"La situación en Moldavia depende de la guerra en Ucrania"

Natalia Gravilita durante su visita a Bruselas.
Natalia Gravilita durante su visita a Bruselas. Derechos de autor Virginia Mayo/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Efi Koutsokosta
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La primera ministra de Moldavia, Natalia Gravilita, ha asegurado que se están viendo elementos de una "guerra híbrida" por parte de Rusia.

PUBLICIDAD

La primera ministra de Moldavia, Natalia Gravilita, ha visitado Bruselas casi siete meses después de que la UE concediera a Moldavia el estatus de país candidato al bloque. Moldavia es uno de los países considerados en riesgo por la invasión rusa de Ucrania y se teme que Rusia pueda explotar su dependencia económica y energética.

La Comisión Europea puso la semana pasada sobre la mesa 145 millones de euros para el país y asegura que seguirá apoyando su economía y su seguridad energética.

La primera ministra de Moldavia ha asegurado a Euronews que el país se ha visto muy afectado por el impacto de la guerra. "Esperábamos un crecimiento del 5% en 2022 y, en cambio, hemos visto un descenso del crecimiento económico del 5,5%. Tenemos una inflación muy alta y, por ejemplo, la factura del gas subió siete veces, la tarifa de la electricidad subió tres veces. Y aunque tenemos un programa de asistencia social específico, las facturas de la gente han aumentado drásticamente", ha lamentado Gravilita.

Gravilita ha asegurado que Rusia está explorando nuevas formas para intentar desestabilizar el país. "Estamos viendo elementos de guerra híbrida. Vemos, por ejemplo, fuerzas prorrusas que intentan desestabilizar políticamente el país mediante protestas pagadas, que se calmaron rápidamente cuando los oligarcas que huyeron de Moldavia fueron incluidos en las listas de sanciones y se restringieron sus flujos de dinero. Estamos asistiendo a ciberataques. En 2022, hemos sufrido los mayores ciberataques en 2022 de la historia de nuestro país, y estamos viendo amenazas de bomba", ha asegurado la política.

Además, Moldavia sigue viendo con preocupación la situación en la región separatista prorrusa de Transnistria. La estrecha franja de tierra de casi 200 kilómetros de largo y 30 kilómetros de ancho entre el río Dniéster y la frontera oriental de Moldavia con Ucrania, se separó del país en 1992, pero no está reconocida como Estado soberano ni por la comunidad internacional ni, de hecho, por Rusia. "Consideramos que la situación en nuestra región separatista de Transnistria es frágil pero estable, y siempre hemos dicho que gran parte de la situación en Moldavia dependerá de la evolución de la guerra en Ucrania. Vemos a los valientes ucranianos muy resilientes y luchando por la seguridad no sólo de su país, sino también por la seguridad de Moldavia y en general por los valores que nosotros, como europeos, profesamos", ha defendido la política.

Gravilita también ha asegurado que el país está viviendo un aumento de la inmigración ilegal por parte de personas que se aprovechan del conflicto en Ucrania. La primera ministra ha apuntado que las cifras no son muy elevadas, pero que se debe garantizar que no aumenten.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE promete ayudar a Moldavia para hacer frente a su crisis energética

Semana Europea: ¿Se ha hartado la UE de la guerra en Ucrania?

Los países de la UE deben frenar la inmigración irregular para evitar el auge de la extrema derecha, según Manfred Weber