EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Alexander Schallenberg, ministro de Exteriores de Austria: "La adhesión debe basarse en los méritos"

El ministro de Asuntos Exteriores de Austria, Alexander Schallenberg, en una reunión de ministros de Exteriores de la UE, en Bruselas, el 22 de mayo de 2023
El ministro de Asuntos Exteriores de Austria, Alexander Schallenberg, en una reunión de ministros de Exteriores de la UE, en Bruselas, el 22 de mayo de 2023 Derechos de autor Virginia Mayo/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Virginia Mayo/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Stefan GrobeEuronews en español
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El apoyo occidental a Ucrania parece estar flaqueando, con la guerra aproximándose poco a poco hacia su segundo año.

PUBLICIDAD

Bienvenidos al Estado de la Unión. Desde que comenzaron su contraofensiva en junio, las fuerzas ucranianas han estado atacando territorio ruso prácticamente todos los días, con drones, misiles o artillería.

Ahora, a los aliados occidentales de Kiev les preocupa que Ucrania esté agotando rápidamente sus reservas de munición. Y esto no podría llegar en peor momento, ya que el apoyo a Ucrania está de hecho flaqueando.

En Estados Unidos, el Congreso aprobó un presupuesto a corto plazo sin ninguna ayuda para Ucrania. Y más cerca de casa, las elecciones en Eslovaquia han llevado al poder —a falta de las reuniones pertinentes para lograr formar gobierno— al populista y prorruso Robert Fico.

Eslovaquia y la gente de Eslovaquia tienen problemas más graves que Ucrania
Robert Fico
Ganador de las elecciones generales de Eslovaquia

Si consigue formar un Gobierno de coalición, Fico se convertirá en primer ministro por cuarta vez. Durante su campaña, lanzó mensajes prorrusos y antiestadounidenses, y la misma noche de las elecciones envió un mensaje no muy reconfortante a los ucranianos:

"Eslovaquia y la gente de Eslovaquia tienen problemas más graves que Ucrania. Es todo lo que puedo decir en este momento".

Un Gobierno dirigido por Fico podría añadir grietas al muro europeo de apoyo a Ucrania que la Unión Europea trataba de exhibir esta misma semana. Por primera vez, un Consejo de Asuntos Exteriores se reunía fuera de territorio del bloque, concretamente en Ucrania.

A diferencia del próximo primer ministro eslovaco, el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, se mostró inquebrantable en su apoyo a Ucrania, quizá incluso adelantándose a los acontecimientos.

"Sin duda, el compromiso de seguridad más fuerte que podemos dar a Ucrania es la adhesión a la Unión Europea", llegó a decir el español.

Schallenberg y la importancia de la "meritocracia"

Integrar a Ucrania, devastada por la guerra, y a otros candidatos supondría una ampliación histórica del bloque. Tan histórica que de hecho los Estados miembros están cada vez más divididos sobre esta cuestión.

Euronews ha hablado del asunto con Alexander Schallenberg, ministro de Asuntos Exteriores de Austria.

Euronews: Como ya hemos mencionado, Josep Borrell ha dicho que la adhesión a la Unión sería el compromiso de seguridad más firme que Bruselas podría dar a Ucrania. ¿Significa eso que se está dando a Ucrania cierta holgura en este asunto y que los argumentos de seguridad pesan más que otros aspectos como el Estado de derecho o la buena gobernanza?

Schallenberg: La ampliación es nuestra mayor y más importante herramienta geoestratégica. No es un empeño burocrático. Lo hemos demostrado como comunidad en el pasado, pensemos en la adhesión de Grecia, España o Portugal, donde salvaguardamos la joven democracia. 

Por tanto, ahora debería prevalecer el mismo pensamiento. Pero no puede ser que algunos países vayan por la vía rápida y otros se queden al margen. Creo que eso sería un grave error geoestratégico de la Unión Europea. Tiene que seguir basándose en los méritos. No puede haber atajos para unos y no para otros. Así que, por decirlo en pocas palabras, no queremos "Rebelión en la granja" entre los países candidatos: "Todos los países candidatos son iguales, pero algunos son más iguales que otros". Este no es el enfoque que deberíamos tener.

La adhesión tiene que seguir basándose en los méritos. No puede haber atajos para unos y no para otros
Alexander Schallenberg
Ministro de Asuntos Exteriores de Austria

Euronews: En cuanto a los Balcanes Occidentales, su Gobierno apoya la idea de una integración gradual de esos países hasta 2024, en el camino hacia la plena adhesión. ¿Cuál es su plan?

Schallenberg: No es solo para los Balcanes Occidentales. Creemos que la integración gradual también sería la respuesta para Ucrania. La cuestión es que tenemos que dejar atrás el pensamiento binario: o cero, "no eres miembro", o uno, "eres miembro de pleno derecho". Este enfoque ha demostrado ser erróneo en los Balcanes. 20 años después de Salónica, no hemos llegado a ninguna parte

Así que hay que reconocer que la ampliación es también una empresa geoestratégica. Y en lugar de esperar a que todo esté acordado... Piense en la agricultura en Ucrania, en la política de cohesión en Ucrania o en otros países. Deberíamos adoptarlas, incorporarlas.

Euronews: Ahora mismo, la situación entre Serbia y Kosovo es de lo más tensa. Y la idea de que dos futuros miembros de la Unión Europea se enfrenten violentamente es un poco desconcertante. ¿Qué opina?

Schallenberg: ¿Hemos perdido toda autoestima? ¿Cuál era la idea de la integración europea? ¿Cuál era, al principio? Segunda Guerra Mundial, Francia y Alemania como enemigos. Recordemos Alto Adigio, Tirol del Sur. Era un escollo entre Viena y Roma. ¿Y qué ocurrió? La respuesta fue la integración europea. 

PUBLICIDAD

Entonces, ¿por qué ahora dudamos de nosotros mismos? Creo que tenemos la misma fuerza, y creo que lo ocurrido en el norte de Kosovo debería llevarnos a decir que tenemos que avanzar más rápido. Estas personas están frustradas, han estado esperando, les prometimos hace 20 años que podrían formar parte de nuestra familia. Y no lo hemos cumplido.

Euronews: Los Balcanes Occidentales llevan mucho tiempo en la sala de espera, y hay razones para ello. Sea sincero y realista: ¿cuándo cree que se incorporarán a la Unión Europea?

Schallenberg: Las predicciones son difíciles, sobre todo si se refieren al futuro, como se suele decir. Charles Michel puso la fecha de 2030. Creo que es bueno tener en mente algún tipo de marco temporal, al menos políticamente. 

La cuestión es que prometimos en la cumbre de Salónica, hace exactamente 20 años, a todos y cada uno de los países miembros de la región, que se convertirían en miembros de pleno derecho de la Unión Europea. Así pues, actuemos juntos. Cumplamos con lo prometido y avancemos, porque creo que la respuesta es la integración europea. Al menos siempre lo hemos pensado cuando se trataba de conflictos en Europa Occidental, ¿por qué no iba a ocurrir lo mismo en Europa Sudoriental?

Libreros contra los Juegos de París

Cambiamos radicalmente de asunto y nos vamos a París, la ciudad anfitriona de los próximos Juegos Olímpicos. Allí se está gestando cierta trifulca entre las autoridades y los emblemáticos libreros de la ribera.

PUBLICIDAD

Y uno se pregunta, ¿qué tienen que ver los libros con el deporte? Pues en principio no mucho, pero lo cierto es que la ceremonia de inauguración de los Juegos se celebrará a orillas del Sena, en lugar de en un estadio.

Por esa razón, y en pro de la seguridad, la mayoría de los puestos callejeros tendrán que ser retirados temporalmente, según ha comunicado la Policía a los libreros. Y el problema está servido, ya que muchas de las famosas viejas casetas de color verde del lugar llevan décadas sin moverse, y los libreros temen que la ciudad cause daños irreparables tanto a las casetas como a su negocio.

Ambas partes están ahora en conversaciones para encontrar una solución al problema y conciliar este acontecimiento deportivo mundial con el que es todo un símbolo de París. Continuará.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Semana Europea: Ursula von der Leyen visita Lampedusa

Semana Europea: ¿El último discurso de Von der Leyen?

La extrema derecha intenta tranquilizar al empresariado francés