This content is not available in your region

Pedidos semanales de ayuda por desempleo en EEUU tocan mínimo de 17 meses

U.S. weekly jobless claims drop below 400,000
U.S. weekly jobless claims drop below 400,000   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 19 ago – El número de personas que presentó nuevas solicitudes de beneficios por desempleo cayó a un mínimo de 17 meses la semana pasada, lo que apunta a otro mes de sólido crecimiento del empleo, pese a que el aumento de infecciones por COVID-19 representa un riesgo para la recuperación del mercado laboral.

El informe publicado el jueves por el Departamento de Trabajo mostró también que el número de personas en las listas estatales de desempleo cayó a principios de agosto a niveles vistos por última vez a mediados de marzo de 2020, cuando la economía casi se hundió en medio de cierres obligatorios de negocios para frenar la primera ola de casos de COVID-19.

“Un descenso saludable en los pedidos por desempleo es la evidencia más reciente de que el aumento de la variante Delta no está teniendo un efecto significativo en la economía”, dijo Robert Frick, de Navy Federal Credit Union en Vienna, Virginia.

“Podemos inferir que la contratación se mantiene fuerte en agosto, apuntando a un reporte de empleo saludable este mes”, agregó.

Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron 29.000 a una cifra desestacionalizada de 348.000 para la semana que terminó el 14 de agosto. La cuarta disminución semanal consecutiva llevó los pedidos a su nivel más bajo desde mediados de marzo de 2020.

Los datos de la semana anterior fueron revisados para mostrar 2.000 solicitudes más recibidas que las informadas anteriormente. Economistas encuestados por Reuters esperaban 363.000 pedidos para la última semana.

El promedio móvil de cuatro semanas de pedidos iniciales, considerado una mejor medida de las tendencias del mercado laboral, ya que elimina la volatilidad de una semana a otra, cayó 19.000 a 377.750, también un mínimo de 17 meses.

Los pedidos han caído desde un récord de 6,149 millones a principios de abril de 2020, pero se mantienen por encima del rango de 200.000 a 250.000 que se considera consistente con las condiciones saludables del mercado laboral.

Las solicitudes han ido bajando y los empleadores se han aferrado a sus trabajadores cuando hay una escasez de mano de obra, mientras las vacunas permiten que la economía se reabra por completo. Más de la mitad de la población ha sido completamente inmunizada ya contra el COVID-19.

Los datos de pedidos cubrieron el periodo en el que el gobierno encuestó a los establecimientos comerciales para la parte de las nóminas no agrícolas del informe de empleo de agosto.

Con solicitudes por debajo de las 400.000, es probable que el crecimiento de las nóminas se haya mantenido fuerte después de que la economía creó la friolera de 943.000 puestos de trabajo en julio.

No obstante, las infecciones por COVID-19 están aumentando, impulsadas por la variante Delta del coronavirus.

Si bien los economistas no esperan cierres de empresas a gran escala como sucedió al principio de la pandemia, existe la preocupación de que el alza de casos pueda mantener a algunos desempleados en casa, especialmente si los niños no pueden asistir al colegio.

La escasez de trabajadores ha sido atribuida a la falta de guarderías y al temor a contraer el virus, contribuyendo en parte a que el empleo se mantenga 5,7 millones de puestos por debajo de su pico en febrero de 2020. A fines de junio hubo un récord de 10,1 millones de puestos vacantes.

Unas 8,7 millones de personas estaban oficialmente desempleadas en julio. La economía se recuperó por completo en el segundo trimestre de la fuerte pérdida de producción sufrida durante la breve recesión pandémica.