Semana Europea: la UE encuentra su posición respecto al conflicto entre Israel y Hamás

Donald Tusk celebra la victoria de la coalición opositora en las elecciones polacas, el 15 de octubre de 2023
Donald Tusk celebra la victoria de la coalición opositora en las elecciones polacas, el 15 de octubre de 2023 Derechos de autor AP Photo
Por Stefan GrobeEuronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En Polonia, la victoria de la oposición liderada por Donald Tusk lleva al país a una senda más europea, dejando algo más solo al húngaro Viktor Orbán.

PUBLICIDAD

Saludos y bienvenidos al Estado de la Unión.

El repentino estallido de violencia en Oriente Medio ha vuelto a poner de manifiesto las divisiones existentes en el seno de la Unión Europea en torno a este conflicto que dura ya décadas.

Aunque la UE condenó sin tapujos los ataques de Hamás contra ciudades y kibutz israelíes hace dos semanas, los ataques de represalia israelíes contra la Franja de Gaza no obtuvieron un apoyo incondicional.

Esta semana, los Gobiernos de la UE intentaron arreglar las cosas encontrando puntos en común y hablando, por fin, con una sola voz. Una hazaña nada desdeñable, teniendo en cuenta que había que reconciliar a los Estados miembros más proisraelíes, como Alemania y Austria, con los más críticos, como España e Irlanda.

"Israel tiene derecho a la autodefensa de acuerdo con el derecho internacional”, recordaba la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. “Hamás es un grupo terrorista, y el pueblo palestino también sufre ese terror. Y tenemos que apoyarles. Y no hay contradicción en solidarizarse con Israel y actuar ante las necesidades humanitarias del pueblo palestino".

Esa postura –apoyo a Israel y ayuda humanitaria a los palestinos– no es tan complicada, y uno se pregunta por qué la UE estuvo una semana dando tumbos para llegar a ella.

Polonia gira hacia Europa

En un tono más alegre, los líderes de la UE han tenido motivos de celebración esta semana, aunque deberíamos decir “la mayoría de ellos”.

El Gobierno nacionalista de derechas de Polonia, viejo enemigo de Bruselas y que una y otra vez ha contrariado y frustrado a los líderes de la UE en relación con las libertades democráticas básicas, está a punto de desaparecer del tablero político.

Las elecciones del domingo supusieron un duro golpe para el aún partido gobernante, Ley y Justicia, traduciéndose en una gran victoria para la oposición proeuropea.

Tres partidos bajo la dirección del ex primer ministro y expresidente del Consejo de la UE, Donald Tusk, tienen ahora la mayoría necesaria para formar un Gobierno de coalición. El exultante candidato no dejó lugar a dudas de que pronto entrará aire fresco en Varsovia.

"Este resultado habla por sí mismo”, dijo Tusk tras su victoria. “Nadie puede distorsionarlo, nadie puede arrebatárnoslo. Hemos ganado democracia, hemos ganado libertad, hemos recuperado nuestra querida Polonia".

Lo cierto es que un cambio de Gobierno en Polonia podría tener importantes consecuencias para Europa. 

Para analizar este asunto, hablamos con una experta en cuestiones de Estado de Derecho, que han estado en el centro de todas las controversias entre Bruselas y Varsovia durante años. Se trata de Katarina Barley, vicepresidenta del Parlamento Europeo, socialdemócrata y exministra de Justicia de Alemania.

Euronews: Donald Tusk calificó el resultado de las elecciones como el "renacimiento de la república polaca". ¿Cómo lo ve usted?

Katarina Barley: Bueno, en eso tiene razón, porque el Gobierno anterior iba por el camino de la autocracia, aboliendo la independencia del poder judicial y concentrando los medios de comunicación en sus propias manos. En cierto modo, seguía el camino de Viktor Orbán en Hungría. Y es algo muy, muy bueno, y un alivio, ver que el pueblo polaco eligió otro camino.

Euronews: Tusk tendrá que gestionar una coalición de tres partidos, lo que no es fácil, como usted sabe. ¿Cuál será su mayor reto?

Barley: Bueno, no se trata solo de una coalición de tres partidos, sino también de que, dentro de los tres partidos, hay uno que cuenta con un amplio abanico de políticos. Así que es un gran reto. La atención se centró tanto en la persona, Donald Tusk, que me pareció un poco inquietante. Creo que realmente tiene que tener cuidado de no ver esto como un "Gobierno Tusk". Porque no lo es.

Viktor Orbán ha perdido a su aliado más cercano
Katarina Barley
Vicepresidenta del Parlamento Europeo

Euronews: ¿Espera que Polonia cumpla plenamente las sentencias y directrices europeas en el futuro?

PUBLICIDAD

Barley: Por supuesto. Los tres socios de la coalición estarán muy comprometidos con la democracia y el Estado de derecho. Y todos ellos han dicho que harán retroceder estos avances autocráticos. Tampoco será fácil. Así que, solo con poner en marcha las decisiones del TJCE, ya será algo.

Euronews: Polonia era uno de los sospechosos habituales en la Unión Europea. ¿Pondrán ahora estas elecciones más presión sobre Hungría para que sea más comprometida o, por el contrario, endurecerá Viktor Orbán su actitud hacia Bruselas?

Barley: Bueno, al menos pierde a su aliado más cercano. Es decir, tenemos este procedimiento del artículo 7 que se puede aplicar cuando se viola constantemente el Estado de derecho. Y esto está en vigor contra Polonia y Hungría en este momento, y se dan mutuamente el veto, de modo que al final nada puede moverse realmente. 

Y esto, creo, ha desaparecido ahora para Viktor Orbán. Por lo tanto, se enfrentará, ahora más por su cuenta, a esta presión de la Unión Europea para cumplir con la legislación europea. Qué tipo de comportamiento provocará por su parte a modo de reacción, es difícil de prever.

Orbán, cada vez más apartado

El mencionado Viktor Orbán también ha tenido una semana interesante. Y es que, en lugar de unirse a la cumbre virtual de la UE sobre Oriente Medio, prefirió hablar con Vladímir Putin en China.

PUBLICIDAD

Un movimiento sin duda sorprendente, ya que los jefes de Gobierno de la UE han estado dando la espalda a Putin desde que Rusia invadiera Ucrania el año pasado.

Por alguna razón, Orbán parecía estar ciertamente nervioso durante ese encuentro. Tras la reunión, Putin decía lo siguiente sobre el mandatario húngaro: "El primer ministro de Hungría pertenece a una pequeña cohorte de políticos europeos que saben defender sus intereses, haciéndolo con perseverancia y, en mi opinión, con bastante tacto".

No es de extrañar que Orbán esté cada vez más aislado en Europa. Y allí, en Pekín, seguro que pudo sentirlo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Semana Europea: Ursula von der Leyen visita Lampedusa

Semana Europea: ¿Se ha hartado la UE de la guerra en Ucrania?

Los países de la UE deben frenar la inmigración irregular para evitar el auge de la extrema derecha, según Manfred Weber