Grecia bajo la lupa de Bruselas ante las imágenes de una devolución en caliente

La ruta del Egeo es una de las más transitadas en el Mediterráneo.
La ruta del Egeo es una de las más transitadas en el Mediterráneo. Derechos de autor AP Photo/Michael Varaklas
Derechos de autor AP Photo/Michael Varaklas
Por Alice Tidey
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La Comisión Europea ha pedido una investigación independiente sobre las acusaciones de que las autoridades llevaron a cabo una expulsión ilegal de inmigrantes en abril y ha advertido de que podría tomar "medidas formales" contra el país.

PUBLICIDAD

Bruselas ha advertido este lunes de que está dispuesta a "tomar medidas formales" contra Grecia por una supuesta devolución en caliente de migrantes este año, tras la publicación de una investigación del New York Times que supuestamente muestra a las autoridades obligando a los migrantes a subir a una lancha neumática y abandonándolos en el mar.

"Mis servicios han enviado una petición formal a las autoridades griegas para que este incidente se investigue de forma completa e independiente", ha escrito en Twitter la comisaria de Interior, Ylva Johansson.

"Es necesario que las autoridades griegas hagan un seguimiento adecuado, también sobre la base del nuevo mecanismo de supervisión independiente, y la Comisión Europea está dispuesta a tomar medidas formales, según proceda", ha añadido.

Un vídeo filmado en la isla griega de Lesbos por un activista el 11 de abril y compartido por el New York Times la semana pasada muestra cómo un grupo de 12 solicitantes de asilo, entre los que hay niños y un bebé de 6 meses, son trasladados de una furgoneta sin matrícula a una embarcación de la Guardia Costera griega y, finalmente, a una barca hinchable abandonada en medio del mar Egeo. Esto constituiría una expulsión ilegal y violaría la legislación internacional y de la UE.

Al ser contactado por Euronews, el gobierno griego ha declinado hacer comentarios.

Las ONG llevan años acusando a las autoridades griegas de llevar a cabo este tipo de devoluciones, que Atenas siempre ha negado. Las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades griegas sobre tales acusaciones han absuelto a los organismos gubernamentales de cualquier irregularidad.

Sin embargo, un informe de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), filtrado a finales del año pasado, reveló que Frontex, la agencia de fronteras del bloque, encubrió varios casos de expulsión por parte de las autoridades griegas en el mar Egeo entre 2020 y 2021.

El escándalo llevó al entonces jefe de Frontex a dimitir, y su sucesor, Hans Leijtens, declaró a la prensa a principios de año que, dado que las devoluciones son ilegales, él sería "responsable de que mi gente no participe en nada que se llame devolución. Creo que eso está absolutamente claro. Ese es el marco legal en el que trabajo".

Mientras tanto, Bruselas también había exigido a Grecia la creación de una autoridad de control independiente que investigara las denuncias de "devoluciones en caliente" como condición para liberar la financiación de la UE para las operaciones de guardacostas en el mar Egeo. Esta autoridad lleva ya un año funcionando y debería ser la encargada de investigar estas últimas acusaciones.

"Debe haber una investigación en profundidad a nivel nacional para establecer las circunstancias que están en juego, la veracidad de lo que se ha visto, de lo que se ha informado en el artículo (del New York Times). Y luego, en función de todo eso, tomaremos, por supuesto, las medidas que sean necesarias y las acciones que sean precisas", ha dicho el lunes una portavoz de la Comisión Europea.

"No vamos a sacar conclusiones y anunciar acciones o actividades que tomemos antes de conocer las conclusiones de esa investigación que se llevará a cabo a nivel nacional", ha añadido la portavoz.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los miembros del Parlamento griego juran el cargo un día antes de su disolución

La inmigración en la UE está rota. Es poco probable que Bruselas pueda arreglarla.

El eurodiputado ultraderechista Krah mantiene su candidatura pese a la detención de su asistente