Mar Rojo: ¿Por qué algunos países de la UE se han distanciado de la operación estadounidense contra los hutíes?

Un helicóptero de las fuerzas Houthi se aproxima al carguero Galaxy Leader el domingo 19 de noviembre de 2023\.
Un helicóptero de las fuerzas Houthi se aproxima al carguero Galaxy Leader el domingo 19 de noviembre de 2023\. Derechos de autor AP/AP
Por Mared Gwyn Jones
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los aliados de la Unión Europea se han mostrado reticentes a respaldar una operación naval dirigida por Estados Unidos para salvaguardar los buques de los ataques de los militantes hutíes en el Mar Rojo.

PUBLICIDAD

La Operación Guardián de la Prosperidad (OPG, por sus siglas en inglés), lanzada por Estados Unidos en diciembre, tiene como objetivo proteger a los buques comerciales internacionales de la reciente oleada de ataques con drones y cohetes por parte de los hutíes, grupo rebelde respaldado por Irán que controla una parte del territorio de Yemen.

Los ataques dirigidos por los hutíes, que comenzaron tras el estallido de la guerra entre Israel y Hamás, amenazan con interrumpir gravemente los flujos comerciales hacia Europa y han obligado a las principales empresas navieras a evitar la zona.

Los hutíes han declarado su apoyo a Hamás y han prometido atacar a los barcos con destino a Israel en el Mar Rojo, por donde pasa el 12% del comercio mundial, incluido el 30% del tráfico mundial de contenedores.

El fin de semana, los rebeldes hutíes intentaron sabotear un buque de la empresa danesa Maersk, lo que llevó a la Marina estadounidense a responder hundiendo las pequeñas embarcaciones de los hutíes y matando a diez militantes. Se espera que Maersk decida el martes si reanuda el envío de sus buques a través del Canal de Suez por el Mar Rojo, después de haber interrumpido temporalmente los viajes por temor a nuevos ataques.

El desvío alternativo, que rodea todo el sur de África, puede alargar el viaje hasta un mes, lo que amenaza con trastornar el comercio mundial con retrasos y costes añadidos.

Irán desplegó el lunes su buque de guerra Alborz en el Mar Rojo, según la agencia de noticias Tasnim del país. El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Akbar Ahmadian, se reunió ese mismo día con el portavoz de los hutíes, Mohammed Abdulsalam.

Europa se ha visto dividida entre respaldar los esfuerzos liderados por Estados Unidos para proteger la libertad de navegación en el Mar Rojo y salvaguardar los intereses comerciales europeos, evitando al mismo tiempo contribuir a agudizar las tensiones en Oriente Próximo.

Según Farea Al-Muslimi, investigadora del programa de Oriente Medio y Norte de África de Chatham House, Europa se enfrenta al reto de "lograr el equilibrio óptico adecuado".

"Europa está tratando en la medida de lo posible de evitar nuevos desbordamientos en la región tras la guerra de Gaza, y de ahí que lo último que quiera sea una nueva línea de frente activa", explica Al-Muslimi.

"Al mismo tiempo, ¿cómo evitar que los hutíes se salgan con la suya? Porque eso también podría inspirar a otros grupos de milicianos en el Cuerno de África."

Algunos países de la UE dudan

Aunque la operación liderada por Estados Unidos contó en un principio con el apoyo de seis países europeos, algunos se han distanciado de ella por temor a que agudice las tensiones y provoque una escalada del conflicto en Oriente Próximo.

El Ministerio de Defensa francés declaró que aplaudía las iniciativas destinadas a reforzar la libertad de navegación en el Mar Rojo, como la OPG, pero subrayó que sus buques de guerra en la región seguirían bajo mando francés.

Italia declaró que, si bien comprometía una fragata naval para patrullar la zona, ello "tendría lugar en el marco de una operación existente autorizada por el Parlamento y no de la Operación Guardián de la Prosperidad".

El Ministerio de Defensa español dijo que el país no participaría en la operación. Madrid ha negado las informaciones según las cuales vetó una decisión sobre el desvío de la operación naval "Atalanta" de la UE contra la piratería, que tiene su cuartel general en España, para salvaguardar los buques del Mar Rojo de los ataques de los hutíes.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha pedido la creación de una misión europea a medida para patrullar la zona y proteger los intereses comerciales europeos.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán también declaró la semana pasada que Alemania estaba colaborando con sus aliados de la UE.

Algunos expertos creen que la UE debe reaccionar ante los ataques de los hutíes.

"Los europeos deberían intensificar su presencia naval en el Mar Rojo y reforzar la coordinación intraeuropea", escribió en diciembre Camille Lons, miembro visitante del Centro Europeo de Relaciones Exteriores, nombrando el proyecto Atalanta como uno de los mecanismos existentes que podrían reutilizarse.

PUBLICIDAD

Pero, según Al-Muslimi, los responsables políticos occidentales se enfrentan a un "juego de suma cero" en el que la intervención también podría desencadenar una grave crisis humanitaria para los yemeníes.

"Los yemeníes pagarán el precio más alto", explicó, "porque va a aumentar los precios de los alimentos y las importaciones de bienes al país en un país que ya está desgarrado por nueve años de guerra".

¿Qué países europeos han intervenido?

Dinamarca ha reaccionado al ataque más reciente contra su buque operado por Maersk con la promesa de enviar un buque de guerra a la región para "evitar ataques similares"

El ataque al Maersk "subraya la grave situación en el Mar Rojo", declaró el martes el ministro de Asuntos Exteriores del país, Lars Løkke Rasmussen.

Grecia también ha declarado que contribuirá al esfuerzo liderado por Estados Unidos con una fragata naval, mientras que Países Bajos ha dicho que aportará oficiales navales.

PUBLICIDAD

Pero a pesar del apoyo de estos tres países costeros relativamente pequeños, la reticencia de las principales naciones de la UE a respaldar explícitamente a EE.UU. es sin duda un golpe para la operación.

El Reino Unido ha respaldado la operación estadounidense, y el secretario de Defensa, Grant Shapps, ha prometido que el gobierno británico podría emprender "acciones directas" contra los rebeldes hutíes.

Shapps afirmó que el gobierno no dudaría en emprender "acciones directas" para impedir nuevos ataques, en medio de informaciones según las cuales el Reino Unido y Estados Unidos están preparando una declaración conjunta para lanzar una advertencia final al grupo yemení.

Al parecer, EE.UU. y el Reino Unido están preparando una declaración conjunta para advertir a los hutíes de que no orquesten nuevos ataques, aunque no está claro si la Unión Europea o alguno de sus Estados miembros firmaría también dicha declaración.

Por ahora el bloque no ha comentado sobre las medidas que se están estudiando como parte de la respuesta del bloque a los atentados.

PUBLICIDAD

Al-Muslimi cree que la naturaleza altamente impredecible de la actividad militante de los Houthi significa que cualquier llamada de advertencia de los responsables políticos occidentales podría resultar infructuosa. "Los hutíes son el grupo más impredecible que probablemente exista ahora mismo en Oriente Medio", afirmó.

"Muchos países árabes también están sufriendo los ataques de los hutíes más que los países occidentales, pero es muy poco lo que pueden hacer", añadió.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

EE.UU. bombardea nuevos objetivos de los hutíes en Yemen con la ONU pidiendo una desescalada

Tensión en el Golfo de Omán después de que Irán se apoderase de un petrolero

EE.UU. hunde tres barcas de los hutíes en respuesta a un ataque contra un barco en el mar Rojo