This content is not available in your region

Estatal Petroecuador enfrenta reclamos de arbitraje de dos contratistas

Ecuador indigenous protestors block access to Petroecuador oil field
Ecuador indigenous protestors block access to Petroecuador oil field   -   Derechos de autor  (c) Copyright Thomson Reuters 2021. Click For Restrictions - https://agency.reuters.com/en/copyright.html
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

QUITO, 10 sep – La petrolera estatal ecuatoriana Petroecuador informó el viernes que enfrenta demandas de arbitraje derivadas de disputas contractuales con dos contratistas privados, aunque aclaró que los procesos no afectarían al aumento de la producción de crudo del país andino.

Kamana Services y Servicios Petroleros Igapó presentaron su demanda por separado ante la Corte Permanente de Arbitraje, un tribunal internacional en La Haya, por conflictos derivados de los contratos que firmaron con la compañía en 2016, añadió Petroecuador.

Kamana es un consorcio que incluye a Schlumberger con sede en Houston y la argentina Tecpetrol S.A, mientras que Igapó incluye a la compañía estadounidense de servicios petroleros Halliburton. Petroecuador no especificó la naturaleza de las disputas y los consorcios no pudieron ser contactados de inmediato para que realizaran comentarios.

Los procesos arbitrables no afectarán los compromisos de los consorcios en virtud de los contratos de servicios específicos con financiamiento, ni los esfuerzos de Ecuador para aumentar la producción de crudo desde los niveles actuales de alrededor de 490.000 barriles por día (bpd), explicó el comunicado.

“Petroecuador, dentro de sus competencias, se encuentra brindando todas las facilidades necesarias a la Procuraduría General del Estado para la defensa en estos dos casos, con la finalidad de llegar acuerdos en beneficio mutuo y del país”, añadió.

Ambos consorcios firmaron acuerdos con Petroamazonas, otra petrolera estatal que fue absorbida por Petroecuador, para impulsar la producción de crudo en campos maduros en la nación.

Según los contratos, Ecuador pagaría a los consorcios una tarifa correspondiente al aumento de la producción, mientras que las empresa realizarían la inversión necesaria para mejorar los campos.