas ruso antes de finales de año.

Pero este objetivo se enfrenta al gran muro de la burocracia: de media, los parques eólicos tardan nueve años en completarse, mientras que los paneles solares requieren entre cuatro y cinco años para instalarse. El proceso es muy complejo y conlleva numerosas autorizaciones relacionadas con las normas de construcción, energía, medio ambiente y arquitectura.

En una nueva recomendación, Bruselas pide a los Estados miembros que aceleren significativamente el proceso y establezcan plazos máximos vinculantes para todas las etapas relevantes. La energía renovable se convierte en un "interés público primordial" que justifica una autorización más rápida.

"Acelerar los permisos es una buena idea", declaró Alex Mason, jefe de Política Energética de la oficina de la UE de WWF. “Pero la forma de hacerlo es arreglar los procedimientos burocráticos ineficientes, no debilitar la legislación ambiental. Las exenciones indiscriminadas de las leyes de la naturaleza para los proyectos de energía renovable podrían dañar la biodiversidad y suscitar la oposición pública, lo que provocaría conflictos y más demoras”, subrayó_._

Al mismo tiempo, la Comisión Europea propone actualizar el objetivo renovable de la UE para 2030, del 40% al 45% de toda la energía producida en el bloque, y hacer que los paneles solares sean obligatorios en todos los nuevos edificios públicos y comerciales para 2025 y en todas las viviendas para 2029.

La cuestión de los "cambios de comportamiento"

La independencia energética de Rusia requerirá más que GNL y paneles solares: el gran objetivo también requerirá "cambios de comportamiento" en la forma en que los europeos consumen electricidad.

Entre las sugerencias: usar más el transporte público, reducir la velocidad en la carretera, bajar la calefacción y el aire acondicionado, trabajar desde casa y elegir electrodomésticos más eficientes.

"Ahorrar energía es la forma más barata, segura y limpia de reducir nuestra dependencia de las importaciones de combustibles fósiles de Rusia", dice el documento del Ejecutivo comunitario.

Ninguna de estas sugerencias es legalmente vinculante y se hace eco de propuestas anteriores realizadas por la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Bruselas estima que la adopción de estas medidas reducirá la demanda de electricidad y eliminará la necesidad de 13 bcm de gas ruso a corto plazo.

Pero dado que las propuestas carecen de peso legislativo, no está claro cuánto estarían dispuestos a contribuir por voluntad propia los hogares y las empresas europeas, que se enfrentan a facturas altísimas y una inflación galopante.

La Comisión Europea (CE) tiene la intención de trabajar con la AIE, los Gobiernos nacionales y las autoridades locales para desarrollar campañas de información en un intento por promover actitudes de eficiencia energética.

Un alto precio

La magnitud de la transformación prevista por REPower EU viene, como se esperaba, con un alto  precio: independizarse de la energía rusa costará 210.000 millones de euros en inversiones adicionales entre 2022 y 2027, según estimaciones de la CE.

Más de 110.000 millones de euros se destinarán al despliegue de energías renovables y sistemas de hidrógeno, mientras que 10.000 millones de euros se utilizarán para diversificar las importaciones de gas natural licuado y gasoductos.

En un ejercicio de reorientación financiera, Bruselas ha propuesto que la mayor parte del dinero provenga de los préstamos no utilizados del fondo de recuperación de la COVID-19.

Cuando los líderes de la UE acordaron intensificar el nuevo instrumento en 2020, dividieron los fondos en 312.500 millones de euros para subvenciones y 360.000 millones de euros para préstamos a bajo interés. Dado que los préstamos habían sido reembolsados progresivamente, la mayoría de los Estados miembros los abandonaron y solicitaron solo la parte asignada de las subvenciones.

Esto ha dejado 225.000 millones de euros en préstamos intactos que ahora se pueden aprovechar para financiar el rediseño de las redes de energía. Los ingresos obtenidos del Régimen de Comercio de Emisiones podrían aportar 20.000 millones de euros adicionales en subvenciones.

"La combinación de nuevas subvenciones con préstamos no utilizados puede volverse muy atractiva", dijo un alto funcionario de la Comisión, señalando que los desafíos económicos que plantea la guerra inevitablemente requieren más financiación.

En particular, la estimación de costes de la CE prevé 2.000 millones de euros para renovar las infraestructuras petroleras.

Como parte de un nuevo paquete de sanciones, los Estados miembros están discutiendo actualmente una prohibición sobre el petróleo ruso, pero la propuesta sigue estancada ya que Hungría, un país conectado al oleoducto Druzhba operado por Rusia, exige un proceso de eliminación más prolongado y una gran ayuda económica.