This content is not available in your region

La UE aprueba una reducción del consumo y un límite a los beneficios de las empresas

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso  & Jorge Liboreiro & Ana Lázaro
Este es el segundo encuentro de emergencia de los ministros este mes de septiembre.
Este es el segundo encuentro de emergencia de los ministros este mes de septiembre.   -   Derechos de autor  AP Photo/Virginia Mayo   -  

Los ministros de Energía de la UE han aprobado este viernes un primer paquete de medidas de emergencia en un esfuerzo por frenar el aumento de la factura eléctrica y coordinar las respuestas de los Estados miembros a la crisis energética.

El paquete, negociado en menos de un mes, incluye el ahorro obligatorio de energía, un límite a los ingresos excesivos del mercado y una tasa para captar los beneficios excedentes de las empresas. Por el momento se está estudiando la posibilidad de limitar el precio de las importaciones de gas en toda la UE.

"Hoy la UE ha conseguido cumplir", ha dicho Jozef Síkela, Ministro de Industria y Comercio de la República Checa. El país ostenta la presidencia de turno del Consejo de la UE y se encarga de moderar las los debates. "Hemos completado otra parte del rompecabezas, pero definitivamente no la última", ha añadido Síkela. "Esto es un parche inmediato".

El acuerdo se produce en un momento en que la inflación en la eurozona ha alcanzado los dos dígitos -el 10%- por primera vez en la historia de la moneda única, impulsada principalmente por el aumento vertiginoso de la factura energética. La UE pretende tanto reducir el consumo de electricidad en las horas punta para reequilibrar el desajuste entre la oferta y la demanda como incautar parte de los ingresos que las centrales eléctricas y las empresas de combustibles fósiles han obtenido debido a los altos precios.

Tras un breve debate el viernes por la mañana, los ministros han llegado a un acuerdo y han mantenido intacta la esencia del paquete, con enmiendas centradas en la flexibilidad y la aplicación práctica.

Las tres medidas están limitadas en el tiempo y abarcan:

- Un plan de ahorro de energía en toda la UE: un objetivo obligatorio del 5% durante las horas punta, cuando el gas desempeña un papel más importante en la fijación de precios, y una reducción voluntaria del 10% de la demanda total de electricidad.

- Un tope a los ingresos excesivos de las centrales que no utilizan gas para producir electricidad, como la solar, la eólica, la nuclear, la hidroeléctrica y el lignito. El tope será uniforme y se fijará en 180 euros por megavatio-hora. Todos los ingresos que superen la barrera serán recaudados por los gobiernos.

- Un mecanismo de solidaridad para captar parcialmente los beneficios excedentes de las empresas de combustibles fósiles (crudo, gas, carbón y refinería). Las autoridades podrán imponer una tasa del 33% sobre los beneficios obtenidos por estas empresas en el ejercicio fiscal de 2022, pero sólo si los beneficios representan un aumento del 20% en comparación con la media desde 2018.

Los fondos extra obtenidos a través del segundo y tercer instrumento se redirigirán a los hogares y empresas con problemas financieros en forma de subvenciones, reducción de tarifas o ayudas a la renta. Los países que ya han establecido soluciones similares a nivel nacional podrán continuar con sus planes si persiguen los mismos objetivos que el paquete de la UE.

Aunque el paquete representa un paso decisivo en la reacción de la UE a la crisis energética, existe un amplio consenso en que es necesario seguir actuando antes de que llegue la temporada de invierno. "Tenemos que seguir trabajando", ha dicho Síkela. "Estamos en una guerra energética con Rusia".

Su homóloga francesa, Agnès Pannier-Runacher, se ha hecho eco del llamamiento. "Permítanme ser muy clara: tendremos que ir mucho más rápido, mucho más lejos y hacer otras propuestas", ha dicho a los periodistas el viernes por la mañana.

¿Qué pasa con el tope al precio de las importaciones de gas?

Al final de la reunión del viernes, todas las miradas estaban puestas en una iniciativa para imponer un tope de precios a todas las importaciones de gas que entren en la UE, independientemente de su origen geográfico, y a todas las transacciones de gas que tengan lugar en el mercado único.

La medida, sin precedentes, ha ganado adeptos en todo el bloque y esta semana ha sido respaldada por un grupo de 15 Estados miembros, entre ellos Francia, Italia, España y Bélgica. Al ser el combustible más caro para satisfacer todas las demandas de energía, el gas fija el precio final de la electricidad, incluso cuando fuentes más baratas y ecológicas contribuyen a la combinación total. Los firmantes creen que, al limitar el precio del gas, se contendrá artificialmente la factura de la electricidad.

¿Qué ha pasado con el tope del gas? De momento, la idea sigue siendo estudiada por los servicios de la Comisión, que temen que el tope ahuyente a los proveedores, ponga en peligro la seguridad del suministro de la UE e incentive el consumo de gas en un momento en que el ahorro se ha convertido en algo crucial.

"Hemos mantenido un debate franco", ha dicho Kadri Simson, Comisaria Europea de Energía. "Aunque las opiniones difieren entre los Estados miembros, también hay puntos en común. Estamos de acuerdo en que el mercado no está funcionando con normalidad y es necesaria una intervención".

Simson ha explicado que el tope sugerido en la carta conjunta era "radical" y requería una serie de condiciones previas, como un mandato "inequívoco" para reforzar el plan de reducción de gases de la UE más allá del objetivo actual del 15%.

Como alternativa más segura, la comisaria ha ofrecido un límite de precio específico para el gas utilizado exclusivamente para la generación de electricidad, junto con una referencia separada para el comercio de gas natural licuado (GNL). Los detalles de ambas propuestas siguen siendo escasos y se desarrollarán en las próximas semanas.

"Se trata de medidas de gran alcance que intervienen sustancialmente en el funcionamiento del mercado europeo del gas", ha detallado Simson. "No lo proponemos a la ligera".

Aunque Síkela, como representante de la presidencia del Consejo de la UE, no ha anunciado la posición de su país en el cada vez más acalorado debate, ha dicho que había "serias preocupaciones" entre los Estados miembros por la falta de acción de la Comisión respecto al tope del gas.

Por la mañana, Teresa Ribera, ministra española de Transición Ecológica, ha sido más explícita. "Estamos decepcionados por la falta de propuesta de la Comisión", ha asegurado. "La Comisión es consciente de que se trata de un tema sensible y no ha sabido encontrar el espacio en el que todos los países puedan responder positivamente".

Pero no todos son partidarios de limitar los precios del gas. Austria, Hungría, los Países Bajos, Dinamarca y, sobre todo, Alemania están entre los que se oponen a la medida, por temor a una interrupción total del suministro. "Poner un tope fijo al precio del gas sólo puede aplicarse si se dice qué pasa si no llega suficiente gas a Europa. Porque esa es mi contrapregunta", ha dicho el vicecanciller alemán Robert Habeck al final de la reunión ministerial.

"Y la única respuesta que siempre escucho es que la escasez [de gas] se repartirá entonces por toda Europa. Pero no creo que eso sea políticamente sostenible. Eso llevaría a Europa a sus límites, probablemente a su fin".

En un documento publicado en vísperas de la reunión, la Comisión ha explicado que un tope a todas las importaciones y transacciones de gas pondría patas arriba las fuerzas del mercado y exigiría la creación de una "nueva entidad" que garantizara una distribución justa e ininterrumpida del suministro entre los 27 Estados miembros. "Decidir sobre los flujos de gas de forma administrativa no tiene precedentes en Europa y actualmente no hay nadie a nivel de la UE (...) que tenga esta experiencia y capacidad técnica para llevar a cabo esta tarea", dice el documento.

Simone Tagliapietra, miembro del think tank Bruegel, se ha mostrado igualmente escéptico, argumentando que el amplio tope chocaría con las "complejidades" del mercado del gas y dejaría a Europa "en peor situación".

"Las medidas de hoy representan una buena solución de compromiso para mantener las señales de precios para la reducción de la demanda, al tiempo que se desbloquean recursos que los países pueden utilizar para reducir la factura energética de las familias y las empresas", ha detallado Tagliapietra a Euronews.

"Pero no es suficiente para solucionar todos los problemas que tenemos, por supuesto. Realmente no tenemos una bala de plata aquí. Necesitamos una mezcla de soluciones para salir del paso".