EventsEventosPodcast
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Así es Eva Kaili, la vicepresidenta de la Eurocámara acusada de corrupción

La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Eva Kaili.
La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Eva Kaili. Derechos de autor European Union 2022.
Derechos de autor European Union 2022.
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La parlamentaria griega lleva bajo custodia policial desde el viernes por presuntos sobornos del gobierno de Catar.

PUBLICIDAD

El nombre de Eva Kaili está en boca de todos en Bruselas. La eurodiputada griega fue detenida el viernes por la policía belga en el marco de una "importante investigación" y ha sido acusada de "participación en organización criminal, blanqueo de capitales y corrupción."

Kaili es sospechosa de presiones ilícitas en favor de un Estado del Golfo Pérsico, que los medios belgas han identificado como Catar, la controvertida sede del Mundial de Fútbol de 2022. La política, que cuenta con inmunidad parlamentaria por su posición como eurodiputada, puedo ser detenida ya que se la pilló "in fraganti". Se trata de laúnica circunstancia que desencadena la revocación inmediata de la inmunidad. Su padre, Alexandros, y su pareja, el asistente parlamentario Francesco Giorgi, también fueron arrestados por su presunta participación en la trama.

Pero, ¿quién es exactamente Eva Kaili?

Licenciada en arquitectura, ingeniería civil y asuntos europeos, Kaili comenzó su carrera como periodista en el canal MEGA de su Grecia natal. En 2007 ya era diputada nacional en el Parlamento heleno, como miembro del PASOK, el partido socialdemócrata que entonces era una de las principales fuerzas políticas del país mediterráneo.

Dos años después, el PASOK entró en el Gobierno bajo el liderazgo del primer ministro Yorgos Papandreu. Pero su legislatura fue complicada, ya que tuvo que enfrentarse a graves críticas por su gestión de la crisis de la deuda soberana. Cuando Papandreu sufrió una moción de confianza en 2011, Kaili se negó inicialmente a apoyarle, pero más tarde cambió de opinión. Finalmente, todos los legisladores del PASOK respaldaron a su primer ministro.

Al agravarse la crisis griega, Kaili se presentó como candidata al Parlamento Europeo y fue elegida en 2014. Se unió al grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D), la segunda formación más grande del hemiciclo, y rápidamente fue considerada una eurodiputada accesible. Kaili incrementó su perfil como legisladora al implicarse a fondo en la cada vez más prominente agenda digital de la UE, trabajando en en expedientes complejos como la inteligencia artificial, la ciberseguridad y el blockchain.

A lo largo de los años, ha formado parte de diversas comisiones, incluso como miembro suplente en la Delegación para las Relaciones con la Península Arábiga (DARP). En 2021, su salario como eurodiputada, después de impuestos, ascendía a 7.146 euros al mes, junto con una asignación general mensual de 4.778 euros y el reembolso de gastos de viaje. La ascendente carrera de Kaili alcanzó su punto álgido en enero, cuando fue nombrada una de los 14 vicepresidentes del Parlamento Europeo, un cargo que reflejaba su prestigio entre sus colegas socialistas.

Pero su ascenso político ha llegado a un abrupto final.

Tras su sorprendente detención el viernes, la eurodiputada de 44 años ha sido expulsada del PASOK y suspendida del grupo S&D, mientras que sus bienes personales han sido congelados por las autoridades griegas.

Sus anteriores discursos e intervenciones se han sometido inmediatamente a un nuevo escrutinio y han sido analizados por los medios buscando pistas que pudieran insinuar una relación indebidamente estrecha con Qatar. Las redes sociales muestran que Kaili viajó al país del Golfo a principios de noviembre y mantuvo reuniones de alto nivel con el primer ministro, el ministro de Trabajo y el ministro de Energía de Catar, entre otros.

Semanas después, Kaili pronunció un discurso ante el Parlamento Europeo en el que alabó las reformas laborales de Catar y calificó al país de "buenos vecinos y socios". Pero esa no fue su única afirmación. "Hoy, el Mundial de Catar es la prueba, en realidad, de cómo la diplomacia deportiva puede lograr una transformación histórica de un país, con reformas que han inspirado al mundo árabe", aseguró.

Kaili acusó a los europeos de tener un doble rasero contra Catar porque, en su opinión, estaban deseando comprar su gas natural licuado (GNL) para paliar la crisis energética y, al mismo tiempo, pedían un boicot internacional al Mundial por la explotación laboral de los inmigrantes y la violación de los derechos del colectivo LGBTQ+.

"(Los cataríes) se han decidido a comprometerse con una visión, y se han abierto al mundo. Aun así, algunos aquí piden discriminarlos", dijó en el polémico discurso Kaili. "Les intimidan y acusan de corrupción a todos los que hablan con ellos o se comprometen (con ellos). Pero aun así, se llevan su gas, tienen allí sus empresas que ganan miles de millones", acusó la política griega.

A principios de diciembre, participó en una votación de la comisión de libertades civiles del Parlamento centrada en la liberalización de visados para Kuwait y Catar, que se aprobó con 42 votos a favor y 16 en contra. Sin embargo, Kaili no era miembro de esa comisión. Aunque muchas veces los eurodiputados cubren a compañeros que no pueden acudir a una votación concreta, no está claro por qué estaba allí.

Por su parte, el gobierno de Catar se ha desvinculado del caso. "Cualquier asociación del gobierno catarí con las acusaciones denunciadas carece de fundamento y está gravemente desinformada", ha declarado la misión catarí ante la Unión Europea en un comunicado.

El equipo de Kaili no ha respondido a las llamadas de Euronews. Su despacho en Bruselas permanece precintado, con un papel pegado en la puerta que dice "prohibido el acceso".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Roberta Metsola sobre el escándalo de corrupción: "El Parlamento Europeo está bajo ataque"

El caso Catar se cuela en la sesión plenaria del Parlamento Europeo

Borrell señala que Bruselas seguirá expandiendo sus acuerdos de Defensa