El "escudo protector" de Alemania, un enorme paquete de ayudas que no deja a nadie indeferente

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
El ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, en el Parlamento federal de Alemania, el viernes 30 de septiembre de 2022
El ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, en el Parlamento federal de Alemania, el viernes 30 de septiembre de 2022   -   Derechos de autor  Michael Sohn/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

El anuncio, por parte del Gobierno alemán, de un plan de ayudas de 200.000 millones de euros para hacer frente a la crisis energética no ha dejado a nadie indeferente dentro de la Unión Europea.

El asunto ha sido una de las principales cuestiones planteadas en la reunión en Luxemburgo de los ministros de Economía de la Unión.

Los más críticos sostienen que Alemania está utilizando su poder económico para rescatar a sus propias empresas, sin tener en cuenta a aquellos Estados miembros que no tienen la capacidad fiscal para hacer lo mismo.

Varios países de la Unión se preguntan si este paquete podría de hecho estar violando las normas del bloque sobre ayudas estatales. Paolo Gentiloni, comisario europeo de Economía, apuesta por un enfoque más comunitario:

"Si queremos evitar la fragmentación y hacer frente a esta crisis, necesitamos un mayor nivel de solidaridad", defendía el ex primer ministro de Italia durante la cita en Luxemburgo, "y poner en marcha más herramientas comunes".

Desde Alemania siguen defendiendo su "escudo protector", afirmando que estas medidas están más que justificadas. Berlín pide que se tenga en cuenta el tamaño y la vulnerabilidad de su economía:

"Tal vez no todo el mundo se haya dado cuenta de que, de entrada, las medidas que ahora ponemos en marcha están pensadas para financiar ayudas en 2023 y 2024", recuerda el canciller Olaf Scholz. "no se trata sólo de este año, de un corto periodo de tiempo".

Si queremos evitar la fragmentación y hacer frente a esta crisis, necesitamos un mayor nivel de solidaridad
Paolo Gentiloni
Comisario europeo de Economía

Lo cierto es que el controvertido plan, cuyos detalles aún no han sido revelados, podría no ser muy diferente de los adoptados por otros países como España y Portugal. Sin embargo, el tamaño del paquete de rescate, 200.000 millones de euros, destinados a ayudar tanto a empresas como a ciudadanos, supera claramente cualquier otra medida adoptada a nivel nacional.

Philipp Lausberg, analista político del Centro de Política Europea, reconoce ver en esta medida "un gran riesgo de fragmentación. Una subvención de 200.000 millones es una enorme cantidad de dinero, que crea grandes ventajas para las empresas y los consumidores alemanes que otros países no pueden proporcionar. Se trata de una ventaja competitiva para las empresas alemanas, lo que va en contra del espíritu del mercado único".

Lausberg recuerda también cómo el escudo alemán podría repercutir en toda la economía europea y acabar provocando una carrera de subvenciones entre los distintos países del bloque y con ella una nueva crisis de la deuda. Un escenario que nadie desea y que por supuesto también perjudicaría a Alemania.