Bruselas baraja una compra conjunta de armamento

Access to the comments Comentarios
Por Efi Koutsokosta
Josep Borrell durante el encuentro.
Josep Borrell durante el encuentro.   -   Derechos de autor  EUROPEAN UNION   -  

Los países de la UE quieren aumentar su gasto en defensa en 70.000 millones de euros hasta 2025 para suplir las carencias de capacidad existentes. Además, la Comisión Europea quiere trabajar en un modelo de compra conjunta de armas como el que se utilizó durante la pandemia.

Tras el envío de armas a Ucrania, ahora los países europeos tienen las reservas agotadas y por ello el Alto Representant ha asegurado que es el momento para hacerlo juntos."Lo importante es ir juntos. Evitar dividir el mercado, evitar la competencia. Hay que evitar lo que pasó con las vacunas. Todos juntos, todos juntos hará que tengamos mejor precio, mejor calidad y más rapidez"", ha asegurado el Alto Representante de la UE para la política exterior, Josep Borrell.

Uno de los riesgos es que la compra de nuevas armas sin un marco claro pueda perjudicar aún más a un mercado que ya está muy fragmentado. Municiones, granadas y ciertos tipos de misiles han sido las armas que más se han mandado a Ucrania, por lo que los países europeos tienen que volver a llenar esta parte de los arsenales.

Según el analista Pieter Wezeman esta sera la parte fácil. Pero el resto no será sencillo. "Cuando se trata de equipamiento estándar, como la munición, en los que las sumas financieras implicadas no son necesariamente muy elevadas, creo que es bastante razonable esperar que esa cooperación pueda tener lugar. Y de nuevo, en el marco de la OTAN, hemos visto muy buenos ejemplos de ello. Pero cuando hablamos de proyectos de mayor envergadura, cuando hablamos de la adquisición de aviones de combate, barcos, tanques, hay una larga historia de intentos de operar dentro de la UE o dentro de la OTAN, y a menudo han fracasado. Los países han renunciado a la cooperación. Los programas han seguido su propio camino por motivos políticos, técnicos y, en este caso, también relacionados con los intereses creados por sus propias industrias armamentísticas nacionales", ha explicado el experto.

Wezeman también ha advertido que este proceso puede ser muy largo. Los países podrían tardar años o décadas en llegar a acuerdos sobre lo que se va a adquirir, quién lo hará y quién liderará el proceso.