EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Austria | La extrema derecha alcanza máximos de popularidad en vísperas de las elecciones

Varias personas participan en una manifestación contra las restricciones impuestas por el país al coronavirus en Viena, Austria, el 8 de enero de 2022\.
Varias personas participan en una manifestación contra las restricciones impuestas por el país al coronavirus en Viena, Austria, el 8 de enero de 2022\. Derechos de autor AP Photo/Lisa Leutner
Derechos de autor AP Photo/Lisa Leutner
Por Daniel Harper
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El pequeño país alpino podría convertirse en la próxima nación de la UE en tener un Gobierno populista de derechas.

PUBLICIDAD

A pesar de haber perdido la credibilidad de todos menos de su base de apoyo más leal tras el escándalo de Ibiza de 2019, el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) es tan popular ahora como la última vez que estuvo en el poder durante el Gobierno de coalición con el Partido Popular Austriaco (OVP) en 2017, según las encuestas.

En 2020, el partido populista de derechas FPÖ obtenía un triste 11 % en las encuestas. Hoy es el partido más popular dentro de la república alpina según las encuestas. Lo que antes era un partido que luchaba por recuperarse de un escándalo nacional es ahora uno de los principales aspirantes a la cancillería de Austria en las elecciones de 2024, lo que significa que otra ficha de dominó europea podría caer en el populismo y la política de derechas.

En las elecciones regionales de enero, el FPÖ logró quedar segundo en el estado más grande del país, Baja Austria, obligando al ÖVP a aceptar una coalición. Varias semanas después, también obtuvo escaños en el Gobierno regional de Salzburgo, el estado más rico fuera de Viena.

"Desde Ibiza, han sido la pandemia de COVID-19, la guerra rusa contra Ucrania, las inseguridades económicas actuales y las cifras de inmigración las que han proporcionado un terreno fértil para una remontada", declaró a Euronews el Dr. Weisskircher, politólogo de la Universidad Técnica de Dresde.

"Además, los socialdemócratas, actualmente el mayor partido de la oposición en el Parlamento austriaco, han tenido unos resultados terribles en los últimos años, marcados por las luchas intrapartidistas en lugar de por una campaña de oposición eficaz".

De vuelta de todo

El FPÖ volvió a llamar a su base de apoyo como el partido verdaderamente "libre" durante la pandemia, cuando el Gobierno empezó a restringir las libertades personales en forma de encierros, vacunaciones y otras restricciones sociales.

Por aquel entonces, el partido aún se tambaleaba por el infame escándalo de Ibiza de 2019, cuando el entonces vicecanciller de Austria y líder del partido FPÖ, Heinz-Christian Strache, fue grabado en vídeo obteniendo favores políticos de contactos empresariales rusos. Strache también firmó un acuerdo de colaboración con el partido Rusia Unida de Putin en 2016.

Aparte de que la canción de los Vengaboys "We're going to Ibiza" alcanzara el número uno en las listas musicales austriacas, el escándalo hundió gran parte de las perspectivas del FPÖ para el futuro inmediato. Strache dimitió en desgracia y el Gobierno de coalición se disolvió poco después, lo que puso en el punto de mira a Sebastian Kurz, del OVP, como canciller de Austria sin impedimentos.

Pero la crisis sanitaria mundial le dio su primera oportunidad real de resurgir. Cada fin de semana se celebraban marchas contra el bloqueo, contra la vacunación y a favor de la libertad en el centro de la ciudad, con banderas austriacas ondeando fervientemente de un lado a otro.

El actual líder del FPÖ, Herbert Kickl, incluso denunció los rumores de que se había vacunado en secreto contra el COVID en 2021.

La guerra en Ucrania tensó aún más la relación del público austriaco con el partido gobernante, ya que los precios empezaron a inflarse y la "neutralidad" austriaca se puso a prueba con las sanciones contra Rusia.

Después de meses de investigación por corrupción, Kurz renunció a la cancillería, dos años después de disolver el Gobierno de coalición, dejando al ÖVP con la mochila de una mala reputación y la especulación pública, empujando aún más a sus antiguos partidarios a los brazos de un viejo amor, el FPÖ.

Coqueteando demasiado cerca de la derecha

Las payasadas del FPÖ pueden considerarse tanto inquietantemente desagradables como a menudo equivocadas.

Durante el periodo previo a las elecciones a la alcaldía vienesa de octubre de 2020, los carteles de los candidatos políticos se alineaban en las calles. El del candidato del FPÖ, Dominik Nepp, colgaba verticalmente con la mitad inferior mostrando a una mujer blanca gritando, agarrándose la cara con la mano, mientras un hombre de aspecto amenazador vestido con pasamontañas y piel morena estaba de pie con un cuchillo detrás de ella.

La mitad superior mostraba a una pareja blanca contenta, uno de ellos Nepp, con el texto: "Con él, Viena volverá a estar segura", y los otros candidatos "nos pondrán en peligro".

Este era solo uno de los muchos carteles que había por toda la ciudad, en los que se mostraba la misma actitud hacia los musulmanes, los inmigrantes y cualquier cosa que amenazara los conceptos tradicionales austriacos de familia. El propio Nepp se refirió al coronavirus como el "virus de los solicitantes de asilo".

Miembros del FPÖ volaron recientemente a Kabul, la capital de Afganistán controlada por los talibanes, donde las mujeres tienen prohibida la educación superior, para ofrecer "la imagen real" del lugar. Su objetivo real era conseguir la liberación de un ultraderechista y fundador de un partido político, ahora disuelto por estar vinculado al nacionalsocialismo.

En julio, se encontró a miembros del FPÖ entre otros cientos de manifestantes de extrema derecha en una marcha que proclamaba el "poder étnico blanco" y el objetivo de "proteger el austriaco".

PUBLICIDAD

Apelando a la "gente que se siente confundida"

Situado a lo largo de la ruta migratoria de los Balcanes, en 2022 el país recibió el cuarto mayor número de solicitudes de asilo de la UE, y para un país de poco menos de nueve millones de habitantes, la migración ha sido durante mucho tiempo un tema de conversación predominante en la política austriaca.

"Ellos [el FPÖ] apelan a personas que se sienten confundidas por la complejidad de los retos a los que nos enfrentamos, que incluyen el COVID, Ucrania y los retos económicos, y estas personas se sienten muy inseguras". El profesor Martin Kohanec, del Departamento de Políticas Públicas de la Universidad Centroeuropea de Viena, explicó a Euronews por qué los inmigrantes son el blanco "fácil" de los partidos de derechas.

"La estrategia de este tipo de partidos que hablan de estos retos los presentan como una especie de amenazas, incluidos los migrantes".

Alexander Pollak, portavoz de la organización de derechos humanos SOS Mitmensch, dijo que el FPÖ estaba llevando a cabo una "campaña racista a largo plazo" contra los musulmanes.

En marzo, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pronunció un discurso en directo ante el Parlamento austriaco. Cuando comenzó a agradecer a Austria su apoyo a Ucrania, los 29 diputados del FPÖ presentes en la cámara, incluido su líder Herbert Kickl, abandonaron el hemiciclo dejando pancartas en las que se leía "paz" y "neutralidad".

PUBLICIDAD

Kickl y los miembros del partido han manifestado su oposición a las sanciones de la UE y su admiración por líderes como el húngaro Victor Orbán, y Kickl está dispuesto a utilizar el poder de veto de Austria para bloquear las sanciones contra Rusia si es elegido Volkskanzler (canciller del pueblo).

Italia, Polonia, Hungría y, recientemente, Eslovaquia han visto cómo los populistas tomaban el poder. Incluso el partido de extrema derecha alemán AfD ha visto aumentar su popularidad bajo el Gobierno del canciller alemán Scholz, y Austria supone otro posible dolor de muelas para Bruselas.

Junto con otros partidos de derechas, como AfD en Alemania, Liga en Italia y Agrupación Nacional en Francia, el FPÖ forma parte del Grupo Identidad y Democracia del Parlamento Europeo, lo que hace más fuerte a un grupo minoritario de derechas dentro de la institución de la UE.

No está claro si el FPÖ podrá mantener este impulso de popularidad de cara a las elecciones de otoño de 2023, pero dado que las luchas internas asolan a los partidos centristas, quizá sea una apuesta más segura que otras.

Aunque Kickl sigue siendo menos popular que el partido, parece claro que, basándose en las experiencias pasadas de dos Gobiernos de coalición en 25 años, el FPÖ no volverá a compartir el poder.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Internacional Nacionalista: Las (muchas) caras de la derecha radical en Europa

Ya no basta con mitigar el cambio climático: Los europeos necesitan protección

El fracaso de las sanciones a Rusia puede exigir un cambio de enfoque, según los analistas