This content is not available in your region

El Santander pide que los bancos centrales se coordinen en las pruebas de resistencia climática

El Santander pide que los bancos centrales se coordinen en las pruebas de resistencia climática
El Santander pide que los bancos centrales se coordinen en las pruebas de resistencia climática   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Jesús Aguado y Emma Pinedo

MADRID, 29 sep – Los bancos centrales deben coordinarse mejor en las pruebas de resistencia sobre la exposición de las entidades financieras al cambio climático, con el fin de salvaguardar la igualdad de condiciones para los posibles requisitos de capital, dijo el miércoles la presidenta del banco español Santander, Ana Botín.

“Necesitamos una coordinación entre los bancos centrales en cuanto a las pruebas de resistencia porque, de lo contrario, darían lugar a incentivos de capital (diferentes)”, dijo Botín en un seminario web financiero en vísperas de la cumbre del clima COP-26.

“Esto va a significar que más o menos capital va a ir a ciertas áreas o sectores y países”, dijo.

La conferencia de la ONU, cuyo objetivo es animar a los países a asumir mayores compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, comenzará en Glasgow el 31 de octubre.

“Si no tenemos una alineación, primero sobre las pruebas de resistencia, y segundo sobre lo que significa para los requisitos de capital, se producirán muchas consecuencias no deseadas”, dijo Botín.

Botín dijo que era “crucial estar alineados y no lo estamos viendo”, en relación con el trabajo de instituciones como el BCE, la Autoridad de Regulación Prudencial de Reino Unido, el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Brasil y otros.

“Todos están haciendo cosas, pero en etapas diferentes”, dijo.

El supervisor del Banco Central Europeo, Frank Elderson, dijo la semana pasada que la prueba de resistencia del BCE sobre la exposición de los bancos al cambio climático que se realizará el año que viene no conllevará automáticamente un aumento de los requisitos de capital, pero podría obligar a los bancos a reforzar sus reservas.