This content is not available in your region

Las opciones de Marruecos tras el fin del suministro de gas de Argelia

Las opciones de Marruecos tras el fin del suministro de gas de Argelia
Las opciones de Marruecos tras el fin del suministro de gas de Argelia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Ahmed Eljechtimi y Angus McDowall

RABAT, 4 nov – Marruecos afirma que el impacto inmediato de que Argelia ponga fin al suministro de gas a través de un gasoducto es “insignificante”, pero no ha dicho cómo compensará cualquier déficit gasístico mientras adopta planes a largo plazo para impulsar las energías renovables e importar gas natural licuado (GNL).

¿CUÁL ERA EL ACUERDO Y POR QUÉ TERMINÓ?

A pesar de los años de fricción entre los dos países, a menudo por el destino del territorio en disputa del Sáhara Occidental, ambos sellaron un acuerdo en torno a un gasoducto con España en 1996.

El acuerdo dio lugar a una conducción de 1.300 kilómetros con la que llevar el gas de Argelia a España a través de Marruecos, que se quedaba con un 7% del gas argelino a modo de canon, con una media de 700 millones de metros cúbicos al año.

Tras un año de deterioro de las relaciones entre Argel y Rabat, antes de que el acuerdo expirara el 31 de octubre, Argelia dijo que abastecería a España a través de otro gasoducto y que ya no enviaría gas a Marruecos.

Con la tensión entre los dos países magrebíes aún muy alta por el Sáhara Occidental y otras cuestiones, parece que hay pocas perspectivas de una rápida mejoría de sus relaciones.

¿CÓMO AFECTA LA DECISIÓN DE ARGELIA A MARRUECOS?

Alrededor de una décima parte de la producción de electricidad de Marruecos, que asciende a 38.700 gigavatios hora (GWH), depende del gas argelino, que se utiliza en dos centrales eléctricas del norte del país que sólo funcionan en los periodos de máxima demanda.

Sin embargo, Marruecos ha tenido en los últimos años un superávit de energía y, desde 2018, ha estado exportando electricidad a España, utilizando dos enlaces submarinos con una capacidad combinada de 1.400 megavatios (MW).

Las fluctuaciones de la demanda en Marruecos están relacionadas principalmente con la producción industrial, reducida durante la pandemia, según dijo un alto cargo oficial.

Pero otras centrales eléctricas marroquíes podrían aumentar su producción si fuera necesario, añadió la fuente. La mayor parte de la capacidad de generación energética marroquí procede del carbón, el fuel y las energías renovables.

¿CUÁLES SONLASOPCIONESAHORA EN CASO DE ESCASEZ?

Las eléctricas marroquíes y la agencia estatal de hidrocarburos del país afirmaron el domingo que se han tomado las “medidas necesarias” para garantizar el suministro de electricidad en previsión de la decisión de Argelia, si bien no especificaron cuáles.

Marruecos cuenta con “alternativas sostenibles a medio y largo plazo”, añadieron, sin dar detalles.

El alto cargo oficial marroquí dijo que Rabat sigue hablando con España sobre la posibilidad de que ésta suministre gas a Marruecos a través del gasoducto ya existente.

España, que depende de Argelia para una gran parte de su suministro energético, no estaría de acuerdo por ahora, dijeron dos fuentes comerciales.

Marruecos también ha dado permisos de importación a algunas empresas privadas de gas, pero no ha dicho si está en conversaciones con alguna de ellas para suministrar combustible a las centrales eléctricas.

¿QUÉ PASARÁ A MEDIO Y LARGOPLAZO?

Marruecos está en las primeras fases de licitación de una terminal flotante de GNL con una capacidad de hasta 5.000 millones de metros cúbicos al año.

Recientemente ha modificado el pliego de condiciones para añadir un nuevo emplazamiento posible para la terminal frente a Tánger, donde podría conectarse al gasoducto Argelia-España, ya interrumpido.

Sin embargo, incluso después de la adjudicación de los principales contratos, estos proyectos suelen tardar dos o tres años en completarse.

El Gobierno marroquí ha dicho que quiere sustituir gradualmente el carbón por el gas, pero otros posibles proyectos sugeridos, como más terminales de GNL y un gasoducto a Nigeria, están a años vista en el mejor de los casos.

La agencia estatal de hidrocarburos ha concedido licencias de exploración en tierra y en el mar con la esperanza de aumentar la producción actual de 100 millones de metros cúbicos al año.

Marruecos está impulsando planes para aumentar la proporción de energías renovables en su mix energético hasta el 52% en 2025 y el 64% en 2030, desde el 36% de 2020, según informó la semana pasada el periódico progubernamental Le Matin.

Aunque con retraso en sus objetivos en materia de energías renovables, Marruecos ha instalado importantes proyectos solares y eólicos y tiene previsto otros.

La agencia marroquí de energías renovables MASEN no respondió a la petición de Reuters de comentar sus objetivos y planes.