This content is not available in your region

Las ventas minoristas de Japón aumentan por tercer mes, pero la tendencia general sigue siendo débil

Las ventas minoristas de Japón aumentan por tercer mes, pero la tendencia general sigue siendo débil
Las ventas minoristas de Japón aumentan por tercer mes, pero la tendencia general sigue siendo débil   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Yoshifumi Takemoto y Daniel Leussink

TOKIO, 29 jun – Las ventas minoristas de Japón superaron las expectativas en mayo, ya que los hogares aflojaron el bolsillo, pero las tendencias subyacentes del consumo siguen siendo rehenes de las presiones vinculadas a la pandemia y sugieren que la recuperación económica tardará en cobrar impulso.

Con Tokio preparada para acoger los Juegos Olímpicos el mes que viene, los analistas prevén que la economía japonesa apenas crecerá en el segundo trimestre, después de que los prolongados recortes por el avance del coronavirus perjudicaran las perspectivas de crecimiento.

Mientras las principales economías mundiales, como la de Estados Unidos, se recuperan con fuerza del batacazo provocado por la COVID-19, la débil tasa de crecimiento de Japón está presionando a los responsables de la política monetaria para que adopten nuevas medidas de apoyo además del enorme estímulo existente para impulsar la demanda.

Las ventas al por menor aumentaron un 8,2% en mayo con respecto al año anterior, lo que supone el tercer mes consecutivo de crecimiento, según mostraron los datos del Gobierno el martes, un incremento mayor que la previsión media del mercado de un aumento del 7,9%.

A pesar de que el aumento de las ventas minoristas fue mejor de lo esperado, el salto no fue lo suficientemente fuerte como para marcar un cambio definitivo hacia una perspectiva más optimista de las condiciones de gasto, dijo Takeshi Minami, economista jefe del Instituto de Investigación Norinchukin.

“Es poco probable que muchas personas mayores salgan a gastar dinero en abril y mayo, ya que todavía hay un estado de emergencia o medidas de cuasi-emergencia (en las principales zonas)”, dijo Minami.

“Es difícil imaginar que los Juegos Olímpicos vayan a desencadenar una avalancha de gasto”, dijo, y añadió que seguían existiendo riesgos de que otros repuntes de infecciones afecten al consumo en el futuro.