This content is not available in your region

Desacuerdo y bloqueo en el tope de la UE al precio del gas

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso
Kadri Simson, comisaria europea de Energía y Jozef Síkela, ministro checho de Industria y Comercio
Kadri Simson, comisaria europea de Energía y Jozef Síkela, ministro checho de Industria y Comercio   -   Derechos de autor  Olivier Matthys/Copyright 2022 The AP. All rights reserved

Discusión acalorada y puntos de vista muy divergentes. Éstas son algunas de las palabras con las que los ministros de Energía de los Veintisiete han descrito su encuentro de este jueves en Bruselas que ha acabado sin acuerdo.

La clave del conflicto es el tope de 275€/MwH para el precio del gas propuesto por la Comisión Europea. El listón del tope es tan alto que nunca se habría activado en el pasado. Ni siquiera durante el pasado mes de agosto, cuando los precios batieron récord en Europa. Para la mayoría de los Estados miembros, es inaceptable. "El mecanismo tiene tres problemas serios: de diseño, de precio y de condiciones. Es decir, los tres elementos centrales están mal planteados. Parece diseñado precisamente para que nunca jamás se llegue a aplicar y eso nos parece que es una broma de mal gusto por parte de la Comisión", ha asegurado a su llegada Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica de España.

Pero hay un grupo más pequeño de países, encabezados por Alemania y Países Bajos, que no quieren intervenir en el mercado. Y les preocupa el impacto en el suministro de gas en Europa. "La propuesta que está ahora sobre la mesa sobre el mecanismo es defectuosa. Hay mucho riesgo de dañar la seguridad del suministro energético y también la estabilidad del mercado financiero. Así que soy muy crítico con esta propuesta desde un punto de vista diferente al de algunos de mis colegas", ha defendido Rob Jetten, ministro por el Clima y la Política Energética de Países Bajos.

Las divergencias han afectado también a otras dos legislaciones cruciales que deberían haberse aprobado este jueves, las compras conjuntas de gas y el mecanismo de solidaridad entre los Estados miembros.

A pesar de que ya se han acordado de manera informal, algunos Estados miembros no quieren dar la luz verde si no se aprueban a la vez que el tope al gas.