This content is not available in your region

El BCE debe prepararse para una mayor inflación, dice Knot

Responsables del BCE señalan los riesgos del auge de casos y la nueva variante
Responsables del BCE señalan los riesgos del auge de casos y la nueva variante   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

FRÁNCFORT, 9 nov – Es probable que la inflación de la zona euro vuelva a caer por debajo del 2% a fines del 2022, pero el Banco Central Europeo debería prepararse para un escenario menos benigno, evitando compromisos políticos a largo plazo debido a los riesgos al alza, dijo el martes el holandés Klaas Knot.

La inflación subió por encima del 4% el mes pasado, más del doble del objetivo del 2% del BCE. Pero el banco ha rechazado los pedidos de una política más estricta, argumentando que hay fuerzas transitorias detrás del alza y que el aumento de los precios caerá por debajo de su objetivo en los próximos años.

Knot, un miembro conservador del Consejo de Gobierno que fija las tasas, también defendió las presiones de precios “en gran medida transitorias”, pero advirtió que algunos factores temporales pueden ser más duraderos de lo que se pensaba.

Los comentarios de Knot se producen pocas semanas antes de que el BCE decida reducir un plan de estímulo pandémico de 1,85 billones de euros (2,14 billones de dólares) y probablemente considere ampliar otras herramientas para compensar la holgura.

En esta decisión crucial, el BCE no debería comprometerse por mucho tiempo porque una inflación más duradera podría requerir medidas antes de lo que algunos piensan ahora, señaló el funcionario.

“No podemos hacer compromisos incondicionales duraderos que podrían terminar siendo incompatibles con la forma en que se desarrolla la perspectiva de inflación”, dijo Knot.

Una vez que las compras de emergencia terminen en marzo, un programa de compra de activos menos flexible debería ser la herramienta principal del banco y el BCE debería mantener la puerta abierta tanto para aumentar como para disminuir los volúmenes de compra de bonos bajo este esquema, argumentó Knot.

Los efectos de los aumentos de impuestos y las alzas del precio del petróleo se desvanecerán, dijo Knot, pero los cuellos de botella de la cadena de suministro y los futuros aumentos de los precios de la energía pueden mantener la presión inflacionaria.

“Estas presiones transitorias no son necesariamente de corta duración”, señaló Knot. “De hecho, nos hemos dado cuenta de que las presiones inflacionarias de estas fuentes duran más de lo que se pensaba inicialmente”.

( 1 dólar = 0,8655 euros)