This content is not available in your region

Los consumidores apuntan a Google en una queja por su política de privacidad

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
Logo de Google en la sede de la compañía en Bruselas, Bélgica.
Logo de Google en la sede de la compañía en Bruselas, Bélgica.   -   Derechos de autor  AP Photo/Virginia Mayo

Google está dirigiendo a los consumidores europeos a aceptar opciones más invasivas con sus datos al crear una cuenta de Google. Así lo afirma la Organización Europea de Consumidores (BEUC) que ha publicado un informe en el que acusa a la empresa estadounidense.

Según la ley europea de protección de datos (GDPR) las empresas deberían ofrecer a los usuarios la opción más fácil y protectora por defecto. Algo que no está haciendo Google.  "Te dan dos opciones básicamente, una es la personalización exprés con un paso y la otra es la personalización manual de 5 pasos. Como consumidor normalmente lo que quieres es pasar por este proceso lo más rápido posible, sólo quieres usar un determinado producto o un determinado dispositivo. [..] Si haces clic en siguiente y luego simplemente te desplazas hacia abajo, haces clic en confirmar y creas tu cuenta en realidad le has dado permiso a Google para monitorear todo lo que haces en los servicios de Google y todo lo que haces en las webs y aplicaciones que utilizan los servicios de Google", ha explicado a Euronews, David Martín de BEUC.

Diez asociaciones de consumidores europeas han presentado una queja contra Google de forma coordinada. Afirman que el lenguaje que utiliza Google es "poco claro, incompleto y engañoso". Y también que el objetivo de Google es obtener datos de los ciudadanos para que su negocio siga creciendo. "El modelo de negocio de Google se basa en la recopilación y explotación de estos datos, datos personales, para diferentes fines, concretamente para fines publicitarios dirigidos, que son la principal fuente de ingresos de la empresa", ha asegurado Martín.

Ahora la Autoridad de Datos de Irlanda, país donde Google tiene su sede en Europa, se encargará del caso. Hasta ahora ha recibido varias multas por problemas de privacidad. A principios de 2022, Google recibió una multa de 150 millones de euros por las complicaciones a la hora de rechazar las cookies y en 2019 recibió otra multa de 50 millones de euros por la forma de solicitar el consentimiento de los usuarios.