This content is not available in your region

Los trabajadores del sector financiero de Londres vuelven a la oficina en medio del calor

London's financial workers flock back to office in hot commuter crush
London's financial workers flock back to office in hot commuter crush   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Lawrence White, Iain Withers y Rachel Armstrong

LONDRES, 9 sep – No hay nada gratis en el mundo de las finanzas, excepto cuando los bancos están tratando de convencer a los trabajadores para que vuelvan a la oficina.

El sector financiero londinense, deseoso de volver a una apariencia de normalidad tras superar lo peor de la pandemia, está liderando una campaña para animar a los empleados a volver a su antigua vida, y algunas empresas incluso ofrecen comida gratis y eventos sociales.

Y parece que está funcionando. El operador de transporte de Londres dijo esta semana que registró su día más concurrido desde que la pandemia golpeó en marzo de 2020, ya que los trabajadores llenaron los trenes antes desiertos hacia los distritos financieros gemelos de la capital, la City y Canary Wharf.

Canary Wharf Group, que gestiona dicho distrito, también dijo que estaba más ocupado que en cualquier momento desde el pasado mes de marzo. Multitudes de empleados de oficinas se agolpaban en sus plazas, mientras que los trabajadores de la City bullían por el Puente de Londres y descansaban junto al Tower Bridge bajo el sol de septiembre.

“Da la sensación de que las oficinas de Londres, tras el periodo de vacaciones de verano, deberían empezar a volver a la normalidad en septiembre y octubre”, dijo Ian Williams, que trabaja en el banco de inversión Peel Hunt y que esta semana volvía a su oficina en la City de Londres por primera vez.

De hecho, Standard Chartered dijo que alrededor del 33% del personal estaba en la oficina esta semana, frente al 20% de la semana pasada, en comparación con unas pocas decenas durante los confinamientos de este año y el anterior.

El banco es uno de los que se está mostrando más generoso a la hora de recompensar al personal que acude a la oficina, en su caso proporcionando comida gratis.

Por su parte, Goldman Sachs, cuyo director ejecutivo ha calificado de “aberración” el teletrabajo, está tentando a los empleados con dulces: ofrece helados gratis.

El banco de inversión dijo que unos 3.000 trabajadores acudieron a sus oficinas de Plumtree Court en la City londinense esta semana. Esta cifra representa aproximadamente el 50% de la capacidad, y es seis veces superior a la del pico de los confinamientos, cuando el banco operaba con solo 400-500 empleados al día, añadió.

La ocupación diaria en la sede de HSBC en Canary Wharf aumentó a 1.800 personas de las 3.500 posibles esta semana, frente a una media reciente de 1.000-1.500, según dijo el banco a Reuters, y se espera que se unan más personas en las próximas semanas.

“Estamos intentando comunicar de forma muy eficaz que las oficinas son seguras, el primer obstáculo es conseguir que la gente venga a probarlo y cada vez son más los que lo hacen”, dijo

APRETUJADOS EN LOSTRENES

En Estados Unidos se está produciendo una afluencia similar a las oficinas, aunque con cautela, en un contexto de temor a la propagación de la variante delta del coronavirus. Citigroup espera que los empleados vuelvan a las oficinas de Nueva York y otras grandes ciudades dos días a la semana a partir del 13 de septiembre, pero solo si se han vacunado.

Los altos ejecutivos se enfrentan a la difícil tarea de animar al personal a volver al trabajo en un momento en el que los casos de COVID-19 siguen aumentando en Reino Unido y los trenes de cercanías por encima y por debajo de la superficie se estaban cociendo bajo temperaturas casi récord a principios de septiembre.

“Es un poco surrealista, de repente volvemos a estar apretujados en el tren y no todo el mundo lleva mascarilla”, dijo Rob, que trabaja para una empresa financiera, a un reportero de Reuters el martes en un tren hacia el distrito de la City de Londres.

“Ya estaba harto de estar sentado en casa, para ser sincero”.

Los ejecutivos de los bancos de inversión han sido de los que más han hablado de la necesidad de que la plantilla vuelva a la oficina.

Esperan que la novedad de trabajar en la oficina después de un año y medio en casa, además del atractivo de mezclarse con altos ejecutivos que podrían abrir la puerta a un ascenso, compense las preocupaciones por la salud entre los empleados jóvenes de la City.

JPMorgan ha tenido a cerca del 35% de su personal en su oficina de Canary Wharf esta semana, la mayor proporción desde que comenzó el primer cierre en el Reino Unido y una cifra que espera que aumente.

Otras empresas están dispuestas a seguir su ejemplo, como el banco minorista NatWest, que tiene previsto volver por etapas a partir de la semana que viene, empezando con una ocupación del 50% en sus oficinas de Inglaterra y Escocia.

La aseguradora Phoenix Group ha adoptado otra estrategia novedosa para ayudar al personal a readaptarse al regreso a sus oficinas, incluso en la City.

Esta semana ha organizado “eventos sociales seguros”, en los que se ha ofrecido a los empleados comida y refrescos gratuitos, así como cordones de colores para indicar si se sienten cómodos con los niveles de interacción, que van desde “mantengo las distancias” hasta “me parece bien chocar los cinco”.