This content is not available in your region

Inflación y escasez persistente complican a las manufacturas EEUU en octubre

Inflación y escasez persistente complican a las manufacturas EEUU en octubre
Inflación y escasez persistente complican a las manufacturas EEUU en octubre   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 1 nov – La actividad manufacturera de Estados Unidos se desaceleró en octubre y todas las industrias reportaron demoras récord en la entrega de materias primas, lo que sugiere que las sobrepasadas cadenas de suministro continuaron restringiendo la actividad económica a principios del cuarto trimestre.

Un sondeo del Instituto de Gestión y Abastecimiento (ISM) divulgado el lunes también reveló cierta moderación de la demanda ante el alza de los precios, mientras que una lectura sobre los nuevos pedidos bajó a su menor nivel en 16 meses.

Aún así, la demanda siguió siendo sólida en medio de unos reducidos inventarios minoristas, lo que debería hacer que la fábricas continúen operando a buen ritmo.

Según el ISM, “las empresas y los proveedores siguen enfrentándose a un número sin precedentes de obstáculos para satisfacer la creciente demanda”.

El Gobierno informó la semana pasada que la economía creció a su ritmo más lento en más de un año en el tercer trimestre, debido a la escasez generalizada de bienes y productos relacionada con la pandemia del COVID-19.

“La tensión en las cadenas de suministro de Estados Unidos no está cediendo, lo que genera un riesgo a la baja para nuestro pronóstico de crecimiento del PIB a corto plazo y un claro riesgo al alza para el pronóstico de inflación”, dijo Ryan Sweet, economista senior de Moody’s Analytics.

El índice ISM de actividad industrial nacional bajó a una lectura de 60,8 el mes pasado desde 61,1 en septiembre. Una medición por encima de 50 indica una expansión del sector, que representa el 12% de la economía de Estados Unidos.

Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el índice caería a 60,5.

El ISM informó que hubo escasez de 26 productos básicos en octubre. La economía estadounidense lucha contra el desabastecimiento en todas las industrias, ya que las cadenas de suministro siguen obstruidas en el mundo.

Las limitaciones de suministro se agravaron por una ola de infecciones con la variante Delta durante el verano boreal, especialmente en el Sudeste Asiático. La congestión en los puertos de China y Estados Unidos también generó retrasos en las entregas de materiales a las fábricas y minoristas.

LARGASESPERAS E INFLACIÓN

La industria automotriz ha sido la más golpeada. Los fabricantes de equipos de transporte en el sondeo de ISM informaron que habían apartado chips “para nuestros vehículos de mayor margen y detuvimos o limitamos los programas de producción de autos de menor margen”.

Otras industrias también sufren complicaciones. Según la encuesta del ISM, los fabricantes de productos informáticos y electrónicos reportaron “retrasos extremos” y dijeron que “obtener algo de China es casi imposible”. Los fabricantes de alimentos dijeron que “las interrupciones de energía continuos en China han comenzado a impactar aún más en los envíos”.

Los fabricantes de equipos eléctricos, electrodomésticos y componentes dijeron que aunque la demanda siguió siendo fuerte, la producción continuó “frenada por problemas de la cadena de suministro”.

Las esperas más largas por los materiales mantuvieron la inflación alta a puerta de fábricas. La medida de la encuesta de los precios pagados por los fabricantes se aceleró a 85,7 desde una lectura de 81,2 en septiembre. Los precios de 48 productos básicos aumentaron el mes pasado y solo bajaron los precios de la madera.

Estos costos más altos se están transfiriendo a los consumidores, lo que, junto con el aumento acelerado de los salarios, genera preocupaciones de que inflación pueda ser más persistente en lugar de transitoria, como ha argumentado repetidamente el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.

El subíndice de nuevos pedidos futuros de la encuesta ISM cayó a 59,8 el mes pasado, la lectura más baja desde junio de 2020, desde 66,7 en septiembre. Dado que los inventarios de los clientes siguen deprimidos, es probable que se produzca un repunte.

Sin embargo, las fábricas contrataron más trabajadores, con una medida de empleo que aumentó a 52 desde 50,2 en septiembre. El empleo se incrementó en las industrias de productos informáticos y electrónicos, productos metálicos y químicos.

Un informe separado del Departamento de Comercio mostró que el gasto en construcción cayó un 0,5% en septiembre, en medio de una gran disminución en los desembolsos tanto en proyectos privados como públicos, que se atribuyeron en parte al huracán Ida a fines de agosto. El gasto en construcción subió un 0,1% en agosto.