La lucha ante la evasión de las sanciones contra Rusia debe "empezar por casa", dice experto de laUE

David O'Sullivan, enviado de la Unión Europea para las sanciones, habla con Euronews el 7 de octubre de 2023.
David O'Sullivan, enviado de la Unión Europea para las sanciones, habla con Euronews el 7 de octubre de 2023. Derechos de autor Euronews
Por Mared Gwyn JonesShona Murray
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Según David O'Sullivan, enviado de sanciones de la Unión Europea, la lucha contra la evasión de sanciones, cuyo objetivo es impedir que los países proporcionen a Rusia, sin darse cuenta, tecnología fabricada en la UE y utilizada en equipos militares, debería empezar en casa.

PUBLICIDAD

"Lo recalco tanto a nuestros Estados miembros como a los países que visito: la lucha contra la elusión empieza en casa", ha defendido O'Sullivan a Euronews en una entrevista este jueves.

Desde el inicio de la invasión de Ucrania por Rusia, la UE ha impuesto 11 paquetes de sanciones a Moscú en un intento de sofocar la campaña bélica del presidente de Rusia, Vladimir Putin, incluidas prohibiciones a la exportación de mercancías.

Pero el bloque sospecha que productos cotidianos de la UE, entre ellos componentes utilizados para fabricar aviones no tripulados, misiles y proyectiles de artillería, se reexportan a través de países de la periferia rusa.

O'Sullivan ha recibido el encargo de realizar una gira por terceros países para instarles a unirse a los esfuerzos de la UE por cortar el acceso de Rusia a estos productos denominados de "doble uso"". Pero ha afirmado que la UE también debe hacer sus deberes.

"Estos productos son europeos. Se fabrican aquí y nuestras empresas -probablemente sin querer o quizá sin saberlo- los envían a alguna parte y luego llegan a Rusia", ha dicho O'Sullivan.

"Los Estados miembros están trabajando muy duro para hablar con las empresas europeas, investigar los flujos comerciales y ver si hay empresas que siguen enviando productos que podrían estar llegando a Rusia", ha explicado.

Según O'Sullivan, los países de la UE deben animar a sus empresas a "actuar con la diligencia debida" para investigar los flujos comerciales y detectar patrones sospechosos. "¿A quién se lo están vendiendo? ¿Es una empresa de reciente creación después de la guerra, o es una empresa de larga tradición con un buen historial de compra de estos productos, quizá de otros lugares? Este es el tipo de preguntas que tienen que hacerse las empresas", ha asegurado O'Sullivan. También ha reconocido que "siempre va a haber cierto grado de elusión" porque "hay dinero que ganar".

La UE, en colaboración con Ucrania, ha elaborado una lista de 45 productos muy buscados para la campaña militar rusa. Entre ellos figuran componentes extensamente utilizados en aparatos de uso cotidiano, como semiconductores, circuitos integrados, lectores de fibra óptica y tarjetas de memoria.

Ayudar a eludir las sanciones de la UE es delito. En septiembre, un empleado del Ministerio de Defensa de Países Bajos fue detenido bajo sospecha de evasión de sanciones. Pero O'Sullivan confía en que el empeño de la UE por reprimir la evasión esté funcionando, haciendo "más difícil, más lento y mucho más caro para Rusia poder adquirir estos productos".

"Rusia tiene dificultades para hacerse con la tecnología que necesita y ahora recurre a Irán o Corea del Norte", ha explicado. "Y vemos pruebas de que los rusos están teniendo que desplegar armas más antiguas, tanques más viejos, para mantener equipado su ejército", ha asegurado.

También considera que las medidas de la UE están pasando cada vez más factura económica a Rusia, que tiene "400.000 millones de euros menos para gastar" y registra un déficit de alrededor del 3%. A pesar del crecimiento de la economía rusa, el 30% del gasto público se destina a ampliar el ejército, lo que inevitablemente privará de inversión en sanidad, investigación, educación y otras áreas clave.

"Creo que esto puede ser más un pinchazo lento que un reventón. Pero esto está afectando muy gravemente a la economía rusa y al ejército ruso", ha explicado. "Creo que tarde o temprano va a ser muy, muy difícil para Rusia mantener este esfuerzo".

La "mayoría" de los terceros países colaboran

Terceros países como Turquía y China han estado en el punto de mira de la UE por facilitar el suministro de productos de doble uso a Rusia, y las exportaciones de ambos países se han disparado este año.

Los presidentes de la Comisión Europea y del Consejo se reunieron el jueves en Pekín con el primer ministro de China, Xi Jinping, a quien plantearon su preocupación por la exportación de productos de doble uso a Rusia por parte de empresas chinas.

Según altos funcionarios de la UE, si bien han disminuido las exportaciones generales de los denominados productos de alta prioridad para el campo de batalla de China a Rusia, los productos de doble uso siguen suscitando preocupación.

Según O'Sullivan, "la mayoría" de los países que no están aplicando sanciones directas contra Rusia "no quieren estar alimentando la maquinaria militar rusa" y están tomando medidas para impedir las reexportaciones.

"La mayoría de ellos han sido bastante receptivos al decir, bueno, en realidad, no queremos estar involucrados en este comercio", ha explicado. "No quieren el daño reputacional de que su país sea visto como un canal de elusión, porque esto hará que las empresas se lo piensen dos veces antes de invertir".

Aunque los terceros países han planteado la cuestión del actual conflicto en Oriente Medio desde que estalló la guerra entre Israel y Hamás el 7 de octubre, no han cuestionado la legitimidad de la UE a la hora de mantener su régimen de sanciones contra Rusia, según O'Sullivan.

PUBLICIDAD

"La ambición de Putin de restablecer la hegemonía rusa en la vecindad inmediata de Rusia es algo que no podemos aceptar. Por eso, como europeos, tenemos una obligación especial en esta situación", ha dicho.

"No veo a la gente diciendo, bueno, no os ayudaremos en las sanciones con Ucrania por la situación en Oriente Medio, en absoluto", ha añadido.

O'Sullivan también ha afirmado que el límite impuesto por la UE al precio del petróleo ruso está teniendo un impacto positivo, pero reconoció que países como India siguen comprando petróleo ruso que luego venden con beneficios a los países de la UE.

El bloque no ha sancionado el petróleo ruso debido a la dependencia del Sur Global, pero en enero de este año introdujo una diferencia de precios para garantizar que Moscú no se beneficiara de los abundantes beneficios.

"Creo que el principal objetivo es asegurarse de que los ingresos rusos se vean gravemente afectados por la limitación del precio del petróleo. Y creo que vemos muchas pruebas de que así es", ha afirmado.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Las sanciones rusas de la UE se ven obstaculizadas por su complejidad y escasa aplicación

La nueva ronda de sanciones de la UE contra Rusia se centra en la importación de diamantes, hasta ahora intocables

La Comisión Europea propone una compra conjunta de armas para "no dejar que Rusia gane"