This content is not available in your region

El notable papel de la robótica en el aprendizaje de las denominadas 'materias CTIM'

Por Aurora Velez  & Euronews
euronews_icons_loading
El notable papel de la robótica en el aprendizaje de las denominadas 'materias CTIM'
Derechos de autor  euronews

En las afueras del casco antiguo de Bratislava, en el centro Aurelium, la primavera se vive al ritmo de dígitos binarios.

Más de un centenar de estudiantes de Eslovaquia y Austria se han reunido, en él, para enfrentarse a desafíos de robótica. Programando y construyendo drones y robots, han aprendido ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, las llamadas 'materias CTIM'. Lo han hecho, casi, sin darse cuenta, gracias a RoboCoop, un proyecto europeo transfronterizo.

El equipo austríaco de Konstantin lleva meses construyendo este prototipo que es capaz de barrer, de agarrar, y de colocar objetos.

"Funciona como una mano, sí. He aprendido muchas cosas, en términos de programación y uso mecánico. Por ejemplo, este brazo, en realidad, se mueve sin necesidad de engranajes. Solamente utiliza mecanismos elevadores. Fue muy interesante descubrirlo, y construirlo de esa manera", declara Konstantin Lindofer, componente del equipo ganador de la doble eliminación de Botball del certamen ECER 2022.

Para incentivar el potencial multidisciplinar de la robótica en la educación, RoboCoop cuenta con un presupuesto total, para Eslovaquia y Austria, de más de un millón de euros (1 074 536 euros); el 85 % de los cuales (913 355 euros), procede de la política de cohesión de la UE. Más de 3 000 alumnos y profesores han participado ya en los talleres, seminarios y concursos que promueve el proyecto. El objetivo es llegar a los 4 000 participantes.

Estos estudiantes más jóvenes son de Viena. Tienen entre 10 y 14 años, y para algunos es su primer viaje al extranjero. Después de ver el trabajo de los alumnos ‘mayores’, participan en un taller de programación con sus profesores. Aprenden robótica en actividades extraescolares durante dos horas a la semana. Pero, para este profesor, hay que ir más allá.

"Creo que deberíamos incluir la programación informática en nuestro plan nacional de estudios, en todo tipo de escuelas, para ir despertando el interés de los niños. Es importante para que, luego, consigan un buen trabajo, y sepan cómo hacer este tipo de cosas", afirma Maximilian Wöss, profesor de la MIM Wendstattgasse de Viena.

El encuentro depara varios días de grandes emociones. Conferencias de todo tipo, como una sobre ciberseguridad y protección de datos, a la que tiene oportunidad de asistir el equipo de Euronews, figuran también en el programa de RoboCoop. Pero, ¿cuánta ‘capacidad’ emplean los estudiantes?

"Son muchas cosas combinadas. Se trata de construcción mecánica, programación, documentación, escribir un artículo para nuestro certamen y presentarlo, lo cual implica, también, la habilidad de hablar en público. Así que, intentamos contar con un montón de disciplinas y campos diferentes, de los que los estudiantes puedan aprender", señala Wilfried Lepuschitz, coordinador de RoboCoop.

Los ganadores, numerosos, ‘amenazan’ con volver, con sus robots, el año que viene.