This content is not available in your region

Los demócratas de EEUU recurren a multimillonarios para financiar el paquete de gasto social

U.S. House votes for short-term debt ceiling fix, averting default
U.S. House votes for short-term debt ceiling fix, averting default   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Jarrett Renshaw

25 oct – Se espera que los demócratas de Estados Unidos presenten el lunes un plan fiscal que trataría de recaudar cientos de miles de millones de dólares de los aproximadamente 700 multimillonarios del país para ayudar a pagar la ampliación de la red de seguridad social y la lucha contra el cambio climático

Los demócratas se vieron obligados a recurrir a este plan poco ortodoxo ante la oposición de una de sus propias senadoras, Kyrsten Sinema, a elevar el tipo del impuesto de sociedades y el tipo máximo del impuesto sobre la renta de las personas físicas para sufragar el abultado plan de gastos, que es uno de los pilares de la agenda interna del presidente demócrata Joe Biden.

El partido está ultimando los detalles del plan, que probablemente se sitúe entre 1,5 y 2 billones de dólares.

Los demócratas han defendido durante años el aumento de los impuestos sobre la renta y de sociedades, afirmando que los estadounidenses ricos y las empresas deberían pagar más para financiar nuevas prestaciones sociales, pero su lucha por promulgar tales medidas pone de manifiesto los retos a los que se enfrenta el partido.

En la actualidad, los estadounidenses ricos no tienen que pagar impuestos sobre sus acumulaciones de riqueza, como los bienes inmuebles, las acciones y las obras de arte, porque sólo se gravan cuando se vende un activo.

Con la propuesta del “impuesto sobre la renta de los multimillonarios”, el Gobierno federal exigiría a los multimillonarios que paguen impuestos sobre el aumento del valor de activos como las acciones de forma anual, independientemente de que vendan esos activos.

También podrían deducir cualquier pérdida anual de valor de esos activos.

El plan cuenta con el respaldo de la Casa Blanca.

Responsables del Gobierno de Biden han dicho que confían en que el Congreso aprobará la legislación para implementar un impuesto mínimo de sociedades global acordado por 136 países.