This content is not available in your region

Inundaciones y apagones complican esfuerzos de petroleras por reabrir tras el huracán Ida

Inundaciones y apagones complican esfuerzos de petroleras por reabrir tras el huracán Ida
Inundaciones y apagones complican esfuerzos de petroleras por reabrir tras el huracán Ida   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Marianna Parraga y Stephanie Kelly

HOUSTON, 31 ago – Las extensas inundaciones causadas por el huracán Ida y los cortes de energía complicaban el martes los esfuerzos de las grandes petroleras de Estados Unidos para evaluar los daños en las instalaciones de producción, los puertos y las refinerías.

Casi toda Luisiana se quedó sin electricidad el lunes, después de que uno de los huracanes más poderosos en azotar la región derribó líneas de transmisión e inundó comunidades. Las áreas costeras quedaron anegadas por marejadas tan densas que invirtieron el flujo del río Misisipi.

Analistas dijeron que podría llevar de dos a tres semanas reiniciar las plataformas de producción y reanudar completamente el bombeo en las refinerías de Luisiana. Restaurar la energía, un aspecto fundamental para las refinerías, también podría llevar semanas, dijeron funcionarios de servicios públicos.

“Esta restauración probablemente no será rápida”, dijo Rod West, jefe de operaciones de servicios públicos de Entergy Corp. “Este fue un evento de vendaval catastrófico y significativo. En comparación, el huracán Katrina fue un desastre inducido por el agua”.

Las interrupciones en la infraestructura petrolera están poniendo a prueba los sistemas de distribución de combustible del país. Los operadores cerraron los oleoductos y gasoductos costa afuera que alimentan las plantas de procesamiento y la línea más grande que conecta con la Costa Este estuvo cerrada durante días.

Phillips 66 no ha podido comenzar las evaluaciones de daños en su refinería con capacidad para 255.600 barriles por día en el río Misisipi, en Belle Chasse, Luisiana, dijo un portavoz. La planta, que se puso a la venta la semana pasada, fue inundada por la ruptura de un dique en Alliance.

“Esa es la mayor cantidad de agua que he visto llegar a Alliance en mis 31 años”, dijo el lunes el comisario de Plaquemines, Gerald Turlich.

También se han reportado inundaciones en otras instalaciones en Luisiana. Nueve refinerías han reducido la producción o han cerrado operaciones, incluida Baton Rouge de Exxon con capacidad de 520.000 bpd, que ha dejado fuera de servicio 2,3 millones de bpd de procesamiento, o el 13% del total del país, según estimó el Departamento de Energía.

Mar adentro, el 95% de la producción de petróleo del Golfo de México y el 94% de su producción de gas permanecieron cerradas el lunes, dijo la Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental. Un total de 288 plataformas de producción y 11 complejos permanecieron evacuados.

La incertidumbre sobre los cronogramas de reinicio de la infraestructura hizo subir los precios del petróleo el lunes, mientras que la gasolina en Estados Unidos escaló más del 1,5%, apoyando los precios del crudo.

Algunos consumidores confían en que los oleoductos clave del país reanuden pronto la actividad completa, ya que desean evitar los costos excesivos de enviar gasolina importada o combustible nacional en camiones cisterna, dijeron operadores.

Colonial Pipeline, el gasoducto de combustible más grande de Estados Unidos, estaba trabajando para volver a poner en servicio sus principales líneas de gasolina y diésel el lunes por la noche.