EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La UE seguirá "criticando" a Túnez por su vulneración de derechos a pesar del acuerdo, dice Bruselas

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson.
La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson. Derechos de autor AP Photo/Virginia Mayo
Derechos de autor AP Photo/Virginia Mayo
Por Vincenzo GenoveseAlice Tidey
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La Unión Europea "necesita trabajar" con Túnez para frenar el flujo de llegadas irregulares de inmigrantes, pero seguirá criticando al Gobierno si ataca los derechos humanos cuando sea necesario, ha asegurado el miércoles Ylva Johansson.

PUBLICIDAD

La Unión Europea "necesita trabajar" con Túnez para frenar el flujo de llegadas irregulares de inmigrantes, pero seguirá criticando a su Gobierno cuando sea necesario, ha asegurado este miércoles Ylva Johansson.

El bloque anunció el domingo que este año enviará 100 millones de euros a Túnez para la gestión de fronteras, la búsqueda y rescate, la lucha contra el contrabando y retorno, y que está dispuesto a proporcionar otros 1.000 millones de euros de ayuda macrofinanciera si el país lleva a cabo algunas reformas.

El anuncio, realizado durante una visita a Túnez de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la primera ministra de Italia Giorgia Meloni y el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, ha sido denunciado como "chantaje" por una ONG local, el Foro Tunecino por los Derechos Económicos y Sociales.

Al presidente de Túnez, Kais Saied, se le acusa de haber orquestado una toma de poder y un retroceso democrático que han agravado aún más una difícil situación financiera que ha obligado al país a pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional. También ha sido criticado por avivar el sentimiento racista y la violencia contra los inmigrantes.

Al ser preguntada por Euronews sobre si la UE puede confiar en que las autoridades tunecinas respeten los derechos humanos de los inmigrantes, la comisaria de Interior, Ylva Johansson, ha asegurado que "no es blanco o negro".

"Hay puntos que hemos criticado y probablemente seguiremos criticando no sólo en Túnez, sino también en otros países socios. Pero al mismo tiempo, tenemos que trabajar con ellos".

"No es una situación de blanco o negro. Tenemos que sacar lo mejor de la situación, pero eso, por supuesto, significa que en algunos casos también tenemos que criticar", ha dicho. Johansson ha descrito el acuerdo de 100 millones de euros con Túnez como "un buen ejemplo de un enfoque global de la inmigración".

"Trabajaremos juntos para luchar contra los traficantes, para proteger las fronteras, para asegurarnos de que los que están en Túnez y quieren irse y volver a sus países de origen puedan hacerlo voluntariamente con apoyo para la reintegración, que invertiremos en vías legales y que los tunecinos están de acuerdo en que los ciudadanos tunecinos deben ser devueltos y reintegrados en la sociedad", ha dicho a Euronews.

'Nuestra política migratoria no funciona bien hoy en día'

El año pasado se detectaron unos 330.000 cruces irregulares en la frontera exterior de la UE, un 64% más que el año anterior y la cifra más alta desde 2016.

El número de solicitudes de asilo presentadas en la UE ha sido el más alto desde 2016, con 962.000. Estas cifras disparadas impulsaron a los Estados miembros a alcanzar finalmente, tras siete años de prolongados debates, un acuerdo la semana pasada para renovar la política de migración y asilo de la UE.

El acuerdo, aprobado por mayoría cualificada y que aún debe negociarse con el Parlamento Europeo, está relacionado con los dos pilares principales del llamado Nuevo Pacto sobre Migración y Asilo: un sistema de solidaridad obligatoria para gestionar la llegada de solicitantes de asilo y un marco común para agilizar los procedimientos fronterizos.

Sólo dos Estados miembros -Hungría y Polonia- se han opuesto al acuerdo, según el cual los países elegirían entre aceptar a un número determinado de solicitantes de asilo reubicados, pagar el retorno de los solicitantes rechazados a su país de origen o financiar ayudas operativas como infraestructuras y personal.

Pero Johansson ha insistido en que "todos los Estados miembros tienen que cumplir el reglamento" y ha dicho que el ejecutivo de la UE también "creará un grupo de trabajo especial de aplicación" para garantizar su correcto despliegue. "Y, por supuesto, es función de la Comisión asegurarse de que todos los Estados miembros cumplen la legislación de la UE", ha añadido.

También se ha mostrado "muy optimista" de que los colegisladores puedan concluir las negociaciones y aprobar el reglamento antes de que finalice el mandato de la Comisión, a mediados de 2024.

Su entrevista con Euronews se ha producido pocas horas después de que decenas de inmigrantes murieran frente a la costa sur de Grecia tras volcar y hundirse el pequeño barco pesquero en el que se encontraban. "Creo que esto es una señal de por qué nuestra política migratoria no funciona bien hoy en día", ha lamentado.

El Nuevo Pacto, ha añadido, "contribuirá realmente a romper el modelo de negocio de los traficantes" y también "ayudará a las vías legales y a la recepción humana de quienes solicitan asilo".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cientos de migrantes africanos bloqueados en Libia por las autoridades tunecinas

Le Pen, Wilders y sus aliados se reúnen en Bruselas para crear un supergrupo de extrema derecha en la UE

Un ataque ruso en la ciudad ucraniana de Kryvyi Rih deja varios muertos