This content is not available in your region

El Banco de Inglaterra probablemente mantendrá los tipos ante los riesgos inflacionistas

El Banco de Inglaterra probablemente mantendrá los tipos ante los riesgos inflacionistas
El Banco de Inglaterra probablemente mantendrá los tipos ante los riesgos inflacionistas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por David Milliken

LONDRES, 23 sep – Es probable que el banco central británico mantenga inalterados sus tipos de interés tras su reunión sobre política monetaria del jueves, acercándose no obstante al final de su programa de compra de activos por valor de 895.000 millones de libras (1,22 billones de dólares) mientras mantiene la cautela ante las crecientes presiones inflacionistas.

Los inversores estarán atentos a ver si más miembros del Comité de Política Monetaria (CPM) del banco se unen al miembro externo Michael Saunders, que votó en agosto a favor de detener el actual programa de compras de activos de un año de duración al que el Banco de Inglaterra se comprometió el pasado noviembre.

El Banco de Inglaterra se adelanta a otros grandes bancos centrales al planear el cese de la expansión cuantitativa (o QE, por sus siglas en inglés) para finales de este año, y la mitad de sus responsables de política monetaria consideraron en agosto que ya se habían cumplido algunas condiciones previas para una subida de los tipos de interés.

A última hora del miércoles, la Reserva Federal de Estados Unidos despejó el camino para reducir sus compras mensuales de bonos y señaló que las subidas de los tipos de interés podrían producirse más pronto de lo previsto, ya que la mitad de sus responsables de política monetaria prevén que los costes de los préstamos aumenten en 2022.

En agosto, el Banco de Inglaterra revisó al alza su previsión de inflación para finales de este año, hasta el 4%, como consecuencia del aumento de los precios de la energía y de los cuellos de botella posteriores a la crisis del COVID-19, que se han intensificado este mes.

Los precios del gas natural se han disparado en toda Europa en las últimas semanas, lo que ha repercutido en las facturas energéticas de los hogares, los productos químicos industriales e incluso el suministro de alimentos.

La clave para el momento de endurecer la política monetaria es si el Banco de Inglaterra empieza a dudar de que estas subidas de precios sean temporales.

Una preocupación especial es que el aumento de los precios haga subir las expectativas de inflación a largo plazo entre el público en general, lo que llevaría a las empresas y a los trabajadores a tener en cuenta la inflación por encima del objetivo en sus futuras decisiones de precios y demandas salariales.

Una encuesta mensual de Citi mostró el martes el mayor aumento mensual de las expectativas de inflación a un año vista en más de 15 años, después de que la inflación de los precios al consumo de agosto alcanzara un máximo de nueve años del 3,2%.

“Este dato podría inclinar la balanza de riesgos hacia el lado de los ‘halcones’ (partidarios del endurecimiento de las políticas monetarias) en la reunión del Comité de Política Monetaria”, dijeron los economistas de Citi. “Es posible que haya más personas que se unan a Michael Saunders y voten a favor de un final anticipado de las compras de activos, e incluso no se puede descartar una disidencia sobre el tipo de interés bancario”.

Este mes se incorporan al CPM dos nuevos responsables de política monetaria: Huw Pill, antiguo economista del Banco Central Europeo y de Goldman Sachs, que sustituye a Andy Haldane como economista jefe, y Catherine Mann, execonomista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que sucede a Gertjan Vlieghe.

Los futuros de los tipos de interés apuestan actualmente por una probabilidad superior al 60% de que el Banco de Inglaterra los suba hasta el 0,25% desde el 0,1% en febrero de 2022, seguido de otra subida hasta el 0,5% a finales de año.

La mayoría de los economistas creen que el Banco de Inglaterra esperará más tiempo y subirá los tipos sólo una vez el año que viene.

Aunque el banco central británico espera que la economía de Reino Unido recupere su tamaño anterior a la crisis sanitaria en el último trimestre de este año, un aumento de los casos de coronavirus en julio hizo que el crecimiento se ralentizara y las encuestas empresariales sugieren que el impulso ha sido difícil de recuperar.

Por otra parte, este mes finalizan las ayudas estatales a más de un millón de trabajadores, así como un aumento temporal de otras ayudas sociales, lo que supone una presión para los hogares en un momento en que la inflación está haciendo subir el coste de los productos básicos.

(1dólar = 0,7340 libras)