Técnicas vanguardistas para devolver parte de su historia a la Glacière d'Étel

En colaboración con The European Commission
Técnicas vanguardistas para devolver parte de su historia a la Glacière d'Étel
Derechos de autor euronews
Por Galina PolonskayaEuronews
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La Glacière d'Étel es uno de los edificios más emblemáticos de Bretaña. La edificación ha sido restaurada recientemente. El proceso ha supuesto todo un reto. Entre los problemas para renovar este edificio estaba el hecho de encontrar técnicas para renovar el hormigón.

La Glacière d'Étel es uno de los edificios más emblemáticos de Bretaña. Con el techo construido en forma de olas, producía 60 toneladas de hielo al día, para el puerto local, en la década de 1950. La edificación ha sido restaurada recientemente. El proceso ha supuesto todo un reto.

"Había amoníaco en el edificio. El amoníaco tiene tendencia a causar daños en el hormigón. Había agua de mar. Durante unos veinte años, más o menos, el edificio estuvo abandonado, y había filtraciones a través de las bóvedas. Así que, tuvimos que rehacer todo el hormigón, limpiar las bóvedas, tratar el acero... Conservamos las vigas, pero los tablones quedaron destrozados y fueron reconstruidos. Quedaron las bóvedas y las paredes, pero fue necesario cambiar todo lo demás", declara Étienne Pigeon, teniente de alcalde de Étel.

"Entre los problemas para renovar este edificio estaba el hecho de encontrar técnicas para renovar el hormigón. Nos dimos cuenta de que hay muy pocos hormigones que se renueven. Por ejemplo, en el caso de las bóvedas, que estaban en muy mal estado, se reforzaron con una película de carbono, y cemento por debajo. Hay muy pocos edificios en los que haya una especie de emparedado de carbono entre dos capas de elementos, para reforzarlo. Este es el caso. Así que, utilizamos técnicas muy modernas para conservar los hormigones en un edificio antiguo. Eso es lo curioso. Contamos con muestras de los hormigones, que se enviaron a laboratorios a Toulouse, para observar en qué estado se degradaban los hormigones, para ver si era necesario ir aún más lejos con la restauración, o si lo que habíamos hecho era suficiente. Así que, fuimos bastante lejos, y utilizamos técnicas vanguardistas", concluye Étienne Pigeon.

Compartir esta noticia

Noticias relacionadas

Muere a los 101 años la artista Françoise Gilot, musa y compañera de Pablo Picasso