This content is not available in your region

El banco central australiano podría dar marcha atrás a la reducción de estímulos

El banco central australiano podría dar marcha atrás a la reducción de estímulos
El banco central australiano podría dar marcha atrás a la reducción de estímulos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Swati Pandey

SÍDNEY, 20 jul – Es probable que el banco central de Australia revierta su decisión de reducir su programa de compra de bonos si Sídney permanece sometida a restricciones por coronavirus cuando su consejo de gobierno se reúna el 3 de agosto, dijeron el martes economistas de los principales bancos del país.

A principios de este mes, el Banco de la Reserva de Australia (RBA, por sus siglas en inglés) anunció que recortará sus compras de bonos de septiembre a 4.000 millones de dólares australianos (2.930 millones de dólares estadounidenses) por semana desde los actuales 5.000 millones, debido a unos informes económicos mejores de lo esperado.

Desde entonces, tres de los seis estados de Australia han vuelto a aplicar restricciones, y la ciudad más poblada del país y motor de su economía con 2 billones de dólares australianos, Sídney, está bajo las restricciones más severas desde que comenzó la pandemia en 2020.

“El panorama económico a corto plazo se ha deteriorado desde la reunión de julio de la junta (del RBA)”, escribió en una nota Gareth Aird, economista del Commonwealth Bank of Australia.

“Dada la naturaleza imprevista de los eventos con respecto a la propagación de la COVID-19 y las restricciones, ahora esperamos que el RBA de marcha atrás a su decisión de reducir su programa de compra de bonos a mediados de septiembre si el área metropolitana de Sídney y/o (el estado de) Victoria todavía están confinados en el momento de la reunión del consejo del banco en agosto”.

El debate sobre la reversión de la medida se produce cuando la mayoría de los analistas predicen que la economía de Australia se contraerá en el tercer trimestre, su primera contracción desde junio de 2020.

David Plank, economista de ANZ Banking Group, considera que las actas de la reunión de julio de la RBA publicadas el martes enfatizan la flexibilidad en torno a su programa de compra de bonos, una señal de que el banco revisará su decisión de reducción gradual en agosto.

Tapas Strickland, de NAB, cree que en la reunión de agosto se abordará la posibilidad de la reversión o un retraso, mientras que el economista jefe de Westpac, Bill Evans, indica que una respuesta apropiada del RBA sería elevar temporalmente las compras de bonos a 6.000 millones de dólares australianos durante el período de septiembre a noviembre.

Tal movimiento ayudaría a reconocer la “flexibilidad” del programa de estímulo del RBA y apoyaría la recuperación económica en curso, dijo Evans.

(1 dólar = 1.3631 dólares australianos)