EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Los países de Europa del Este piden la ampliación a la prohibición sobre el grano ucraniano

Ucrania es uno de los principales productores mundiales de trigo y maíz, de los que dependen decenas de países de renta baja.
Ucrania es uno de los principales productores mundiales de trigo y maíz, de los que dependen decenas de países de renta baja. Derechos de autor Efrem Lukatsky/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Efrem Lukatsky/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La polémica intermitente sobre las importaciones libres de aranceles de cereales ucranianos a la Unión Europea vuelve a estar sobre la mesa.

PUBLICIDAD

Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria han presentado una petición conjunta para prorrogar las prohibiciones temporales sobre el grano ucraniano hasta finales de año, aunque Bruselas había insistido en que las medidas se eliminarían definitivamente el 15 de septiembre.

Según las prohibiciones, el trigo, el maíz, la colza y las semillas de girasol procedentes de Ucrania pueden transitar por los cinco países de Europa Oriental, pero no permanecer en sus mercados para consumo interno o almacenamiento. La coalición oriental afirma que esta lista de productos objetivo debe "permanecer abierta" y posiblemente abarcar mercancías "distintas de los cereales y las semillas oleaginosas", algo que la Comisión Europea había descartado previamente.

"En caso de que no se amplíe la medida preventiva, esto tendrá un profundo impacto en los Estados miembros de primera línea sobre los precios y la capacidad de almacenamiento, que es esencial para que el grano pueda cosecharse", han escrito los países en un documento común.

La idea se ha debatido este martes durante una reunión de ministros de Agricultura y Pesca de la UE en Bruselas, en la que se han visto varias opiniones divergentes. "Las importaciones de Ucrania han provocado una caída de los precios de los cereales y las oleaginosas, acarreando así grandes pérdidas a los agricultores rumanos, que se encuentran en la muy difícil situación de vender sus productos a precios inferiores a los costes de producción", ha apuntado Florin-Ionuț Barbu, ministro de Agricultura y Desarrollo Rural de Rumanía.

"Desgraciadamente, las ayudas concedidas siguen siendo escasas en comparación con las pérdidas sufridas por los productores y sólo resuelven parcialmente la difícil situación", ha asegurado Barbu.

Su homólogo francés, Marc Fesneau, ha advertido del peligro de "ir por libre" y ha subrayado la necesidad de actuar colectivamente para encontrar "soluciones inteligentes" basadas en datos económicos. Francia es uno de los países que han expresado su malestar por las medidas que sólo permiten el tránsito y su impacto en el mercado único.

"Estamos revisando la cuestión cada tres meses. Personalmente, me gustaría que la Comisión adoptara una estrategia más a medio plazo", ha declarado Fesneau antes de la reunión en Bruselas. "No podemos limitarnos a enfrentarnos a las crisis según van surgiendo", ha apuntado.

Mientras tanto, Lituania ha desvelado su propia propuesta: un plan para reforzar la ruta báltica simplificando los trámites administrativos en la frontera polaco-ucraniana y despachando aduanas directamente en el puerto de Klaipėda para ahorrar tiempo y aumentar la capacidad de carga.

"La infraestructura del Báltico puede convertirse en una ruta de tránsito viable y fiable para los productos ucranianos. Los puertos marítimos del Báltico tienen una gran capacidad de manipulación de productos agrícolas, con un total de 25 millones de toneladas anuales sólo de cereales", declaró el gobierno lituano en una carta dirigida a la Comisión Europea.

Al final de la reunión del martes, Janusz Wojciechowski, comisario europeo de Agricultura, ha expresado su apoyo al planteamiento lituano y ha dicho que requeriría financiación adicional para que funcionara. Sobre la cuestión del grano ucraniano, Wojciechowski ha avanzado que el Ejecutivo presentaría un análisis de mercado antes de mediados de septiembre, con la posibilidad de examinar las aves de corral y las frutas, dos productos que preocupan a Polonia.

"Hay distintas posturas, pero existe una buena comprensión de la gravedad de la situación", ha insistido Wojciechowski.

Cereales atacados

El nuevo debate se ha visto impulsado por la decisión del presidente de Rusia Vladimir Putin la semana pasada de retirarse del corredor del Mar Negro e iniciar una brutal campaña de ataques contra las terminales de grano y los puertos marítimos de Ucrania.

Durante el año pasado, el acuerdo del Mar Negro, una iniciativa respaldada por Naciones Unidas y Turquía, permitió el transporte de 33 millones de toneladas de grano y alimentos desde Ucrania a países de todo el mundo, incluidas naciones de bajos ingresos como Bangladesh, Egipto, Túnez, Libia, Etiopía, Yemen, Afganistán y Sudán.

El abrupto colapso de esta ruta comercial, cuyo funcionamiento se había vuelto cada vez más precario ante las especulaciones de que Moscú se retiraría, ha vuelto a desorganizar las cadenas de suministro mundiales y ha empujado aún más al alza los precios de las materias primas.

"Estamos muy preocupados por esta situación, pero no nos sorprende. No es la primera vez que Rusia utiliza los alimentos como arma", ha lamentado Wojciechowski.

Las huelgas rusas también han renovado la atención sobre los llamados "carriles de solidaridad" de la UE, los pasos terrestres y fluviales que el bloque ha facilitado para ayudar a Kiev a transportar sus suministros de grano en tiempos de guerra. La iniciativa se vio impulsada por un régimen comercial especial que eximía de aranceles y derechos a una amplia gama de exportaciones ucranianas.

Los "carriles solidarios" han permitido hasta ahora transportar 41 millones de toneladas de alimentos y 36 millones de toneladas de productos no agrícolas, según datos publicados por la Comisión Europea.

Pero la afluencia de cereales ucranianos a bajo precio ha provocado una intensa respuesta en Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria, que se quejan de que la superabundancia está llenando los almacenes, deprimiendo los precios para los agricultores locales y distorsionando sus mercados interiores.

PUBLICIDAD

Ante las amenazas de restricciones nacionales descoordinadas, la Comisión Europea se apresuró a negociar un acuerdo que imponía "medidas preventivas excepcionales y temporales" a cuatro cultivos ucranianos: trigo, maíz, colza y semillas de girasol, los considerados de mayor efecto perturbador.

Desde mayo, estos productos sólo pueden transitar por los cinco países del Este, lo que significa que no pueden almacenarse en su territorio ni comprarse para consumo interno. En su lugar, se envían directamente a otros Estados miembros, como España, Italia y los Países Bajos, o se envían a países en desarrollo de todo el mundo.

A principios de junio, la Comisión Europea tomó la decisión de prorrogar las prohibiciones hasta el 15 de septiembre, advirtiendo de que la eliminación sería definitiva. La prórroga se aprobó a pesar de las objeciones expresadas por las autoridades de Kiev, incluido el propio presidente Volodímir Zelenski, y de las "serias preocupaciones" planteadas por Alemania, Francia y otros 10 Estados miembros en una carta conjunta.

"Hoy tenemos esta prohibición temporal que es necesaria porque, de lo contrario, los agricultores de los países de primera línea no habrían sobrevivido a esto", ha dicho Wojciechowski. "Esperemos que encontremos una solución y el corredor del Mar Negro vuelva a quedar libre".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Rusia | Condenado a 14 años de cárcel el fundador de una empresa de ciberseguridad por alta traición

La ciudad de Odesa trata de evaluar los daños causados por los recientes ataques rusos

Pedro Sánchez y el 'mapache de TikTok': El PSOE abre campaña a las Europeas a golpe de 'meme'