¿Qué es el Tratado sobre la Carta de la Energía y por qué es importante ahora?

Access to the comments Comentarios
Por Jorge Liboreiro
Varios países europeos han anunciado que abandonarían el Tratado.
Varios países europeos han anunciado que abandonarían el Tratado.   -   Derechos de autor  Andrew Milligan/AP

Un acuerdo internacional que se remonta a la época de la posguerra fría está siendo abiertamente impugnado por un número creciente de países europeos, casi 30 años después de su firma.

Francia, España, Polonia y Países Bajos han anunciado sus planes de retirarse del Tratado sobre la Carta de la Energía (TCE), alegando que el acuerdo es contrario a sus objetivos climáticos. Al parecer, Bélgica y Alemania están considerando una medida similar.

"Hemos decidido retirarnos del Tratado sobre la Carta de la Energía, en primer lugar porque [retirarnos] está en consonancia con las posiciones que hemos adoptado, en particular el Acuerdo de París y lo que implica", dijo el presidente francés Emmanuel Macron la semana pasada.

Un tratado controvertido

Firmado en Lisboa en diciembre de 1994, el TCE fue concebido para promover la cooperación transfronteriza en el sector energético entre los dos lados del Telón de Acero.

El tratado ofrecía garantías adicionales a los inversores occidentales que querían hacer negocios en los antiguos Estados soviéticos, que entonces estaban en transición hacia un modelo de capitalismo de mercado y tenían muchos recursos fósiles pendientes de explotación.

En virtud del TCE, los inversores estaban protegidos contra el acceso discriminatorio, la expropiación, la nacionalización, los incumplimientos de contrato y otras circunstancias inesperadas que podían afectar a sus expectativas de beneficios. El acuerdo creció con el tiempo y hoy cuenta con 53 signatarios, incluida la Unión Europea.

Los principales exportadores de energía, como Estados Unidos, Arabia Saudí y Rusia, no están obligados por el acuerdo. Las disposiciones del tratado abarcan los principales aspectos comerciales del comercio de bienes energéticos (tanto materias primas como productos refinados), la inversión, el tránsito y la eficiencia.

Además, el TCE establece un sistema privado de arbitraje mediante el cual los inversores y las empresas pueden demandar a los países y reclamar indemnizaciones por los cambios de política que amenacen sus negocios e ingresos. Como acuerdo internacional, las sentencias de este arbitraje son legalmente vinculantes. Y es este mismo sistema está en el centro de la creciente controversia.

Demandas multimillonarias

A través de este sistema de resolución de conflictos, las empresas que explotan yacimientos petrolíferos, gasoductos y centrales eléctricas de carbón pueden emprender acciones legales contra los Estados que aprueban leyes para luchar contra el cambio climático y frenar las emisiones de CO2.

El valor de las infraestructuras de combustibles fósiles en la UE, el Reino Unido y Suiza protegidas por el tratado se estima en 344.600 millones de euros, según la revista Investigate Europe.

En 2021, Países Bajos se vieron afectados por dos demandas diferentes de empresas energéticas alemanas que reclamaban compensaciones por la eliminación progresiva del carbón en el país. Estos casos han alimentado las críticas contra el TCE, tanto por parte de los gobiernos como de los activistas del clima, que temen que los objetivos de cero emisiones se conviertan en el foco de demandas multimillonarias.

Esto podría "crear un efecto paralizador catastrófico para los gobiernos que quieren tomar las medidas necesarias para frenar el peligroso calentamiento global, pero que temen las represalias de la industria", ha defendido la organización  medioambiental ClientEarth.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que el arbitraje privado a puerta cerrada del Tratado viola la legislación de la UE y no debe utilizarse para resolver conflictos entre los Estados miembros. Investigate Europe calcula que el 74% de los casos del TCE implican a un inversor de la UE contra un país de la UE.

"Abandonar en bloque sería una acción muy potente", dijo esta semana el ministro neerlandés de Energía, Rob Jetten.

En un intento de frenar una retirada masiva del tratado, la Comisión Europea ha negociado una serie de modificaciones del texto, entre ellas el fin inmediato de los pleitos intracomunitarios. Los cambios deben ser aprobados por unanimidad por los 53 signatarios en una reunión en noviembre.

La cláusula de caducidad del TCE es notoriamente larga y complica las cosas. Incluso cuando un país sale del tratado, sigue siendo vulnerable a los litigios durante 20 años.

En 2016, Italia se convirtió en el primer país de la UE en abandonar el acuerdo, pero, ocho años más tarde,  fue condenada a pagar 190 millones de euros -más intereses- en concepto de indemnización a Rockhopper Exploration, una empresa petrolera y de gas con sede en el Reino Unido.

El pleito se centró en la decisión de Italia de bloquear las perforaciones petrolíferas a menos de 12 millas de la costa Adriática, prohibición que echó por tierra los planes de Rockhopper de invertir 33 millones de euros en un proyecto de yacimientos petrolíferos. La gran diferencia entre el coste del proyecto y la indemnización se supone que refleja la pérdida de beneficios prevista por la empresa.

La Comisión está presionando para limitar la cláusula de extinción a 10 años para los contratos existentes y a sólo nueve meses para las nuevas inversiones, pero este ajuste sólo se aplicará a los que permanezcan en el TCE.

Vea el vídeo de arriba para saber más sobre el Tratado de la Carta de la Energía.