This content is not available in your region

Europa busca sus tierras raras para reducir su dependencia

Access to the comments Comentarios
Por Gregoire Lory
China es el mayor productor mundial de materias primas críticas.
China es el mayor productor mundial de materias primas críticas.   -   Derechos de autor  AP Photo   -  

Bauxita, litio, tungsteno, tierras raras... estos nombres, aún poco conocidos por el gran público, representan la nueva carrera industrial y tecnológica.

Estos minerales son indispensables porque son el oro de la transición climática. Son clave para las baterías eléctricas, los chips electrónicos o las turbinas eólicas. Según la Comisión Europea, la demanda de estas materias primas críticas se duplicará de aquí a 2030. Pero el mercado está muy concentrado y tiene un dominador claro: China.

"De las 30 materias primas que son críticas hoy en día, 10 se obtienen mayoritáriamente en China. Y China controla básicamente la industria mundial de su procesado. Casi el 90% de las tierras raras, el 90%, y el 60% del litio se procesan en China. Tenemos que evitar caer en la misma trampa y dependencia en la que caímos con el petróleo y el gas", dijo la semana pasada la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Sin embargo, la Unión Europea no está a merced de esos pocos países productores. En su suelo tiene la solución para reducir su dependencia. Se han identificado sitios de explotación en Suecia, Finlandia y Portugal. Pero hay muchos obstáculos para la utilización de estos enclaves. "Por ejemplo, Suecia, en el sur del país, tiene el mayor yacimiento de Europa de elementos de tierras raras. Los inversores llevan más de una década intentando extraer de allí, pero las dudas medioambientales y la oposición local han hecho imposible este proyecto", ha explicado a Euronews el investigador del Instituto Egmont, Tobias Gehrke.

El desarrollo de este sector industrial llevará años. Además, no basta con solo tener los productos en bruto para reducir la dependencia europea. "No tiene sentido si sólo lo extraemos y lo enviamos a China. Así que tenemos que centrarnos en toda la cadena de valor, desde la minería hasta el procesamiento, la separación y el desarrollo de imanes, por ejemplo, u otros elementos tecnológicos", ha detallado Gehrke.

Para reforzar su seguridad, la Comisión Europea propone recuperar los recursos intraeuropeos mediante su extracción y reciclaje. Por ejemplo, la UE apenas recicla el 1% de las tierras raras. Se espera que la Comisión presente una propuesta sobre materias primas críticas en los próximos meses.