This content is not available in your region

Autoridades de la Fed dicen es importante estar "bien posicionados" para actuar: minutas

Minutas dicen que Fed no había cumplido su objetivo de avance sustancial en junio
Minutas dicen que Fed no había cumplido su objetivo de avance sustancial en junio   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Howard Schneider, Jonnelle Marte y Lindsay Dunsmuir

WASHINGTON, 7 jul -Los funcionarios de la Reserva Federal estimaron el mes pasado que “en general se consideraba que todavía no se había alcanzado” un avance sustancial en la recuperación económica, pero concordaron en que necesitaban estar bien posicionados para actuar si la inflación u otros riesgos se materializan, según las minutas de junio de la reunión de política monetaria.

En actas que reflejaron una Fed dividida luchando con un inicio del proceso inflacionario y preocupaciones sobre la estabilidad financiera, “varios participantes” en la sesión del 15 y 16 de junio sintieron que las condiciones para reducir las compras de activos se “cumplirían algo antes de lo que habían previsto”.

Otros veían una señal menos clara en los datos entrantes y advirtieron que reabrir la economía después de una pandemia dejó un nivel inusual de incertidumbre y requiere un enfoque “paciente” para cualquier cambio de política monetaria, según las actas del banco central estadounidense, que se publicaron el miércoles.

Aún así, “una mayoría sustancial” de autoridades vieron que los riesgos de inflación “se inclinaban al alza” y la Fed en su conjunto sintió que necesitaba estar preparada para actuar si esos riesgos se materializan.

“Los participantes en general juzgaron que, por una cuestión de planificación prudente, era importante estar bien posicionados para reducir el ritmo de las compras de activos, si fuera apropiado, en respuesta a desarrollos económicos inesperados”, señalan las actas.

En su reunión del mes pasado, el Comité Federal de Mercado Abierto dio un giro hacia una visión pospandémica del mundo, dejando de lado una antigua referencia al coronavirus como una limitación para la economía y, en palabras del presidente de la Fed, Jerome Powell, “hablamos de hablar” sobre cuándo cambiar la política monetaria.

El inicio de esa discusión, junto con las proyecciones de alzas de tasas de interés tan pronto como en 2023, hizo que los inversores anticiparan que la Fed se moverá más rápido de lo esperado para poner fin a su apoyo a una economía todavía afectada por el alto desempleo y, ahora, la aceleración de la inflación.

Los rendimientos del Tesoro a largo plazo están cerca de mínimos de cinco meses, y la brecha con los retornos a más corto plazo se ha ido reduciendo, algo que suele asociarse al escepticismo sobre las perspectivas de crecimiento económico de largo plazo.

Powell, en declaraciones a los periodistas tras el final de la reunión de política monetaria del mes pasado, dijo que cualquier aumento de la tasa de interés de referencia a un día de la Fed, desde el actual nivel cercano a cero, seguía siendo lejano.

Sin embargo, aseguró que la Fed comenzaría a evaluar “reunión por reunión” cuándo comenzaría a reducir sus 120.000 millones de dólares en compras mensuales de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas, y cómo anunciar sus planes para hacerlo.

Lo que los inversores se preguntan es qué tan rápido discutirá y cuándo finalmente puede comenzar la reducción de las compras de activos. Economistas consultados por Reuters esperan que la Fed anuncie una estrategia para recortar las operaciones en agosto o septiembre y que la primera reducción se realizará a inicios del próximo año.