EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Las ONG abogan por una reconstrucción más sostenible de Ucrania

Organizaciones como Greenpeace o Eco Action afirman una reconstrucción más sostenible ofrecerá más resistencia a los ataques de la guerra.
Organizaciones como Greenpeace o Eco Action afirman una reconstrucción más sostenible ofrecerá más resistencia a los ataques de la guerra. Derechos de autor Oleksandr Popenko/ Oleksandr Popenko / Greenpeace
Derechos de autor Oleksandr Popenko/ Oleksandr Popenko / Greenpeace
Por Anna Conkling
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Organizaciones como Greenpeace o Eco Action afirman una reconstrucción más sostenible ofrecerá más resistencia a los ataques de la guerra.

PUBLICIDAD

Un hospital ucraniano destruído por un ataque ruso con misiles se ha convertido en un modelo de energía limpia para el futuro de las infraestructuras del país, a pesar de que la guerra en el país no cesa.

La destrucción del pequeño hospital de Horenka, un pueblo a las afueras de Kiev, se produjo en el primer mes de la invasión rusa. Los bombardeos alcanzaron el recinto del hospital, dejando las ventanas del edificio destrozadas, su exterior dañado y el suministro eléctrico dañados.

Las secuelas convirtieron el hospital, que antes atendía a una población de entre 10 000 y 12 000 pacientes de cuatro pueblos diferentes, en un ejemplo de las brutalidades de la guerra de Vladímir Putin y lo dejaron con una factura de 56 000 euros para la reconstrucción de la calefacción.

"Yo, con otro médico, estaba en el hospital. Atendíamos y vacunábamos a la gente", explica a Euronews la doctora Olena Opanasenko, que trabaja en el hospital. "Fue el 25 de febrero de 2022 cuando se cortó la electricidad del hospital, y esta no volvió hasta mayo", explicó.

El hospital de Horenka es uno de los 330 destruidos en todo el país a finales de diciembre de 2022, según un informe de la Escuela de Economía de Kiev. En total, el país ha sufrido daños en infraestructuras por valor de al menos 129 000 millones de euros.

Los debates en torno a cómo Ucrania podrá reconstruirse tras la guerra han llevado a algunos a sugerir que la tarea requerirá diseños acelerados que pasen por alto los objetivos del país, fijados en el Acuerdo de París sobre el Clima antes de la guerra, de reducir las emisiones de CO2 en un 65 % para 2030.

Los hospitales son una de las infraestructuras más importantes

Pero algunas ONG locales y ecologistas -Greenpeace Europa Central y Oriental (CEE), Eco Action, Eco Club y Victory of Ukraine- se propusieron demostrar que el hospital puede reconstruirse rápidamente para satisfacer las necesidades de la población local, pero también de forma que siga siendo resistente a futuros ataques y cree una red de energía limpia que reduzca los costes de consumo.

"Es muy difícil para la gente recibir esta ayuda médica en otro lugar de la zona, ya que muchos hospitales resultaron dañados en la zona. Los hospitales son una de las infraestructuras más importantes que hay que reconstruir ahora, mientras la gente está volviendo, como en el caso de Horenka", declaró a Euronews Denys Tsutsaiev, responsable de campañas de Greenpeace CEE.

"Reconstruir rápido puede significar que no se utilice la mejor tecnología, que no se haga el mejor análisis de las necesidades de la gente de la región. Esto no favorece la capacidad de recuperación futura de los ucranianos", añadió.

Oleksandr Popenko/ Oleksandr Popenko / Greenpeace
Una casa en HolenkaOleksandr Popenko/ Oleksandr Popenko / Greenpeace

El trabajo sobre el terreno en el hospital comenzó el pasado otoño, cuando se acercaba rápidamente la temporada de calefacción en Ucrania y Rusia bombardeaba el país con constantes ataques de misiles.

"Los cortes de electricidad eran muy frecuentes. Decidimos que si instalábamos el sistema de energía solar, que tendrá almacenamiento en baterías, este hospital podría seguir funcionando sin interrupciones durante todo el tiempo", explicó Tsutsaiev.

Con cada nuevo ataque surgían problemas, se produjeron retrasos cuando hubo cortes de electricidad, lo que obligó a detener el proyecto, y tuvieron que esperar dos meses a que el equipo para el sistema solar fuera transportado al hospital.

Pero al final se instalaron en el edificio infraestructuras de energía limpia, como una bomba de calefacción -que toma el calor del suelo o del aire alrededor de un edificio y lo eleva a una temperatura que mantendrá el hospital caliente en su interior- y un sistema híbrido de energía solar que utiliza paneles solares para producir energía durante el día y utilizarla cuando no hay luz solar.

Así se redujeron en un 80 % los gastos de calefacción y se redujeron las emisiones de CO2, uno de los principales responsables del cambio climático, según Tsutsaiev.

"Antes de la guerra, me interesaba salvar el medio ambiente", explica Sergiy Regeda, voluntario de Victory of Ukraine. "Veía diferentes documentales, aprendía más sobre esto, sobre reciclaje, sobre energía limpia. Y ahora, tengo acceso directo a ello".

"Ahora podemos ver de primera mano cómo funciona esto, cómo podemos aplicarlo realmente en nuestro municipio. Así que eso es lo que estamos haciendo", añadió.

Otros municipios

La necesidad del Hospital Horenka se observa cada día, con unos 50 y 60 pacientes que visitan a los médicos, se vacunan y se someten a revisiones y exámenes ginecológicos. En una sala aparte, Médicos Sin Fronteras ayuda a los supervivientes de traumas rusos a recuperarse de sus heridas.

Con su red de energía limpia, el hospital también está preparado para cualquier ataque futuro.

PUBLICIDAD

El sistema de energía solar "cubre prácticamente el 100 % de las necesidades del hospital durante el día, y si hay un corte de energía durante la noche, hay una batería que prácticamente puede aguantar hasta la noche, por lo que la infraestructura crítica del hospital sigue funcionando, las neveras y las luces de emergencia", dijo Tsutsaiev.

Pero aunque el uso de energías limpias tiene sus ventajas, también presenta inconvenientes, como la posibilidad de que los equipos fallen y la dificultad para conseguir repuestos en caso necesario, debido a la escasez en el mercado y a la necesidad de importar todos los equipos del extranjero, explicó Tsutaiev.

Sin embargo, Greenpeace ha enseñado al personal del hospital a sortear cualquier posible perturbación, por ejemplo a vigilar la central solar, atajar los problemas en cuanto surgen, controlar el consumo de energía y cambiar su comportamiento para reducir el consumo si es demasiado alto.

Ahora, la ONG espera repetir el logro en otras zonas de Ucrania. "Estamos promoviendo activamente el ejemplo del hospital entre otros municipios para que incluyan estas ideas en su plan de reconstrucción y reproduzcan también este proyecto".

"Estamos intentando que [el personal] se familiarice más con los sistemas. Y, por supuesto, sabemos que esto es como un modelo a seguir para otros".

PUBLICIDAD

Un aspecto en el que coinciden tanto Greenpeace como Victory for Ukraine es que reconstruir Ucrania deprisa no es una opción sostenible, ni para el medio ambiente ni para las generaciones futuras que vivan en una Ucrania libre.

"Si hablamos de la restauración de industrias, empresas e infraestructuras sociales, lo más importante es que la restauración se realice de acuerdo con los nuevos estándares mundiales, modernos, económicos, energéticamente eficientes y ecológicos", afirmó Regeda.

"Estoy seguro de que nuestros planes tendrán éxito. También es muy importante restaurar los hogares destruidos, porque millones de ucranianos han perdido sus casas y pisos. Estoy seguro de que, tras nuestra victoria, todos volverán a sus casas, y los que las perdieron tendrán otras nuevas, incluso mejores", añadió.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cambium: Una comunidad pionera en el reciclaje y la reutilización

Ucrania | Zelenski se presenta en la ciudad reconquistada de Jersón

Internacional Nacionalista: Las (muchas) caras de la derecha radical en Europa