Semana Europea: ¿Puede suceder en Europa lo mismo que en Brasil?

Access to the comments Comentarios
Por Stefan Grobe
Varios países europeos debaten si enviar tanques a Ucrania o no.
Varios países europeos debaten si enviar tanques a Ucrania o no.   -   Derechos de autor  Evgeniy Maloletka/Copyright 2020 The AP. All rights reserved

Nuestro repaso semanal de la actualidad europea empieza con las negociaciones entre varios países sobre su ayuda a Ucrania. Vehículos de infantería, tanques... ni Alemania, ni Polonia ni Estados Unidos se ponen de acuerdo en qué deben mandar a Kíev. Pero el país que lidera Volodímir Zelenski lo tiene claro: necesitan tanques. 

Mientras eso sucede, el resto del mundo ha empezado el año como sucedió en 2021: con un ataque a las instituciones democráticas de un país. Si en 2021 fue en Estados Unidos y por parte de los seguidores de Donald Trump, ahora ha sido en Brasil y por parte de aquellos que apoyan a Jair Bolsonaro.

Para saber si algo así podría suceder en Europa hablamos con Panos Panayotu, politólogo y director del Grupo de Investigación sobre Populismo de la Universidad de Loughborough, en el Reino Unido.

Este tipo de negacionismo electoral violento que hemos visto en Estados Unidos y ahora en Brasil, ¿es posible en Europa?

Para abordar esta cuestión, debemos considerar los crecientes vínculos entre ciertos partidos y políticos de derecha radical o de extrema derecha. Lo que estamos presenciando últimamente es la aparición de una forma peculiar de nativismo internacional occidental, o dicho de otro modo, la aparición de una Internacional nacionalista. Puede que a algunos les suene paradójico, porque tendemos a pensar en los nacionalistas como actores que se repliegan sobre sí mismos. Pero últimamente vemos un intento de estrechar lazos entre ellos. Y no olvidemos que en 2015 crearon su propio grupo político en el Parlamento Europeo. También organizan ciertas reuniones por toda Europa en las que reúnen a figuras de extrema derecha de Hungría, de Austria, de Polonia. Este intento de reforzar los vínculos entre los partidos de derecha radical no se limita a Europa. Se expande al otro lado del Atlántico. Así que, en ese sentido, sí, creo que esto podría ocurrir en Europa con figuras como Orban, por ejemplo.

¿Por qué en el siglo XXI la democracia apenas parece sostenerse, por qué esta dramática disminución de la confianza en las instituciones democráticas?

 Un aspecto clave que comparten los acontecimientos de este 8 de enero y los del 6 de enero de 2021 es el uso de las redes sociales para difundir la desinformación y las teorías conspirativas. Todo lo que sucedió en el 2021 estuvo motivado, bueno por Trump. Pero lo más importante es que los agitadores también estaban motivados por los espacios online dominados por las teorías conspirativas de QAnon y los grupos de extrema derecha que difunden desinformación sobre elecciones robadas y fraude electoral. Hemos visto algo muy, muy similar en Brasil. En Brasil esta campaña de desinformación empezó en octubre, despues vino la primera ronda de votación y antes de eso ya estaban construyendo narrativas para "detener el robo electoral" y pedían un golpe de estado si Bolsonaro perdia las elecciones.

¿Es el populismo peligroso, incluso un enemigo de la democracia?

Panayotu: Deberíamos ser más cuidadosos a la hora de etiquetar estos sucesos y a sus actores clave, creo que deberíamos llamarlos por lo que realmente son. Y lo que realmente son son extremistas de extrema derecha. Lo que realmente son es nacionalistas, racistas, sexistas y, en muchos casos, fascistas. Así que el populismo no es lo que realmente define a estos actores. Es su nativismo, que es una combinación de nacionalismo y xenofobia. Y lo que también los define es su autoritarismo.

Para saber más haga clic en el reproductor.