This content is not available in your region

La 'prosperidad común' de China no significa 'eliminar a los ricos'

La 'prosperidad común' de China no significa 'eliminar a los ricos'
La 'prosperidad común' de China no significa 'eliminar a los ricos'   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Gabriel Crossley

PEKÍN, 26 ago – El proyecto de “prosperidad común” de China, con el que el presidente Xi Jinping pretende reducir la desigualdad en la segunda economía mundial, no significa “eliminar a los ricos para ayudar a los pobres”, dijo el jueves un oficial del Partido Comunista en el poder.

China también debe “evitar caer en la trampa del estado del bienestar”, dijo Han Wenxiu, agente de la comisión central de asuntos económicos y financieros, en una sesión informativa en Pekín.

Los que “se enriquecen primero” deben ayudar a los que se quedan atrás, pero hay que fomentar el trabajo duro, dijo.

“No podemos esperar a que nos ayuden, ni depender de otros para que nos ayuden, ni mendigar. No podemos apoyar a los holgazanes”.

Los inversores se han visto afectados por una serie de medidas, entre las que se incluye la represión de varias industrias, cuyo objetivo es, en parte, frenar las presiones del coste de la vida, así como endurecer las normas antimonopolio y la protección de datos.

Han dijo que las recientes políticas de regulación de las empresas de Internet tenían como objetivo las irregularidades y los comportamientos ilegales, y que “en absoluto” se dirigían a las empresas privadas o extranjeras.

Las reformas de hace cuatro décadas, que dieron rienda suelta a la economía de mercado en China, permitieron la acumulación de una gran riqueza personal, con cientos de multimillonarios en este país, todavía claramente socialista, lo que profundizó la desigualdad, especialmente entre las zonas urbanas y rurales.

El alto coste de la vida urbana, por su parte, ha contribuido a una fuerte desaceleración de los nacimientos, lo que ha llevado a China a permitir este año que las familias tengan hasta tres hijos en lugar de dos. La ralentización del crecimiento económico y la competencia despiadada también han llevado a algunos jóvenes urbanos a adoptar una actitud pasiva conocida como “quedarse tumbado”.

(1 dólar = 6,4830 yuanes chinos)