This content is not available in your region

Ryanair podría dejar de cotizar en Londres al caer el volumen de operaciones tras el Brexit

Ryanair podría dejar de cotizar en Londres al caer el volumen de operaciones tras el Brexit
Ryanair podría dejar de cotizar en Londres al caer el volumen de operaciones tras el Brexit   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

DUBLÍN, 1 nov – Ryanair está estudiando la posibilidad de dejar de cotizar en la Bolsa de Londres debido a la caída de los volúmenes de negociación este año tras la restricción de los derechos de voto de los accionistas británicos tras el Brexit, según ha anunciado este lunes la aerolínea irlandesa.

Una exclusión de la bolsa sería un revés para Londres, que está tratando de reforzar sus credenciales como centro financiero global que puede atraer y mantener a las empresas internacionales.

Ryanair anunció en 2020 que los ciudadanos del Reino Unido, al igual que el resto de ciudadanos no comunitarios, dejarían de poder adquirir acciones ordinarias a partir de enero de 2021.

Esta decisión se tomó para garantizar que la aerolínea siga siendo mayoritariamente propiedad de la UE y conserve todos los derechos de licencia y vuelo en el bloque ahora que Reino Unido ha abandonado la Unión Europea.

Ryanair cotiza en Euronext Dublín y sus American Depository Receipts (ADR) cotizan en el Nasdaq estadounidense. En 2012 rebajó su cotización en la Bolsa de Londres, pasando de una cotización con prima a una cotización estándar.

“El Consejo de Ryanair está estudiando ahora las ventajas de mantener la cotización estándar en la Bolsa de Londres”, dijo la aerolínea en un comunicado con motivo de la publicación de sus resultados financieros para los seis meses hasta finales de septiembre.

“La migración fuera de la LSE es consistente con una tendencia general para la negociación de acciones de empresas de la UE después del Brexit”, dijo el comunicado.

Reino Unido está presionando para impulsar a Londres como centro financiero global tras el Brexit, que ha aislado en gran medida al sector financiero británico de los clientes del bloque.

El grueso de la negociación de acciones denominadas en euros se trasladó de la noche a la mañana de Londres a Ámsterdam después de que Reino Unido abandonara por completo la UE el 31 de diciembre de 2020.