This content is not available in your region

Un reporte de empleo "razonablemente bueno" iniciaría reducción compra bonos Fed, ¿habrá otra decepción?

Pedidos de subsidios por desempleo tocan mínimo de 19 meses en EEUU
Pedidos de subsidios por desempleo tocan mínimo de 19 meses en EEUU   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 23 sep – El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, ha vinculado la reducción inicial del programa de compra de bonos del banco central a un crecimiento “decente” del empleo en septiembre, pero datos de nóminas de alta frecuencia muestran hasta ahora que la pandemia puede haber seguido frenando la contratación.

Entre ellos, un informe de esta semana de la empresa de gestión de nóminas UKG mostró que el trabajo por turnos en una serie de sectores, medido durante la semana en que se realiza una encuesta federal de empleo, “fue efectivamente plano mes a mes” de agosto a septiembre, dijo su vicepresidente, Dave Gilbertson.

“Es probable que veamos pasar un mes más sin la aceleración de la creación de empleo que los economistas han estado pronosticando”, dijo Gilbertson, señalando que las ofertas de empleo siguen siendo sólidas, pero “la gente sigue sin estar dispuesta a salir de nuevo al mercado, ya sea debido a las obligaciones familiares y de cuidado de los niños, los requisitos salariales y de beneficios, el cambio de trayectos de trabajo o el alza de la variante del Delta”.

Powell dijo el miércoles que la Fed tiene la intención de comenzar a reducir sus 120.000 millones de dólares en compras mensuales de bonos tan pronto como en noviembre y, en ausencia de un cambio significativo en la dirección de la recuperación de Estados Unidos, ciertamente a finales de año.

Sin embargo, puso una condición: el informe del gobierno que se publicará el 8 de octubre y en el que se detallará la creación de empleo de septiembre.

Será el último informe oficial de empleo que recibirá la Reserva Federal antes de su reunión de noviembre, y aunque Powell dijo que no era necesario que fuera “un reporte impactante, grandioso o superfuerte”, tendría que ser “razonablemente bueno”.

En tiempos normales eso significaría solo una cosa. Durante la década que va desde 2010 hasta el inicio de la pandemia, el crecimiento mensual del empleo fue de 186.000 puestos de trabajo en promedio.

Para la era de la pandemia, con millones de puestos de trabajo que aún faltan, eso probablemente pone el listón en varios cientos de miles.

  La media de creación de empleo mensual ha sido de 487.000 desde que la Fed dijo en diciembre que necesitaría ver “un avance adicional sustancial” en el mercado laboral antes de empezar a reducir sus compras de bonos.

Se necesitarían alrededor de 365.000 nuevos puestos de trabajo en septiembre para que Estados Unidos haya recuperado la mitad de los empleos que “faltaban” en el momento en que la Fed adoptó esa redacción, un punto de referencia que algunos funcionarios han mencionado como su marcador de avance “sustancial”.

Es posible que la Fed se sienta decepcionada.

Un reciente análisis de J.P. Morgan de datos alternativos de mayor frecuencia preveía que las empresas añadirían 330.000 puestos de trabajo en septiembre.

Los datos de nóminas de Homebase muestran un descenso constante del empleo en una muestra de unas 50.000 pequeñas empresas, muchas de ellas restaurantes y otras del sector servicios, que probablemente sentirán el impacto si los consumidores vuelven a rehuir las actividades en persona ante el nuevo aumento de casos de coronavirus.

Un índice de la recuperación de Oxford Economics cayó durante la semana del 10 de septiembre, liderado por la baja de 2 puntos porcentuales en sus medidas de empleo. 

  La Fed reconoció un nuevo golpe pandémico a las partes más asediadas de la economía en su comunicado de política monetaria publicado el miércoles, y Powell amplió el mensaje en su conferencia de prensa.

“Tenemos (…) una situación única en la que, según muchas medidas, el mercado laboral está ajustado”, con un récord de aperturas de puestos de trabajo, aumento de los salarios y otras condiciones que permitirían a la Fed empezar a alejarse del apoyo pandémico y comenzar a reducir sus compras mensuales de bonos, dijo Powell.

Los responsables de la política monetaria, además, preveían una oleada de nuevos puestos de trabajo en otoño a medida que se reabran las escuelas, expiren las ayudas por desempleo y otros cambios “para que salgamos de este extraño mundo en el que hay muchos desempleados y una alta tasa de desempleo, pero una escasez de mano de obra”.

En lugar de ello, “ocurrió Delta”, dijo Powell, refiriéndose a la cepa más virulenta del coronavirus, y los empresarios añadieron unos decepcionantes 235.000 puestos de trabajo en agosto.

En los últimos meses ha habido otros informes de empleo considerados decepcionantes.

El número de puestos de trabajo se redujo en diciembre, y en el punto álgido de la implantación de la vacuna en la primavera boreal el número de empleos creados en abril fue de unos decepcionantes 269.000.

Pero el mes de septiembre adquiere ahora una mayor importancia, ya que la Reserva Federal se prepara para su reunión de política monetaria de noviembre y el posible inicio de la reducción de las compras de bonos.

“Si la economía sigue progresando en general en línea con las expectativas, entonces creo que (…) podríamos avanzar fácilmente en la próxima reunión”, dijo Powell, “o no”.