Bruselas propone reformar sus normas fiscales y hacerlas más flexibles

Access to the comments Comentarios
Por Efi Koutsokosta
La propuesta de la Comisión Europea incluye más flexibilidad.
La propuesta de la Comisión Europea incluye más flexibilidad.   -   Derechos de autor  INA FASSBENDER/AFP or licensors

Bruselas quiere acercar a los endeudados países del sur con los frugales del norte en su propuesta para la revisión de las normas fiscales europeas.

Para conquistar a los sureños ha puesto sobre la mesa mayor flexibilidad para reducir la deuda, a pesar de que mantiene los objetivos de deuda en el 60% del PIB y de déficit en el 3%. "Hay un espacio fiscal posible para los Estados miembros, también para los Estados miembros con una deuda elevada que están negociando una senda más larga de reducción gradual de su deuda. Ganan tres años más respecto a los 4 años del plan inicial si cuentan con inversiones en prioridades comunes como la transición verde o la transición digital. Creo que va a haber un debate entre los Estados miembros sobre la posibilidad de añadir también las inversiones sobre defensa [a esas prioridades]", ha defendido el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni.

Ahora la Comisión Europea ha admitido que no es posible que países como Grecia o Italia, con deudas superiores al 150% de su PIB, alcancen su objetivo de reducción anterior en 20 años.

Pero una mayor flexibilidad vendrá acompañada de multas que se aplicarán más rápidamente, una medida para contentar a los frugales. El comisario de Economía espera encontrar unidad."Creo que hay puntos comunes como es la conciencia de que necesitamos sendas más graduales y diferenciadas para reducir la deuda y necesitamos espacio fiscal para la inversión. Esto lo reconocemos todos. Pero por supuesto, el famoso diablo está en los famosos detalles", ha insistido el italiano.

La propuesta se debatirá por primera vez con los ministros de finanzas europeos en el mes de diciembre. Pero el debate no será fácil. No se espera que el plan se apruebe antes de junio, han asegurado fuentes europeas.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento se suspendió durante la primavera de 2020 para permitir a los gobiernos ayudar a ciudadanos y empresas a capear la crisis provocada por la pandemia. Estará suspendido hasta finales de 2023.