This content is not available in your region

Asesores de FDA apoyan vacunas de refuerzo de Moderna para COVID-19 en personas mayores y de alto riesgo

Asesores de la FDA de EEUU sopesan la conveniencia del refuerzo de la vacuna Moderna COVID-19
Asesores de la FDA de EEUU sopesan la conveniencia del refuerzo de la vacuna Moderna COVID-19   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Manas Mishra y Julie Steenhuysen

14 oct -Un panel de asesores expertos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos votó por unanimidad el jueves recomendar inyecciones de refuerzo de la vacuna de Moderna Inc. para el COVID-19 para estadounidenses de 65 años o más y para aquellos con alto riesgo de enfermedad grave.

Si la FDA aprueba el refuerzo de Moderna, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos harán recomendaciones específicas sobre quién debe recibir las vacunas. Está previsto que los asesores de los CDC se reúnan la próxima semana.

El comité asesor de vacunas y productos biológicos relacionados de la FDA se reunió el jueves para considerar la dosis adicional de la vacuna Moderna y sopesará si hacer una recomendación similar para la vacuna de Johnson & Johnson el viernes. La votación para respaldar la dosis de refuerzo de Moderna fue de 19-0.

“Los datos en sí no son sólidos, pero ciertamente van en la dirección que respalda esta votación”, dijo el Dr. Patrick Moore de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.

Las acciones de Moderna subieron casi un 3% a 330,71 dólares después de la votación.

Personal de la FDA, en documentos publicados el martes, dijo que los datos de la vacuna de Moderna mostraron que el refuerzo sí aumenta los anticuerpos.

Pero también dijeron que la diferencia en los niveles de anticuerpos antes y después de la inyección no era lo suficientemente amplia.

El refuerzo se administraría a las personas al menos seis meses después de la inoculación inicial de dos inyecciones.

Los funcionarios de salud de Estados Unidos han estado bajo presión para autorizar dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 después de que la Casa Blanca anunció en agosto que planeaba una campaña de refuerzo generalizada pendiente de las aprobaciones de la FDA y los CDC.