This content is not available in your region

"Vete a la mierda": La respuesta de la Isla de la Serpientes estampada en el pasaporte de un ruso

Access to the comments Comentarios
Por Matthew Holroyd
El sello del pasaporte se puso en la frontera entre Ucrania y Rumanía el 15 de agosto.
El sello del pasaporte se puso en la frontera entre Ucrania y Rumanía el 15 de agosto.   -   Derechos de autor  Igor Zabotin

Los guardias fronterizos ucranianos han sido acusados de sellar el pasaporte de un hombre ruso con las palabras "Barco de guerra ruso, vete a la mierda".

Igor Zabotin afirma que el 15 de agosto fue rechazado en la frontera entre Rumanía y Ucrania y que le sellaron la frase.

Estas palabras fueron pronunciadas por los guardias fronterizos ucranianos en la Isla de la Serpientes al comienzo de la invasión rusa en febrero. Los hombres suscitaron la atención internacional al jurar y rechazar desafiantemente las exigencias de rendición de un buque de guerra ruso.

Zabotin compartió en Facebook imágenes de su pasaporte ruso y un sello sin fecha con palabras en cirílico en la página junto a sus datos de identidad.

Dice que el sello fue añadido a su documento por "las fuerzas fronterizas ucranianas" cuando intentó cruzar el puesto de control de Porubne/Siret, en la región meridional ucraniana de Chernivtsi.

"Salí de la frontera ucraniana después de todos los trámites y ante la aduana rumana, preparé mis papeles y abrí mi pasaporte", dijo a Euronews.

"Nadie me dijo nada en la frontera ucraniana. Militares o aduanas, no sé quién lo hizo exactamente".

El Servicio Estatal de Guardia de Fronteras de Ucrania no ha respondido a las peticiones de Euronews para comentar este caso.

Вернули меня обратно, в Румынию не пустили. Пограничники печать вот поставили. Еду снова в Киев, даже не знаю...

Posted by Igor Zabotin on Tuesday, August 16, 2022

En otra publicación en Facebook, Zabotin afirma que inicialmente se le negó la entrada a Rumanía por un problema de visado.

"Pasé el primer [puesto fronterizo] sano y salvo. En el segundo, [no] me dejaron entrar, a pesar de todas las declaraciones oficiales de que dejarían entrar a ciudadanos de terceros países con permiso de residencia ucraniano y que estuvieron allí durante la guerra".

A continuación, cuenta que le hicieron "pasar la noche" entre las fronteras de los dos países, lo que recuerda a la película de Tom Hanks "La terminal".

"Los aduaneros ucranianos me quitaron el pasaporte y me dijeron que pasara la noche cerca de la tienda libre de impuestos de su puesto de control", añadió en Facebook. "Un guardia fronterizo ucraniano se acercó y me envió a una franja neutral".

Zabotin dijo a Euronews que desde entonces ha cruzado a Rumanía a través de otro puesto fronterizo y que está "a salvo" y tiene "protección temporal".

La policía fronteriza rumana ha declarado a Euronews que sus guardias no aplicaron el sello en el pasaporte de Zabotin.

"En caso de que un ciudadano extranjero que no cumpla las condiciones legales para entrar en el país (...) la persona en cuestión no será autorizada a entrar en el país y se le entregará un formulario en el que se indican los motivos de la medida y la forma de recurrir", se lee en un comunicado.

También confirmaron en Twitter que no aplicaron el sello cirílico, disipando la desinformación en línea.

"No hay nazismo en Ucrania"

Zabotin trabaja ahora en marketing por internet tras haber estado empleado anteriormente en el medio de comunicación independiente ruso The Moscow Times.

Afirma que se trasladó a Ucrania desde Barnaul (Rusia) en 2015 y que lleva siete años viviendo allí legalmente.

Tras la invasión rusa, ha tratado de abandonar el país, pero dice que quedó atrapado entre Rumanía y Ucrania. También ha compartido en las redes sociales publicaciones contra la guerra que contradicen las afirmaciones de Rusia sobre Ucrania.

"El hecho de que haya conducido por el centro y el oeste de Ucrania con matrículas rusas es una prueba directa de que aquí no hay nazismo y de que no había ninguna razón para empezar esta guerra", escribió en Facebook.

"No hay nazismo en Ucrania, nunca lo hubo y nunca lo habrá, por mucho que se empeñen los propagandistas del Kremlin", añadió.

El Kremlin había afirmado que había lanzado una "operación militar especial" en Ucrania para "desmilitarizar" y "desnazificar" el país.

Los ciudadanos rusos se enfrentan a fuertes multas o hasta 15 años de prisión si comparten intencionadamente las llamadas "noticias falsas" sobre el ejército del país o sus entidades en el extranjero.