EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

¿Por qué la economía alemana ahora es la más frágil de Europa?

Vista arial del centro de la ciudad de Múnich, capital del estado federal alemán de Baviera, el sábado 12 de noviembre de 2022. (AP Photo/Markus Schreiber)
Vista arial del centro de la ciudad de Múnich, capital del estado federal alemán de Baviera, el sábado 12 de noviembre de 2022. (AP Photo/Markus Schreiber) Derechos de autor Markus Schreiber/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Markus Schreiber/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Por Indrabati Lahiri
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Las economías de Francia y Alemania son las que obtienen peores resultados en Europa, mientras que el Reino Unido va moderadamente bien. España e Italia registran signos claramente más positivos.

PUBLICIDAD

Las empresas europeas se enfrentan a un entorno económico cada vez más difícil, debido al aumento de la inflación y de los tipos de interés que siguen siendo realmente altos. 

Por ello, varias empresas de distintos sectores han tenido que detener o aplazar proyectos, ya que el coste de sus deudas se ha vuelto inasequible. Esto también ha afectado a las inversiones de capital y a la contratación de personal.

En cuanto a los consumidores, el aumento de la inflación ha provocado subidas de precios en diversos productos de primera necesidad y servicios. El aumento de los tipos de interés también ha disparado el coste de las hipotecas, dejando a los consumidores con una menor capacidad adquisitiva.

Los principales datos del sector bancario en el continente

El último informe de 'Weil European Distress', publicado este mesde abril, en el que se encuestó a 3.750 empresas europeas que cotizan en Bolsa, revela varios datos claves relativos a las empresas que están teniendo dificultades en el continente.

'Weil' tiene en cuenta 16 indicadores de liquidez, rentabilidad, riesgo, valoración, inversión y mercados financieros para medir los niveles de crisis de las empresas. El estudio se centra en cinco mercados: Europa, Reino Unido, Alemania, Francia y España e Italia.

La empresa estudia empresas de 10 sectores, como son el comercio minorista y los bienes de consumo, la industria, la sanidad, los servicios financieros, el petróleo y el gas, entre otros.

La angustia empresarial puede definirse como la incertidumbre sobre el valor fundamental de los activos financieros
Weil European Distress
Último informe

El informe 2024 dice: "La angustia empresarial puede definirse como la incertidumbre sobre el valor fundamental de los activos financieros, la volatilidad y el aumento del riesgo percibido".

"También se refiere a la perturbación del funcionamiento normal de los resultados financieros de las empresas, incluida su capacidad para cumplir sus requisitos de endeudamiento".

Las empresas más pequeñas estaban más expuestas a continuas subidas de los tipos de interés, así como a calificaciones crediticias más bajas, lo que provocaba más dificultades. Sectores como la industria, la sanidad, el comercio minorista y el sector inmobiliario también se han visto bastante afectados.

¿Cuál es el país con el mercado más debilitado de Europa?

Alemania fue el mercado más afectado de Europa, aunque otras economías importantes, como España e Italia, parecen estar recuperándose en este aspecto.

Neil Devaney, socio y codirector del departamento de reestructuración de 'Weil' en Londres, declaró en un comunicado de prensa: "El panorama de los problemas empresariales en Europa está evolucionando".

"Aunque la geografía y el sector siguen siendo factores importantes a la hora de evaluar las perspectivas financieras de las empresas, estamos observando que el tamaño de las empresas influye mucho más en sus niveles de dificultades".

Las empresas más pequeñas son las más afectadas por la subida de los tipos de interés
Neil Devaney
Codirector del departamento de reestructuración de Weil en Londres

"Parece haber una disparidad cada vez mayor entre las pequeñas y las grandes empresas, siendo las más pequeñas las más afectadas por la subida de los tipos de interés y los problemas de liquidez".

"Las que están a punto de refinanciarse son las que más lo están notando. Mientras que las empresas más grandes se enfrentan a las mismas condiciones de mercado, tienden a beneficiarse de opciones de financiación más diversas y mayores reservas de liquidez, lo que les proporciona más flexibilidad para gestionar sus estructuras de capital", continúa el comunicado. 

¿Qué sectores europeos se enfrentan a mayores dificultades?

Andrew Wilkinson, socio senior de reestructuración europea de 'Weil' en Londres, también declaró en el comunicado de prensa: "Aunque algunos sectores muestran signos de recuperación, los niveles de dificultades siguen siendo comparativamente altos.

Con los indicadores macroeconómicos actuales presentando una imagen más matizada que las previsiones anteriores, podemos esperar que las empresas intensivas en capital sigan sintiendo la presión".

"Las que operan en el sector industrial, minorista e inmobiliario son las que más están soportando estas presiones. Las empresas capaces de ajustar sus estrategias de inversión de capital capearán mejor el temporal".

El sector inmobiliario, el más perjudicado

El sector inmobiliario es el que está sufriendo más dificultades en todo el continente, debido sobre todo a la caída del valor de las propiedades y a los problemas de refinanciación. 

PUBLICIDAD

Además, las empresas inmobiliarias, cada vez más endeudadas, tienen dificultades para hacer frente a su deuda, lo que deja poco capital disponible para nuevas inversiones o proyectos en curso.

El sector industrial ha visto aumentar los niveles de estrés económico, en comparación con el último trimestre, debido principalmente al caos en la cadena de suministro causado por los ataques de los huríes en el Mar Rojo. 

Esto ha provocado que varios buques tengan que desplazarse por el continente africano, lo que ha provocado retrasos considerables a los viajes. Es la razón por la que varias empresas europeas han detenido la producción de determinados bienes, por la falta de piezas clave y materiales de entrada.

El sector industrial alemán está sufriendo especialmente, debido a que la economía germana ya se considera la más enferma de Europa. Del mismo modo, el sector del consumo y el comercio minorista también se ha rezagado considerablemente, ya que los hogares se aprietan el cinturón debido a la crisis inflacionarias y el aumento de los alquileres y las hipotecas.

Los jóvenes, endeudados

Además, los jóvenes se están endeudando más que nunca, lo que les deja una renta disponible mucho menor para gastar en artículos de lujo o de gama alta. En los últimos meses, grandes empresas del Reino Unido y Europa se han enfrentado también a una serie de problemas técnicos e insolvencias.

PUBLICIDAD

Sin embargo, en el sector sanitario parece haber algo más de liquidez que antes, y los inversores empiezan a mostrarse cautelosamente optimistas, aunque las empresas más dañadas siguen siendo motivo de preocupación.

La economía de España e Italia, al alza

Alemania sigue siendo el país más afectado de Europa, con consumidores y empresas reticentes a nuevas inversiones, mientras persisten la crisis del coste de la vida y los efectos persistentes de la pandemia y la guerra entre Rusia y Ucrania.

Además, la liquidez también se ha visto afectada, lo que está teniendo efectos indirectos en la rentabilidad, ya que el crecimiento económico general sigue siendo lento. En cuanto a las previsiones económicas del país para el próximo año, Weil afirma: "Las previsiones económicas de Alemania para 2024 muestran un crecimiento mínimo

Del mismo modo, las empresas francesas llevan casi un año registrando niveles de estrés superiores a la media, debido a las restricciones de liquidez, así como a la caída de las inversiones. 

La confianza de los consumidores parecía estar mejorando en los últimos meses, pero desde febrero también ha caído en picado, empujada a la baja sobre todo por los precios cambiantes de las ventas al por menor.

PUBLICIDAD

El Reino Unido parece ir mejor, con una cierta reducción de los niveles de estrés empresarial, continuando la tendencia del último trimestre. Sin embargo, las empresas siguen teniendo que hacer frente a unos costes de endeudamiento más elevados y a una deuda más cara, como consecuencia de la subida constante de los tipos de interés

Pero podría haber un resquicio de esperanza, ya que la inflación parece por fin estar bajando y el mercado laboral ha demostrado ser más resistente de lo previsto.

Por otra parte, Italia y España parecen estar mejorando positivamente, con unos niveles de estrés que han descendido de forma bastante significativa. Las expectativas de crecimiento y expansión para estos dos países en el próximo año también son mejores en comparación con otros mercados europeos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Unión de Mercados de Capitales: ¿Qué es y qué puede aportar a Europa?

La economía española creció un 2,5% en 2023, cinco veces por encima de la eurozona

El responsable de Economía de la UE no se arrepiente de nada a pesar de la reacción negativa al acuerdo ecológico