This content is not available in your region

Desconcertados inversores temen que no haya nada fuera de límites en ofensiva regulatoria china

Desconcertados inversores temen que no haya nada fuera de límites en ofensiva regulatoria china
Desconcertados inversores temen que no haya nada fuera de límites en ofensiva regulatoria china   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

SHANGHÁI/SINGAPUR, 3 ago – Los desconcertados inversores del sector tecnológico chino sufrían una vez más con los reguladores el martes, por temor a que una historia de los medios estatales que comparó los juegos en Internet con el opio abra un nuevo frente en el aluvión de escrutinio que se dirige hacia las grandes empresas.

El artículo se modificó más tarde para eliminar la referencia al opio con gran carga histórica, pero, junto con la apertura de una investigación sobre los distribuidores de chips de autos, sacudió a unos mercados aún afectados por una venta de pánico hace una semana.

Tencent, el gigante que incluye desde redes sociales a videojuegos, cayó un 6% y perdió brevemente su etiqueta de compañía más valiosa de Asia, y las acciones de semiconductores bajaron mientras los movimientos parecían desmontar la reciente promesa de más calma por parte de las autoridades.

“Esta alimentación por goteo de regulaciones ‘potenciales’ constituye un tsunami de incertidumbres”, dijo Richard Kramer, socio gerente de Arete Research. “La gente quiere saber cuándo es el momento de comprar, pero todavía no hay algo concreto en las reglas para encontrar un piso”.

Las acciones de la firma de juegos NetEase cayeron casi un 8% el martes, mientras que las pérdidas fueron aún mayores para el desarrollador de juegos XD Inc, que cayó un 8% y la firma de juegos para móviles GMGE Technology Group Ltd, que cedió casi un 14%. El índice de equipos de semiconductores declinó más de un 6%.

La Administración Estatal de Regulación del Mercado de China anunció el comienzo de una investigación sobre los distribuidores de chips para automóviles porque sospechaba un aumento excesivo de precios.

El artículo del medio estatal que provocó la venta de tecnología el martes, publicado en el Economic Information Daily, mencionó un videojuego de Tencent y pidió más restricciones para abordar la adicción de los niños a los juegos, que describió inicialmente como “opio espiritual”.

El medio está afiliado a la mayor agencia de noticias estatal de China, Xinhua. El artículo desapareció pronto del sitio web del periódico y de WeChat, y las acciones de Tencent se recuperaron un poco. Más tarde reapareció sin la línea de “opio espiritual”.

No estaba claro por qué se modificó, aunque la adicción al opio es un asunto delicado en China, donde era generalizado en el siglo XIX, lo que provocó dos Guerras del Opio y la cesión de la isla de Hong Kong “a perpetuidad” a Reino Unido. Los comerciantes asumieron que la eliminación suavizó el ataque, incluso aunque sea apenas un frío consuelo.

“La mayoría se inclinará a creer que no hay humo sin fuego”, dijo Dave Wang, de Nuvest Capital en Singapur, que posee acciones de Tencent, sobre la historia desaparecida. “Hay expectativas de un mayor ajuste en el sector del juego. Hay muchos al margen esperando que se aclare cuándo llegará a su fin esta represión antes de realizar inversiones más significativas en China”.

Los inversores creen que se está produciendo un cambio importante en China a medida que el gobierno busca de forma agresiva una reforma destinada a reducir las presiones del costo de la vida a expensas de las empresas.

Las ventas caóticas de la semana pasada, provocadas por los detalles filtrados de una represión en el sector educativo, coronaron el peor mes para las acciones chinas en casi tres años, ya que los inversores estaban preocupados por dónde podría estar el próximo objetivo.

“(Los movimientos del precio de las acciones) mostraron cómo los inversores están nerviosos estos días”, dijo Ether Yin, socio de la consultora Trivium, con sede en Pekín. “No creen que haya nada fuera de los límites y reaccionarán a veces de forma exagerada a cualquier cosa en los medios estatales que se ajuste a la narrativa de la represión tecnológica”.